Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

El autotest de COVID comenzará a venderse en Bahía a partir de la semana próxima

Silvia Godoy, titular del Colegio de Farmacéuticos de Bahía Blanca, estima que estarán disponibles a partir del 25 de enero en al menos el 40 % de las farmacias de la ciudad.

Foto: Archivo - La Nueva.

   La titular del Colegio de Farmacéuticos de Bahía Blanca, Silvia Godoy, dio detalles acerca de la llegada del autotest de COVID-19 a la ciudad y habló de cómo será el procedimiento que seguirán las farmacias para el rastreo de los resultados.

   La profesional estima que los autotest estarán disponibles en la ciudad a partir del martes 25 de enero, “porque se autorizaron el 5 de enero y se calcula que a partir de esa fecha los laboratorios empiezan con el proceso de importación”, para luego enviarlos a droguerías integrales, que reciben el listado de farmacias registradas para reportar casos de COVID-19.

   Las farmacias que se adhirieron al listado de la Confederación Farmacéutica se comprometen “a la dispensa, al asesoramiento al paciente y al registro” de los testeos, “porque los únicos que pueden informar en el Sistema de Vigilancia Sanitaria son los profesionales de salud”, explicó Godoy en diálogo con La Nueva.

   Detalló que en Bahía la distribución está a cargo de tres droguerías integrales, de las 18 que hay en el país. “No cualquier droguería”,  aclaró, porque “las integrales son las que tienen los datos de las farmacias, de trazabilidad” y “esas tres serán las encargadas de la logística y de contactarse con las farmacias adheridas en el listado”.

   Además, la farmacéutica estima que “en Bahía Blanca, al menos el 40 %” de las farmacias tendrán disponible este producto para la venta, teniendo en cuenta que “en las primeras 48 horas, un 40 %” de las farmacias del país se había registrado.

   La ANMAT aprobó la venta de cinco testeos de COVID-19 que podrán ser realizados por el paciente en lugar de por un profesional de la salud, con el objetivo de “descomprimir el sistema” ante el aumento de casos de coronavirus.

   Las farmacias cumplen un rol central: además de la dispensa, se encargarán de asesorar al paciente en el uso y de registrar el resultado de los testeos en el Sistema de Vigilancia Sanitaria de la Nación.

   Godoy explicó que “cuando el farmacéutico lo entrega, el paciente firma una Declaración Jurada donde dice que va a informar cuál es el resultado del test” en las 24 horas posteriores a la toma de la muestra.

   “El número de código de barras de cada test va a estar acoplado al DNI del paciente”, continuó, “y debe ser usado para esa persona: cada test tiene su destinatario. Todavía no vimos las Declaraciones Juradas, por ahí tienen algún changüí, pero eso lo vamos a saber cuando las tengamos”, aclaró.

   De esta manera, el paciente será el encargado de informar el resultado del test a la farmacia donde lo adquirió, y ésta lo cargará en el Sistema. Podrá hacerlo comunicándose directamente con el establecimiento, o bien mediante una aplicación con código QR o a través de una página web.

   Godoy mencionó que el autotest “está destinado a personas que tienen síntomas o son asintomáticos y que hayan tenido contacto estrecho con pacientes positivos”. Deberán informar el resultado “en el término de siete días” de haber comprado el autotest.

   Las farmacias harán un seguimiento de las pruebas vendidas y, en caso de no recibir reporte en el lapso de siete días, “nosotros tenemos que informar al Sistema de Vigilancia que el paciente no reportó”, pero antes “tendríamos que llamarlo a ver si lo hizo o no”, señaló.

   Remarcó que se trata de “un test orientativo”, que “no tiene un valor diagnóstico concluyente. El positivo es altamente fiable, pero el negativo puede ser por diversos factores” y agregó que el farmacéutico debe orientar al paciente sobre “si está bien el día que se quiere testear, según cuándo tuvo contacto”.

   Por último, añadió que de los cinco autotest autorizados por ANMAT “van a ingresar test nasales y de saliva”, y que “hay que tener algunas consideraciones”, por ejemplo, que en los de saliva se requiere una gran cantidad de líquido y “en las personas mayores, el consumo de medicamentos puede provocar que la persona no segregue la saliva suficiente”.

   Además, aclaró que “el hisopado nasal no es igual al nasofaríngeo; no te podrías poner un nasofaríngeo, porque ese necesita una técnica profesional” y “vos lo vas a hacer llegar hasta donde te moleste. En cambio el nasal es hasta las vías aéreas, la parte externa de la nariz. Pero sí hay una técnica para recoger una muestra que sea representativa”.