Cierra el cine Astral

27/3/2021 | 17:10 |

   Luego de varios intentos por sostenerlo, el tradicional cine de Brown 162 cerró sus puertas.

   Hace 54 años, marzo de 1967 se anunció una nueva reapertura del cine Astral, de calle Brown 162, con la proyección de la película Judith, protagonizada por Sofía Loren.

   La historia del lugar se inició en el año 1908, cuando abrió sus puertas con el nombre de “Coliseo”, mencionada como “el pequeño teatrito de la calle Brown”, donde los bahienses concurrían en buen número.

   En 1922, fue adquirido por el empresario porteño Max Glucksman, propietario de una cadena de salas en todo el país, quien montó un moderno cine con calefacción, ventilación artificial y “piso en pendiente, con lo cual responde a nuestra moderna sociedad”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Lo rebautizó Palace Theatre y fue inaugurado el 13 de julio de 1922, con el filme Los enredos de Anatolie. En 1924, Glucksman presentó en el lugar al mismísimo Carlos Gardel, artista que él representaba a través de su sello Odeón.

   El Palace Theatre fue vendido a Miranda Bini y Ru en 1928. En 1936 pasó a manos de Enrique Andrenacci, quien le cambió el nombre por el de Cine Astral, y en 1943 fue adquirido por Samuel Scheines.

   A principios de la década del 60 Scheines rehabilitó la sala como teatro, de manera de ofrecer una alternativa distinto. Para ello renovó las 500 butacas, colocó una “adecuada calefacción” y contrató, para la función inicial, a Los Cantores del Alba.

   Pero el esfuerzo no fue suficiente para evitar el final. La llegada de la TV y otros factores fueron mermando la concurrencia. Cerró a principios de los 60, reabrió en 1964 y a mediados del 67, hasta su cierre definitivo en diciembre de ese mismo año.

   Fue la segunda sala en la historia de la ciudad en cerrar sus puertas durante esa época, luego del Odeón y antes que los cines Gloria, Ocean, Palacio del Cine, Grand Splendid, Bahía, Unión y Plaza, entre otros.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias