Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Walter Fabi no bajó los brazos, se consagró campeón Mundial y sueña con su gran chance en Tecnópolis

El luchador de nuestra ciudad consiguió tres medallas de oro en su última presentación y va por más. Sueña con recaudar los fondos para este gran evento. "Es un enorme desafío", dijo.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

 

Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com

 

   Con más de 40 años y luego de sufrir una gran pérdida, Walter Fabi no se dio por vencido y con el apoyo de todos los que los rodean siguió peleando por sus sueños.

   El bahiense consiguió tres medallas de oro en el Mundial de UIAMA, en la disciplina Kick Boxing Sanda Kung Fu, y se encuentra entrenando y buscando conseguir los fondo para vivir otra gran jornada, esta vez en Tecnópolis.

   "Luego del fallecimiento de mi mamá (Mabel) por COVID hace apenas un año, tenía pensado no competir más y ni siquiera dar clases, pero decidí volver por todos los alumnos que me alentaron a no bajar los brazos", le contó Walter a La Nueva.

   A mediados de mayo, el luchador de nuestra ciudad se consagró triple campeón mundial (en las distintas variantes de la disciplina) en torneo disputado en la Ciudad Deportivo Buenos Aires.

   Estos buenos resultados hicieron que fuera invitado para el evento organizado por el reconocido Héctor Echeverría, que se celebrará el 11 de septiembre en Tecnópolis.

   "Me estoy preparando con todo, como siempre. Con mis profes, psicólogo y nutricionista y mis alumnos más experimentados que me ayudan como sparrings. Es un desafío enorme para mí", admitió Walter, quien ese 3er. Dan de Kick Boxing/ Sanda Kung Fu y profe de Boxeo y Sipalki.

   Para poder decir presente en el Mundial, Fabi necesita reunir los fondos necesarios para su traslado (tratando de ausentarse lo menos posible de la ciudad para brindar sus clases), alojamiento e inscripción a la competencia de la que formarán parte más de 2 mil competidores.

   "Mi inscripción siempre es la última, porque dependo de quién me ayude. La última vez me ayudaron mucho mis profesores, nos vamos prestando dinero, vamos arreglando así", reconoció quien fuera elegido por tres años consecutivos como deportista del año en Bahía y reconocido por el intendente de 9 de Julio en 2016.

    Walter tiene como profesores a Pamela Galdos y Victor Hugo González de la ciudad de 9 de Julio y como preparador físico es Lucas Santarrosa.

   -¿Qué tiene de diferente o particular esta disciplina?

   -Técnicamente varía, tiene otros tipos de desplazamientos, no solamente hacemos movimientos en cruz, sino también en diagonales. Y los golpes de puño son más de boxeo y no tan rústicos como se ven en los peleadores de kick boxing. Mis alumnos tienen la suerte de que al ser yo profe de boxeo, aprenden todo junto.

   -¿Eso es una ventaja para vos, saber de boxeo también?

   -Sí. Noto que mi paso por las artes marciales y estudiar un deporte de contacto, significa una ventaja bastante grande.

   En el gimnasio que lleva adelante, Walter cuenta con grandes competidores como el caso de Florencia Martínez, una de las "grandes promesas del kickboxing" y quien competirá el 23 de octubre en Necochea.

   -¿Qué consejo le das a un chico cuando comienza?

   -Siempre les doy a elegir: rendir examen para ser el día de mañana profesores, para mejorar físicamente, para defensa personal, o directamente para volcarse a la competencia. La competencia no te da dinero, por lo menos en mi caso. Vos entrás a mi gimnasio y está lleno de medallas y trofeos, pero nada más. Algunos hacen plata a través de los sponsors, yo tengo algunos que me apoyan, son muy buena onda todos, pero solamente te dan algunas cosas, no hay dinero. A los más chicos siempre les digo que prioricen el estudio y que esto lo hagan para sentirse bien y que después vayan viendo lo que quieren.

   Sin dudas ese sentirse pleno y bien, hizo que Walter, con el apoyo de los suyos, lograra no bajar los brazos y hoy estar cerca de vivir otra noche mágica de la mano de su amado deporte.