Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

"Entrené todos los días y dejé muchas cosas de lado para poder lograrlo"

Mariana Gorosito fue pieza fundamental para la consagración albiceleste en el XV Campeonato Sudamericano disputado en Buenos Aires.

Fotos: Pablo Presti- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)

 

   ¡Una sana costumbre! El sóftbol bahiense escribió días atrás una nueva página dorada en su cada vez más rica enciclopedia de logros deportivos.

   El éxito en cuestión tuvo como principal protagonista a la jugadora local Mariana Gorosito (28), del club El Nacional, artífice del título sudamericano logrado por la Selección Argentina Femenina de Mayores el pasado fin de semana en Buenos Aires.

   Gorosito se bañó de gloria en lo colectivo e individual. Su gran actuación a lo largo del certamen (fue la encargada de cerrar el juego final ante Brasil) le valió la designación de la mejor pitcher y, en consecuencia, en el equipo ideal.

   “Todavía no caigo, fue todo muy repentino. Pero era algo que, particularmente yo, deseaba muchísimo. Entrené mucho, todos los días y dejé muchas cosas de lado para alcanzarlo. Viendo lo que hicieron Juan (Zara) y Fede (Rolheiser), todos intentamos seguir esos pasos y tratar de llegar lejos en el deporte”, le contó Mariana a La Nueva, en el corazón del estadio principal del Parque de Mayo.

   Al trazar las bases del éxito inevitablemente recaemos en la hazaña obtenida por los bahienses Zara y Rolheiser en 2019, con la obtención el título mundial masculino.

   Esa corona premió en su momento un sólido proyecto de años, pero, asimismo, marcó nuevas pautas y reglas de juego en el país, y ni hablar en nuestra ciudad, potenciando todas las esferas del deporte.

   “Se viene trabajando un montón en Bahía, en todas las categorías y clubes. Cuando los mayores demostraron que se podían ganar varias cosas, mostrando incluso el deporte en la ciudad, cambió todo. Los nenes están muy incentivados a partir de eso. Ojalá todo esto siga potenciando y los chicos tengan mejores condiciones de competencia”, auguró Gorosito, de pasado en Gremio.

   Como dice el dicho, no hay que dormirse en los laureles. Todavía hay mucho trabajo por realizar, no solo en la ciudad sino a nivel país, procurando solidificar cimientos para obtener aún mejores condiciones de competencia.

   Particularmente en la rama femenina, aunque la brecha existente con respecto a las posibilidades de los varones es un déficit mundial.

   Más valor entonces para lo hecho por las chicas argentinas en la cita sudamericana, venciendo al siempre poderoso Brasil.

   “Lamentablemente no tenemos las mismas posibilidades. Por ejemplo, si queremos ir a jugar a EEUU, las ligas no son profesionales y lo que más puertas te abre es estudiar en una universidad para poder practicar el deporte”, detalló.

   “Por eso yo me lo tomo como un cable a tierra y disfrutándolo. Pero obviamente que siempre estoy dispuesta a recibir un llamado y poder ir a vivir la aventura de jugar afuera. Pero el sóftbol lo practiqué como un disfrute”, agregó.

Partido a partido

   La ilusión del título sudamericano se fue alimentando partido a partido. Desde el vamos, el combinado nacional fue cauto a la hora de proponerse los objetivos.

   “Al principio hablábamos de playoff, no de obtener el campeonato. Se empezó a hablar de eso una vez que quedamos entre las mejores. Hacía tiempo que este equipo esperaba una oportunidad así, estábamos muy bien preparadas”, contó la lanzadora de nuestra ciudad.

   “Hasta no hace mucho, estábamos muy lejos de poder lograr algo. Y el trabajo que se hizo no fue tanto en lo técnico, sino personalizado y mental. Se venía fallando en eso, pero nivel de juego siempre hubo”, puntualizó Mariana.

   —¿Es decir que el logro fue más psicológico que deportivo?

   —Sí, fue más una demostración mental que de juego. Agarrar la pelota, lanzar, batear y correr es algo que hacemos todos los días y lo tenemos automatizado. Pero lo mental es mucho más difícil de trabajar, y más cuando se compite en tan alto nivel.

   “Este equipo trabajó más que nada en eso, con psicólogos y coachs especializados. Prácticamente se conformó un equipo nuevo, con muchas chicas de las que ya estaban, más la incorporación de jóvenes. De a poco fuimos despegando y hoy ya somos un equipo sólido, como se demostró en el torneo”, explicó Gorosito, cuyo próximo compromiso albiceleste será en noviembre, en Guatemala.