Una investigadora bahiense asegura que la tasa de positividad en la ciudad es demasiado alta

17/9/2020 | 06:30 |

Valentina Viego, miembro del organismo científico, aseguró que en la ciudad se necesita que se hagan más testeos.

Foto: Pablo Presti - La Nueva.

   La investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur, que depende del Conicet, Valentina Viego, habló con La Nueva. sobre la tasa de positividad que registra Bahía luego del aumento de casos de COVID-19 que se viene dando en las últimas semanas.

   En principio, explicó qué es ese indicador: "Es la proporción de casos positivos respecto del total de tests realizados en un día". Agregó que es importante destacar que la mayor parte de determinaciones realizadas corresponde a casos sospechosos, es decir, personas que presentan síntomas compatibles con la enfermedad. Son todavía pocos los casos a los que se le realiza la prueba sin tener síntomas y, por ende, la tasa de positividad efectiva, es prácticamente la real.

   A su vez, detalló que "es un indicador del nivel de esfuerzo de testeo que tienen las regiones o países".

   "En términos generales, si los países hacen suficientes testeos, la tasa se ubica entre un 5 % y un 15%. Los sitios donde la tasa de positividad es superior al 20 % indican que la cantidad de personas testeadas es insuficiente o que se aplican protocolos de testeo muy rígidos, por ejemplo, testeando sólo si la persona manifiesta 2 o más síntomas, como ocurre en Argentina". 

   En ese sentido, puntualizó en la situación de Bahía y dijo que "hace un mes este indicador se ubicaba en alrededor del 30 % en la ciudad y ahora ya es prácticamente del 80 %". Para Viego, es necesario que se aumente la cantidad de testeos para poder conocer mejor la incidencia que tiene el virus en la población.

   Pero también, en su opinión, para mejorar la efectividad del aislamiento de los casos confirmados; un paciente confirmado por prueba tiene más incentivo a cumplir la cuarentena que otro al que solo se le recomendó aislarse en forma preventiva.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   "La escasa cantidad de testeos revela la insuficiencia de recursos que se destinan actualmente a la gestión de la pandemia", aseguró la investigadora. “Al inicio se reforzaron las camas y los respiradores pero se descuidó la preparación de otra parte tan esencial como lo asistencial, que consiste en preparar equipamiento y personal para rastrear, testear y aislar los casos leves, que es la infraestructura que interviene antes de llegar a la instancia de internación”.

   Por otro lado, puntualizó que “ese tipo de infraestructura es menos especializada que la médica o de cuidados paliativos pero esencial en estrategias de contención de epidemias”.

   En particular, las determinaciones por laboratorio requieren campanas, termocicladores y personal, además de los reactivos específicos. "Estas faltas se notan más cuando el número de contagios está aumentando, que es el momento de hacer más tests" y afirmó que "no se ve una iniciativa para equipar" al sistema sanitario.

   A fines del mes pasado, Viego habló sobre la cantidad de casos locales reales y estimó que este número es casi el doble de lo que reflejan los datos oficiales. Hoy, cuenta que está "un poco más abajo porque los nuevos fallecimientos fueron de personas muy mayores" y que este factor "se dispara cuando hay más jóvenes entre los fallecidos".

   La investigadora también se refirió a la tasa de letalidad y dijo que este indicador "es la proporción de personas que fallecen en relación a la cantidad de personas que padecen la enfermedad". Y agregó: "Esta tasa hoy está sobrestimada ya que la cantidad de personas que se contagian es más alta que la que indican los datos oficiales, entonces la letalidad también es más alta".

   Luego, opinó sobre las medidas que se están tomando en Bahía frente a la situación del coronavirus y dijo que “son ineficaces" debido a que "para empezar habría que controlar el cumplimiento de los protocolos en los lugares de trabajo" y que "en la ciudad se habilitaron actividades comerciales y recreativas en un momento de aumento de los casos", a contramano de las recomendaciones de la OMS y de lo que han implementado la mayor parte de los países con rebrotes.

   Por último, destacó que la circulación (por motivos laborales o personales) no necesariamente provocan contagios de forma automática, pero ello depende de una serie de requisitos: por un lado, un riguroso cumplimiento de las medidas de distanciamiento en los lugares de trabajo y en los hogares. Segundo, de que los casos diarios sean relativamente pocos (en Bahía deberían ser menos de 10 casos diarios) y finalmente de la preparación del sistema de rastreo, testeo y aislamiento. Ninguna de estas condiciones parece haberse cumplido y por ello, las reaperturas implicaron mayor propagación. “La consecuencia está a la vista: las camas destinadas a pacientes con COVID y las unidades de terapia están colmadas, tal como sostienen públicamente los profesionales de la salud”, señaló la investigadora.

   En Bahía hay 2.041 casos confirmados, de los cuales 979 están activos, 1.013 recuperados y 49 fallecidos. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias