El momento de volver a la normalidad

16/10/2021 | 12:14 |

   La demanda y necesidad de esparcimiento es ya una necesidad que debe atenderse sin demoras y con criterio.

   El gobierno provincial decidió habilitar la apertura de los boliches bailables y los locales destinados a este fin colapsaron en la ciudad.

   Sin necesidad de dar nombres, los inspectores municipales se vieron obligados a clausurar uno de los sitios clásicos, el cual no sólo no cumplió con el aforo establecido sino que en determinados momentos se vio imposibilitado de controlar el acceso de los jóvenes.

   Se verificaron situaciones de personas queriendo ingresar por ventanas y techos, con todo el riesgo que además supone para quienes intentan este tipo de acción.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Lo sucedido da cuenta de muchas situaciones a esta altura esperables. Por un lado, los casi dos años de encierro y cierre de estos sitios de esparcimientos han sido más que suficiente para un grupo que debió resignar sus salidas en una edad donde ese tipo de actividad es clave en sus vidas.

   Por otro, la creencia de que las reuniones en lugares distintos –viviendas, quinchos, patios—podía reemplazar  el funcionamiento de estos boliches es completamente equivocada. No es la misma experiencia, ni el mismo intercambio social, ni genera las mismas sensaciones.

   De acuerdo a sitios especializados, la pandemia ha generado un crecimiento de hasta un 40% de los casos de angustia y pánico en la población, una consecuencia sanitaria que además no está atendida de manera adecuada y para muchos se vuelve poco menos que inaccesible a la hora de tener que recurrir a profesionales  del tema o adquirir la medicación necesaria.

   La pandemia no ha terminado, pero los números ya son ciertamente favorables, la vacunación avanza y los casos disminuyen. Es tiempo entonces de actuar de manera cuidadosa pero también de forma coherente y dar respuesta adecuada a necesidades básicas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias