Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Oscar Barco: “Llegué bien a los 86 años gracias a tanta actividad física”

A los 86 años, Barco se retroalimenta día a día con cada saludo que le llega de sus exalumnos y dirigidos, en cualquier rincón de la ciudad.

   El profesor Oscar Barco es uno de los protagonistas más respetados en el ámbito de la educación física y del atletismo de nuestro medio. Atributo que surge sólo con citar su nombre.
Su pasión por el deporte, sus viajes y vivencias profesionales y a nivel familiar, su debilidad por sus nietos. Su vida…

   A los 86 años, Barco se retroalimenta día a día con cada saludo que le llega de sus exalumnos y dirigidos, en cualquier rincón de la ciudad.
Quizás ese sea el mejor reconocimiento a su trayectoria.



Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   1. “Sí, fui un profesor sin título. Fui a estudiar a Buenos Aires en 1957 tras salvarme de realizar el servicio militar. Debía contar con tres condiciones para recibirme: tener entre 16 a 24 años de edad, el título secundario sin tener previas y una estatura mayor a 1,65m. En las dos primeras no tuve problemas, pero me midieron dos veces y no pasaba el metro 64. Eran dos doctores. Uno medía y el otro apuntaba. “Che!!! No le da a este petiso”, le dijo uno al otro. “A ver…, ponete de vuelta, ponete bien”, me dio una segunda oportunidad. Pero no hubo caso. Me pusieron un metro 64 y medio. Eso fue un martes. El jueves posterior me citaron, pero nada. Había 31 becas y quedé afuera con otro muchacho de Mendoza. No me dio la altura. No pude ingresar”.

   2. “Ya en 1960, y trabajando en el Banco Londres, mandé una nota para insistir. Me mandaron los pasajes en un sobre, y cuando llegué me encontré con una multitud de aspirantes. Éramos 98 y sólo había 45 becas. Y otra vez afuera por mi baja estatura”.

   3. “A los 15 años jugué al básquetbol en San Lorenzo del Sud. El platel era de diez jugadores. Yo estaba en el último lugar. Cuando el equipo ganaba por 20, 25 puntos, ahí el técnico me ponía un ratito. Faltando 2 minutos escuchaba el “vení Barco, entrá”.

   4. “También jugué al vóley, a las bochas. Y obviamente hice mucho atletismo. En el ’58 armé un plantel de atletas en San Lorenzo. Así arranqué en la actividad. Yo no era un atleta destacado. Me anotaba para correr de fondista y también en velocidad. Era del montón. Nunca ganaba”.

   5. “Yo no sé si era duro como Profe. Sucede que algunos chicos tenían condiciones para el deporte y otros no tanto. Por allí el que no tenía condiciones se ponía un poco mañero. Y tenía que hacer educación física, algo vital para su vida. Llegué bien a los 86 años gracias a tanta actividad física”.

   6. “Lamentablemente se perdió calidad educativa. Recuerdo que en mi época, en el Colegio Industrial por ejemplo, había examen de ingreso. Pero de pronto apareció la por entonces ministra Graciela Giannettasio, en el ’95, y mediante una reforma provincial hizo pelota todo”.

   7. “Una sola vez recurrí a amonestar a un alumno porque le quiso pegar a un compañero. Le di espacio para que pida disculpas y no lo hizo”.

   8. “Me pasa seguido eso de encontrarme con exestudiantes míos. A muchos los recuerdo, claro. La otra vez me pasó en la tribuna de la cancha de Estudiantes. “¿Se acuerda de mí, Profe?”. Y sí, Kanevsky le dije. Sergio Kanevsky, el periodista. Lo recordaba muy bien”.

   9. “La verdad, no tengo tiempo para ponerme mal. Salgo a la calle y al rato me encuentro con alguno. Pasa un auto y me gritan “chauuuu Barcooo”. Los saludo. Es lindo eso. Ahora les prometí un asado a los hermanos Allende (Daniel y Marcelo), al Colorado Chávez (Raúl), al Negro Ramallo (Alejandro), a Merlini (Juan Carlos) y a Hugo Aduriz, que fue el primer campeón argentino que tuve. Total, con seis kilos de buena carne los arreglo (risas). Los tuve a todos esos (señala una foto con todo el grupo)”.

   10. “Con mi mujer Norma Susana (de cuyo matrimonio nacieron Guillermo y Ariel) vamos a cumplir 60 años de casados, y cuatro de novios. Yo estoy muy bien, hago muchas cosas en casa. Tengo un quincho grande… Vamos a ver si llego a los 100 años”.

   11. “¿Mis días? Veo televisión, mucho deporte, leo La Nueva, Entre Tasas y Café. Ahora estoy refaccionando un juego de jardín. En fin. No me aburro”.

   12. “He llegado a conocer España, México, Colombia, Cuba, Brasil… Y recorrido todo el país. Armaba el trailercito y me mandaba a viajar”.

   13. “El primer club que pisé fue Liniers. Fui a jugar al fútbol. Y me hice hincha. Lo sigo siempre. Voy seguido a la cancha”.

   14. “Mi mamá fue al Colegio Don Bosco a anotarme y le dijeron “mire, señora, su hijo no es harina para hacer pan”. ¡Andá a decirle eso ahora a un padre! Me fui entonces al Colegio Goyena, luego pasé al de Comercio. La verdad, nunca me eximí en todas las materias. A marzo me mandaron dos veces. No era el alumno que se eximía en todas”.

   15. “Me definiría como un tipo muy franco. No tengo reparos en decir lo que pienso ante quien sea. Siempre fui así. Trabajé en muchos lados y nunca me echó nadie. Antes de eso me iba solo. Yo me tenía que sentir siempre libre”.

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá la etiqueta #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato.