Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Aníbal Fernández: las denuncias en torno al avión venezolano buscan "enchastrar" al oficialismo

El ministro de Seguridad sostuvo que la oposición volvió "mediático" al caso "de la nada". 

   El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, criticó anoche la alerta emitida sobre el avión venezolano-iraní de la empresa Emtrasur que se encuentra retenido en Ezeiza. “Es la mala leche de toda la vida”, lamentó el funcionario durante una entrevista televisiva.

   Ante la consulta sobre la “llamativa” decisión del gobierno de Lacalle Pou de restringir el acceso del Boeing 747 a territorio uruguayo, Fernández lo vinculó con la necesidad de “enchastrar” al oficialismo días después de que el presidente Alberto Fernández hiciese su aparición en la Cumbre de las Américas.

   “¿Quién es el que le da la noticia o advierte de lo que sucedió en Argentina a Uruguay? No sabemos. Pero es la mala leche de toda la vida”, sostuvo para luego señalar: “Buscan alguna alternativa que permita mostrar algo que enchastre la buena política que le genera a los argentinos la presencia de Alberto en la Cumbre”.

   En esa línea, también denunció la existencia de una “ventajita politiquera” propulsada por partidos opositores para volver algo “mediático” al caso y la investigación del avión cuya tripulación está compuesta por 14 venezolanos y 5 iraníes. “Arrancaron de la nada. La verdad que no tengo tiempo para perder en estas cosas. Pero lo hicieron desde siempre”, insistió el funcionario.

   Y analizó: “Lo mismo pasó con la pandemia. Se fueron todos detrás del Presidente. Si comprábamos la vacuna A, querían la vacuna J. Siempre jugaron a la ventajita politiquera y acá es lo mismo”.

   Respecto del accionar de la administración Fernández sobre el ingreso de la aeronave al país, el ministro fue contundente. “Para un país soberano como lo es Venezuela y como lo puede ser cualquier otro, la entrada a territorio argentino está asegurada”, aseguró, para luego aclarar que “el único escenario en el que no se le hubiese permitido el ingreso hubiese sido de existir restricciones previas de alguna característica”.

   Con foco en los cinco ciudadanos iraníes, a quienes les fueron confiscados sus pasaportes junto con celulares y tablets para realizar las pericias correspondientes, el exjefe de Gobierno mencionó la existencia de “celos” que hacen que el Gobierno actúe de esa manera con quienes provienen de Medio Oriente.

   “Argentina tuvo dos atentados, uno en 1992 y en 1994. Tenemos la obligación de actuar plagados de celos y mirarla con mucha atención. Eso no significa que digamos o demos por sentado que Irán o Venezuela son culpables de algo. Pero tenemos la obligación de actuar de esta manera”, explicó.

   Durante los últimos tramos del diálogo en C5N, Fernández marcó los puntos de los cuales el oficialismo “no se va a mover” mientras avanza con la pesquisa: “Vamos a priorizar antes que nada la multilateralidad, soluciones pacificas a las controversias, integridad territorial y los derechos humanos”.

   Finalmente, hizo una breve mención a la hipótesis de las fuerzas de seguridad argentinas de que el vuelo llegó al país para llevar a cabo tareas de espionaje. “En la Argentina, las fuerzas de seguridad per se explican estas cosas”, dijo. 

   Y cerró: “Los que estamos a cargo de la situación somos los civiles. Nosotros tomamos las decisiones respecto de lo que se hace y lo que no se hace. Si alguien dijo esto dentro de las fuerzas de seguridad, merece una reprimenda. Aunque, para ser sincero, tampoco tengo tiempo para buscar a este tipo de fantasmas”. (La Nación)