Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

La justicia envió a juicio la causa contra el adiestrador de perros Marcos Herrero

 Está acusado de plantar pistas falsas en la búsqueda de la desaparecida Viviana Luna.

Fotos: Diario Uno y Archivo LN.

   La justicia mendocina decidió elevar a juicio la causa seguida en esa provincia contra el adiestrador de perros rionegrino Marcos Herrero, acusado de manipular evidencia del caso Viviana Luna, la mujer desparecida en 2016 en Potrerillos.

   Al igual que ocurrió a principios de abril pasado en la primera instancia, el juez Aníbal Crivelli ratificó que no hay más prueba para producir en la investigación que lleva adelante el fiscal de Homicidios, Gustavo Pirrello.

   Herrero se encuentra imputado de los delitos de falso testimonio, falsa denuncia, usurpación de títulos, encubrimiento y estafa.

   La abogada defensora Julieta Lavarello había realizado una batería de planteos entre nulidades de la investigación y la oposición a la elevación a juicio, pero todos fueron rechazados en las últimas horas.

   El 29 de septiembre pasado, Marcos Herrero llegó a Mendoza para buscar a Viviana Luna, una mujer que está desaparecida desde 2016 en la zona de Potrerillos.

   El hombre, que en nuestra zona intervino en casos como el de Micaela Ortega y Facundo Astudillo Castro, fue contratado en forma privada por los hijos de la víctima ya que la Fiscalía no lo aceptó como perito oficial porque no está avalado por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

   Herrero se presentó en un hotel abandonado de Potrerillos que ya había sido inspeccionado por la Justicia local y en menos de media hora encontró partes de un cráneo y de un maxilar y una nota en un hotel que hacía referencia a Viviana Luna, a una red de trata de personas.

   La sospecha sobre el accionar del perito privado comenzó a crecer cuando el Laboratorio de Huellas Genéticas determinó que el cráneo y el maxilar hallados en Potrerillos pertenecían a un varón. Ese mismo martes, el fiscal Pirrello se comunicó con personal de un juzgado ubicado en Río Gallegos, donde se investiga la desaparición de Marcela López (61).

   En esa causa Marcos Herrero encontró restos óseos con características muy similares a lo ocurrido en Mendoza: también estaban quemados, también eran partes de un cráneo y de un maxilar y no pertenecían a la mujer buscada. Finalmente una pericia determinó que pertenecían al mismo cadáver.

   Marcos Herrero fue detenido el 3 de diciembre en su casa de Viedma, Río Negro. Un vecino declaró que durante el allanamiento arrojó un bolso por la medianera que también tenía varios restos óseos. La justicia le otorgó en enero pasado el beneficio de arresto domiciliario con monitoreo. (Diario Uno)