Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Un ucraniano en Bahía Blanca: "Vamos a ganar esta guerra"

Su nombre es Dinis Molodtsov, tiene 27 años y llegó a nuestra ciudad hace poco más de un año después de enamorarse de una bahiense.

Foto: Pablo Presti - La Nueva.

   Dinis Molodtsov camina por las calles de Bahía pero sus pensamientos y su energía están en su tierra natal, la Ucrania invadida y parcialmente destruida por el presidente ruso Vladimir Putin.

   "Pienso todo el día en lo que sucede en mi país y mantengo un diálogo permanente con mi familia y amigos, que participan en los combates como parte de las milicias que se unieron al ejército para combatir a los rusos. Vamos a ganar esta guerra y Rusia la va a pasar muy mal cuando todo esto termine, aunque no se cuánto durarán los combates", aseguró en el programa Allica y Prieta a las 12 que se emite por CNN Radio Bahía Blanca.

   "Mi pueblo natal, Mukachevo, no fue invadido porque se encuentra muy cerca de la frontera con Hungría y a unos 600 kilómetros de la capital, Kiev, aunque todas las madrugadas, y como parte de la estrategia de terror que aplican los rusos, algunos aviones se hacen detectar por los radares para que suenen las sirenas que advierten de un posible ataque y la gente salga de sus camas para esconderse en el sótano o en algún refugio", contó.

    Dinis, hoy de 27 años, salió de Ucrania para recorrer Latinoamérica en 2019 y, tras pasar por México y Colombia, llegó a la Argentina enamorado de una bahiense, Rocío. Su nueva relación y la pandemia demoraron el regreso a su país, hoy en una guerra que mantiene en vilo al mundo.

   "No se si podría pelear como lo hacen mis vecinos, pero me gustaría poder colaborar en la ayuda humanitaria que se necesita. Eso me tiene muy ocupado y pendiente de todas las cosas que se conocen de la guerra a través de las noticias, aunque otras me llegan por parte de mi familia y amigos", afirmó.

   Entre ellas, que los cuerpos de civiles asesinados por los rusos quedan durante varios días en las calles porque los ciudadanos apenas salen de los sótanos o refugios, ya que el invasor suele disparar a todo lo que se moviliza.

   "En la milicia ingresaron 600.000 ucranianos pero hay muchos más esperando para hacerlo, aunque la falta de armas impide que puedan formar parte. Básicamente lo que se hace es controlar que no se infiltren rusos vestidos de civil, mientras nuestros soldados de las fuerzas armadas pelean cuerpo a cuerpo con los rusos", contó.

   Entre otros detalles contó que personal de inteligencia de Rusia ingresa a las ciudades para marcar los objetivos que luego serán bombardeados e incluso contó que, días atrás, soldados de Rusia se hacían pasar por personal sanitario y viajaban a bordo de una ambulancia recorriendo las calles y haciendo tareas de inteligencia. "Fueron detectados por las milicias", dijo.

   "Estuve en Rusia en 2018. Fue parte de un viaje. No vi nada positivo y eso que era antes de la guerra. Es un lugar muy vigilado y muy pobre, a excepción de Moscú y San Petersburgo. En general, la gente no vive bien. Entre la forma de vida que tienen y la que se vive en Occidente o Latinoamérica, me quedo con esta libertad", cerró.