Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Rechazan la recusación del juez que investiga a Lázaro Báez en Bahía

La Cámara Federal destimó los argumentos de la defensa del empresario patagónico y el doctor Walter López da Silva seguirá al frente de la causa por asociación ilícita fiscal.

 

   La Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca rechazó la recusación contra el juez local que investiga a Lázaro Báez por asociación ilícita fiscal.

   De esa manera, el camarista Pablo Candisano Mera no hizo lugar a la defensa del empresario patagónico procesado, que había planteado temor de parcialidad de parte del doctor Walter López Da Silva, titular del Juzgado Federal N° 1 de nuestra ciudad.

   El pedido había surgido tras el testimonio del contador Camilo Merino, director de la región Bahía Blanca de la AFIP en 2016, en el juicio que se le sigue a Báez por la denominada causa "Vialidad" (presuntas irregularidades vinculadas a la adjudicación de obras viales en Santa Cruz).

   Merino había reconocido -ante el tribunal capitalino que lleva adelante el debate- que mantuvo una reunión privada con el juez López da Silva, en medio de la instrucción de la causa por facturas truchas.

Contador Camilo Merino

   Dijo que el encuentro fue en el despacho judicial de Alsina 317, con la presencia del secretario penal y sin haber notificado a las partes ni haber sido asentado en el expediente.

Un plan sin sustento

   La defensa de Báez argumentaba que de esas causas podría surgir un plan preordenado por de la administración, por parte de Jaime Mecikovsky, ex director de Operaciones Impositivas del Interior de la AFIP y, según se dice, hombre de confianza de Elisa Carrió.

   En su descargo, López da Silva confirmó que el encuentro con Merino existió pero que fue en un contexto institucional, en la presentación de ambos organismos (Poder Judicial y AFIP) para coordinar sus labores en la jurisdicción, ya que ambos habían llegado recientemente a la ciudad.

   Por otro lado dijo que la causa contra Báez se había iniciado dos años antes de que él jurara como juez federal.

   La Cámara remarcó que la reglamentación prevé que cuando un litigante tiene una reunión con un juez, la contraparte debe estar notificada. 

   Sin embargo, "esta disposición no es de aplicación al caso por la simple razón de que ella hace referencia a que la reunión tenga por fin una conversación con motivo de una causa en trámite, en la que intervengan los litigantes", explicó Candisano Mera.

   Esa circunstancia no fue explicada por el recusante y, a su vez, la AFIP, como parte querellante, es representada por las doctoras María Antonela Girotti y Araceli Belén Moreschi, pero no por el contador Marino, quien ni siquiera tiene título habilitante para serlo.

Intercambio institucional

   "Tampoco señala el recusante cuál ha sido el argumento vinculado a la pretensión o al objeto del litigio", teniendo en cuenta que surge del recurso y de la propia testimonial que ese encuentro "fue una presentación de ambos, de la AFIP y la Justicia Federal, para tener un intercambio", con intención de lograr una colaboración entre ambos organismos. 

   "Es decir, el propio testigo circunscribió la reunión en el ámbito de lo funcional –ello en el marco de una declaración testimonial, bajo juramento de decir verdad–", agregó la Cámara.

   Por otra parte, la Cámara remarcó que la Justicia Federal del interior es multifuero, es decir que tramita ejecuciones fiscales, procesos penales, administrativos y disciplinarios, con injerencia de la AFIP. 

   "De ello surge que ambos organismos comparten, en un mismo ámbito territorial, la función de aplicar la ley tributaria, unos en instancias de prevención y detección de las conductas y otros en la de juzgamiento", amplió.

   En definitiva, se concluyó que la defensa de Báez no logró establecer un nexo entre la reunión y la incidencia de parcialidad y rechazó el planteo.