Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Se muda el bar Londres

   El Ondres fue uno de los últimos bares tradicionales de la ciudad.

Mario Minervino / mminervino@lanue.com / Twitter: mrminervino1

   Hace 41 años, en abril de 1981, anuncio su cierre y mudanza el histórico bar Londres, ubicado en la primera cuadra de calle Chiclana.

   Se trataba de uno de los reductos tradicionales de la ciudad, que funcionaba en el lugar desde hacía 53 años y que cerraba sus puertas en ese local, de acuerdo a la explicación de sus propietarios, “perseguido por la inflación y los contratos de alquileres”.

   Un cartel daba cuenta además de la puesta en venta del inmueble de Chiclana 37, un lugar estratégico pero también de difícil venta, según apuntó este diario, al tiempo de especular que “acaso interese a alguna entidad bancaria o una empresa de construcciones”.

   Alberto Peral y Nora Mutti de Gregorio, propietarios del establecimiento, recordaban la época en que eran habituales las reuniones y discusiones entre políticos, que terminaban con una vuelta de café con gotas, el funcionamiento en las mesas de un club de ajedrez y dados, y la presencia de Manolo Solezzi, conocido como el mago Odronoffs, que se reunía con sus pares para “arreglar el mundo”.

   Pero no sólo el interior del bar era concurrido. Su vereda, conocida como “la veredita del sol”, era un lugar de encuentro para la charla amena y de negocios de empresarios, empleados, obreros y estudiantes, “en una heterogénea y democrática mezcla de parroquianos”.

   Aquel cierre del Londres fue relativo, ya que la firma Mutti, Peral y Marinsada, herederos del nombre, mudaron las instalaciones a la avenida Colón 232, donde se buscó continuar con su funcionamiento. Un año más tarde, a partir del conflicto de Malvinas, el Londres cambió su nombre por el de “2 de abril”. Fue uno de sus últimos cambios antes del cierre definitivo de sus puertas. El Londres, junto con su vecino café Nº 1, forma parte de la memoria viva de la ciudad.