Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

“El Paisa” y el temor de la abogada que compartía su celda en la cárcel de Azul

El defensor de Fabiana Ezquiaga, detenida por una resonante causa en Pinamar, denunció una situación “surrealista”. 

Martínez, en el juicio. Y también en su celda, recibiendo masajes de su novia y aprestándose para el traslado al juicio en Bahía (imágenes agregadas al expediente judicial). Fotomontaje: Guillermo Kluin.

   Dicho por él, cuando nació Pablo Daniel "Paisa" Martínez -uno de los acusados por la violenta muerte de Mauricio Dermit- figuraba con nombre de mujer en su DNI. 

   Sus padres biológicos lo dieron en adopción a los dos meses a una familia de campo y, siempre según su versión, creció con cuerpo de varón, por presentar un trastorno de desarrollo sexual llamado hermafroditismo (órganos genitales masculinos y femeninos).

   "Siempre me porté como un pibe y vestí como Pablo", le contó al diario Página 12 en septiembre de 2013, a horas del impactante cruce televisivo con el fallecido periodista Rubén González, en el programa Saber Ver.

"Paisa", en la televisión local, durante una accidentada nota en 2013.

   González -también docente en la UP4- aseguraba haberlo conocido en el pabellón de mujeres como "Giselle", pero Martínez lo desmintió a los gritos y con una salida escandalosa del aire.

   "El Paisa", que de más joven cumplió una condena por robo con armas y ayer fue declarado culpable por la privación ilegal de la libertad con resultado muerte del pescador de Pehuen Co, hoy sí está detenido en un área de mujeres en la Unidad Penal N° 52 de Azul, pese a autopercibirse como hombre, aunque en su foja figura "intersex" (no encaja dentro de los patrones binarios de varón/mujer). 

   Pudo cambiar su DNI después de 2012, gracias a la ley de Género, y se sometió a una mastectomía (extirpación de senos).

   Por qué no está en un pabellón masculino es la pregunta que se hace el abogado Fernando Barreiro, defensor de una mujer que compartía celda con él y con la novia del "Paisa".

Fernando Barreiro

   Se trata de María Fabiana Ezquiaga, detenida desde febrero de 2021 a la espera del juicio por un resonante caso, de impacto nacional, que sucedió en Pinamar.

   Ezquiaga es abogada y exempleada de alto rango en aquel municipio costero y está acusada de trata de personas con fin laboral, en perjuicio de empleados de un reconocido parador.

   Es compañera de causa de su pareja, el empresario gastronómico Claudio Tinari -hoy preso en Dolores-, cuya figura trascendió públicamente en el verano del año pasado, cuando los medios difundieron audios sobre el maltrato suyo al personal del restaurante playero. 

   Muchos creen en Pinamar que el exrugbier Tinari, de 44 años y un perfil "avasallante y ganador", engañó y sedujo a Ezquiaga, de 56, y de esa manera logró que ella financie su proyecto del restaurante, aunque finalmente la dejó "pegada" con la causa.

La corrieron a ella

   El abogado de Ezquiaga planteó formalmente que las condiciones de detención de la mujer se agravaron desde que la ubicaron en una pequeña celda junto al "Paisa" y su novia (condenada a 18 años por matar a su exsuegra), donde no solo temía por su integridad sino que estaba obligada a ser "testigo" de los encuentros íntimos de sus convivientes.

María Fabiana Ezquiaga

   Al presentar un habeas corpus ante el tribunal de Mar del Plata que debe juzgarla, el abogado informó que Martínez "presuntamente tendría antecedentes de haber violado a compañeras" en la unidad 8 de La Plata. 

   El lunes pasado -cuando se demoró el arribo del "Paisa" a Bahía y debió postergarse el debate-, el juez marplatense Fernando Machado Pelloni ordenó a las autoridades de la cárcel azuleña que atiendan el pedido de Ezquiaga.

   Desde el penal aclararon que a mediados de junio hicieron una "mesa de diálogo" con todas las internas del pabellón 2 y nadie (incluso Ezquiaga) objetó la presencia de Martínez. 

   Sin embargo, la abogada detenida advirtió que una cosa es compartir el pabellón y otra, una celda en esas condiciones. 

   "En vez de remover al hombre, que está en un pabellón femenino de buena conducta y con regimen semiabierto, la trasladaron a mi defendida que, además, jurídicamente es inocente", dijo Barreiro.

   Ezquiaga, con problemas bronquiales, fue derivada en principio a "una celda fría y con humedad, en un lugar que en la jerga se llama 'la leonera'", bajo la promesa de que le dieran un alojamiento similar al que tenía pero, al menos hasta el último jueves, eso no se había cumplido.

   El abogado, además, formalizó en las últimas horas una denuncia por posibles torturas e incumplimiento de los deberes de los penitenciarios.

Martínez, en su celda, recibiendo masajes de su novia (la foto fue incluida en el recurso de habeas corpus).

   "Es increíble lo que está pasando. No sé si esta persona (por Martínez) tiene privilegios o algún tipo de protección, pero cuenta con identidad de hombre y, según la ley de género, debe ser tratado como se autopercibe y estar en un pabellón de hombres. Esto es surrealista, parece una ficción", comentó Barreiro a La Nueva. 

   Para ponerlo en contexto, el abogado le presentó al juez el video con aquella famosa entrevista de "Gonzalito" y también agregó dos fotos actuales: en una de las cuales Martínez recibe masajes de su novia y  otra en la que se apresta para el traslado a Bahía para el juicio.

   "Si tenés que estar detenido en una cárcel, quién no quiere recibir masajes de su pareja", ironizó el letrado. 

Ellos creen que fue un complot

Concesión. Ezquiaga y Tinari creen que los dueños del balneario armaron un complot (con la denuncia por trata) para sacarles la concesión del restaurante.

Claudio Tinari

Violación. Además del citado delito (para ambos), Tinari está acusado de violar a una empleada en ese mismo contexto y también de promoción de la prostitución.

Influyente. El parador, denombre Botavara, era frecuentado por personalidades influyentes de Pinamar, entre ellos jueces y fiscales que tramitaron el expediente, dijo el abogado.

Competencia. Por la causa hubo un incidente entre fueros hasta que la Corte la fijó en el federal, ante la posible existencia de trata de personas. El juicio será en los próximos meses.