Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Procesaron, sin prisión preventiva, a tres acusados de instigar atentados políticos en Bahía

La medida principal de la jueza federal Gabriela Marrón alcanzó a Analía Cónsoli, Cristian Ondícola y Cristian Coronel. Los identificó como una asociación ilícita que promovía este tipo de hechos.

Vinculan a los procesados con la promoción del atentado a Núñez Fariña, entre otros.

   Integrantes de un grupo denominado de ultraderecha, que por distintas redes y mensajes virales fueron promotores de distintos atentados en Bahía, resultaron procesados por la jueza federal María Gabriela Marrón, aunque ninguno, al menos por el momento, irá a prisión.

   La principal medida de la resolución -de más de 200 fojas- de la titular del Juzgado Federal N° 2 se dio contra la jubilada Analía Gladys Cónsoli, Cristian César Ondícola y Cristian Brian Coronel, a quienes se calificó, con distintos grados de intervención o delitos, como instigadores de al menos 3 de los ataques registrados en los últimos meses.

   Se trata de la explosión de una molotov en la casa de la líder mapuche Olga Curipán y en el local del Frente de Todos, en Lavalle al 300 (ambos hechos cometidos el año pasado), así como la detonación en la puerta de la vivienda del director de Región Sanitaria I, Maximiliano Núñez Fariña, que se concretó a principios de 2022.

   Los tres también fueron procesados sin prisión preventiva por otros delitos como intimidación pública y amenazas agravadas.

   Federico Santiago Carlos Pereyra Cónsoli, hijo de Analía y quien se desempeñaba como oficial de Policía, fue procesado por integrar la asociación ilícita y -entre otros- por falsificación de documento público, en relación a pases sanitarios o certificados de exención vacunatoria truchos, relacionados con el COVID 19.

   Por las mismas causas, en cambio, recibieron la falta de mérito (un paso intermedio entre el procesamiento y el sobreseimiento), Roberto Eduardo Marino, Pablo Mauricio Tadín y la abogada Romina Guamscha Burgos, a quien le allanaran sus oficinas en Sarmiento al 200.

   Respecto de Buamscha, la jueza sostuvo que debe continuar la investigación porque "el documento apócrifo que se le adjudicó como de su autoría no pudo ser visualizado correctamente -hasta el momento- a partir de la pericia de extracción UFED del teléfono de Analía Cónsoli".

   En sus descargos, tanto la letrada como Tadín dijeron que consiste en una declaración de derechos que no reúne los requisitos de documento falso.

   "Al encontrarse pendiente de producción la extracción UFED del teléfono celular de Buamscha Burgos, aún no puede confirmarse pero tampoco descartarse ninguna de estas dos hipótesis", dijo la jueza al dictar la falta de mérito.

Audio de origen

   Todo surgió a partir de un audio de WhatsApp que se viralizó días antes de la agresión a la propiedad de Núñez Fariña, mediante el cual Analía Cónsoli instaba a escrachar al odontólogo. 

   De hecho, se allanó su domicilio y se secuestró su celular, en el cual habrían detectado mensajes y material borrados.

   Así llegaron a la conexión con distintas personas y se ordenaron los allanamientos en Parera al 900, Newton al 1700, Harrington 2700 y el estudio de Sarmiento al 200, todos de Bahía Blanca, así como otros dos domicilios en Pringles al 300 de Sierra de la Ventana y la primera cuadra de Harosteguy, en Carmen de Patagones, donde vive el hijo de Cónsoli.

   El secuestro general consistió en 5 celulares, 3 notebooks y diferentes ejemplares en papel de certificados apócrifos.