Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Juicios por jurados: por qué Bahía Blanca sigue al tope en la provincia

En los últimos 5 años se juzgó con esta modalidad a 85 imputados por delitos graves, siendo la cifra más alta en el territorio bonaerense. Además se realizaron 75 debates, número que también coloca al frente al Departamento Judicial bahiense.

En los últimos 5 años se realizaron 75 juicios por jurados en esta jurisdicción. (Archivo-LN.)

Gerardo Monforte / gmonforte@lanueva.com

   Desde 2015, cuando se implementó el juicio por jurados en la provincia de Buenos Aires, el Departamento Judicial Bahía Blanca registra la mayor cantidad de debates con esta modalidad de enjuiciamiento y la cifra más alta de imputados juzgados.
   En la jurisdicción bahiense se llevaron a cabo 75 procedimientos de estas características contra 51 en Azul, que ocupa la segunda posición en el número de juicios por jurados en el territorio bonaerense.
   La estadística surge de un reciente trabajo de investigación elaborado por el departamento de Derecho de la Universidad Nacional del Sur.
   Una de las causas del fenómeno local sería que, en general, los defensores aconsejan a los acusados optar por este sistema de juzgamiento penal cuando se trata de delitos graves, según explicó un especialista en el tema.
   “En un principio, como hubo varias absoluciones, creímos que podía ser un efecto contagio, aunque después esas absoluciones se redujeron y Bahía siguió siendo todos los años, salvo 2019, el departamento judicial que hizo más juicios por jurados”, confirmó un operador del sistema.
   De hecho, el cúmulo de absoluciones inicial motivó la llegada a nuestra ciudad de personal de la Procuración para capacitar a fiscales en nuevas técnicas de litigación, con el fin de convencer a los jurados civiles de la culpabilidad de los acusados, teniendo en cuenta que hasta el momento estaban acostumbrados a enfrentar a jueces profesionales.
   “Este año esa cifra se va a equiparar, pero estamos obligados a compararla con la de Mercedes, que tiene la misma cantidad de habitantes que nuestro departamento e hizo sólo 2 juicios por jurados en los últimos 4 años. Es muy rara la cantidad de este tipo de juicios en Bahía”, agregó el mismo informante.
   El vocero también se refirió a la “influencia y promoción” de estos juicios por parte de defensores generales, como la ya jubilada María Graciela Cortázar, en el caso de Bahía Blanca, o Andrés Harfuch, en el Departamento Judicial San Martín.
   “Pero Bahía también tiene un número muy grande de abogados particulares haciendo juicios por jurados”, aclaró.
   El elevado índice de debates con este método en la ciudad genera un “gran disgusto” en la justicia “profesional”, según analizó el entrevistado.
   Entre 2015 y 2019, jurados populares juzgaron a 85 procesados en esta jurisdicción, cantidad que representa el 20% del total provincial de 431.
   El dato no deja de ser llamativo porque, por ejemplo, en el Departamento Judicial La Matanza, con mayor densidad poblacional que el nuestro, los jurados ciudadanos juzgaron a la mitad de acusados (44).

Veredictos

   En la primera etapa de los juicios por jurados en nuestra ciudad, los fallos absolutorios prevalecieron claramente por sobre las condenas, aunque luego esa tendencia perdió fuerza y los veredictos de culpabilidad la revirtieron.
   Hoy en día los veredictos locales se asemejan más a los del resto de la Provincia y de otras jurisdicciones donde está vigente el mecanismo legal.
   “En promedio, lo que se espera de este tipo de juzgamiento en todo el mundo es un 70% de condenas y un 30% de absoluciones. Ahora hasta Bahía Blanca se acomodó, con aproximadamente 68% (de dictámenes de culpabilidad) y ya está en sintonía con el resto”, se informó desde el Observatorio de Juicios por Jurados del departamento de Derecho de la UNS.
   En 2015 se registraron una condena y 5 absoluciones; en 2016, 5 sentencias y 8 veredictos de no culpabilidad; en 2017, 10/9; en 2018, 27/3; y el año pasado hubo 11 condenas y 5 absoluciones.
   “El 2018 fue un boom en cuanto a la cantidad desproporcionada de juicios por jurados en este departamento, a raíz de un efecto contagio de las absoluciones anteriores. Un defensor iba a hablar con un imputado de cualquier delito y manifestaba que quería juicio por jurados, pero el 'sacudón' de condenas de ese año revirtió la situación”, expresó otro informante.


   “Ahora son casos muy específicos los que van a juicio por jurados, que es para lo que está pensado. También aumentaron los acuerdos entre fiscales y defensores, lo que ayudó a acomodar los números respecto de lo esperado”, agregó.
   A criterio del profesional, en el Departamento Judicial Bahía Blanca no se deberían efectuar “más de 6 o 7 juicios” anuales bajo esta modalidad.
   Para este año se programaron 5 juicios por jurados, cifra que reducirá “significativamente” la cantidad de estos procedimientos en Bahía, que así se “acomodará a lo esperado”.
   En los últimos 5 años en esta ciudad se realizaron 23 juicios por jurados por el delito de robo calificado, la misma cantidad por homicidio, 21 por tentativa de homicidio, 14 por abuso sexual, 2 por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y otros 2 por tortura.

El debut local

   El primer juicio por jurados en Bahía se registró en abril de 2015, cuando Jonathan Marín (22) se sentó en el banquillo de los acusados para responder sobre el crimen de su excuñado, Francisco Castillo (25), cometido en 2014 en el balneario 7 de Marzo de Patagones.
   En ese caso, el juez técnico del procedimiento, Raúl López Camelo (en representación del Tribunal en lo Criminal Nº 3), leyó el veredicto de no culpabilidad emitido por los jurados en beneficio de Marín, quien recuperó la libertad.


   El por entonces fiscal de homicidios, Christian Long, no les creyó a los testigos y reclamó al jurado la declaración de culpabilidad del detenido por asesinar a puñaladas a Castillo.
   Los abogados Francisco Favrat y Manuel Mazza defendieron al procesado.
   La Constitución de 1853 instauró el juicio por jurados en la Argentina, aunque recién se empezaron a aplicar en 2005. Córdoba fue la primera provincia y desde esa fecha realizó unos 480 debates.
   Neuquén sancionó la ley en 2011 y comenzó a regir dos años después. Allí se llevaron adelante unos 40 juicios por jurados.
   La ley bonaerense 14.543 (juicio por jurados) fue aprobada el 12 de septiembre de 2013, pero su reglamentación, modificaciones y la circunstancia de que con este mecanismo se debían tratar hechos posteriores a su promulgación, demoraron su puesta en marcha.
   “La instauración del juicio por jurados apunta no sólo a reconocer la participación ciudadana en los asuntos públicos, sino que, a la vez, potenciará el principio de publicidad de los actos de gobierno y la transparencia en la administración de justicia”, dijo otra fuente.

Sólo algunos delitos

   La norma que reformó el Código Procesal Penal establece que “el tribunal de jurados conocerá en los delitos cuya pena máxima en abstracto exceda de 15 años de prisión o, tratándose de un concurso de delitos, alguno de ellos supere dicho monto”.
   El tribunal de jurados se compone por un juez profesional -que actúa como presidente- y 12 jurados titulares y seis suplentes -mitad hombres y mitad mujeres- de entre 21 y 75 años.
   El veredicto de culpabilidad requiere como mínimo 10 votos afirmativos y si el delito por el que fuera calificado legalmente el hecho prevé pena de prisión perpetua, será necesaria la unanimidad de votos afirmativos (es decir 12 votos de 12).

En la provincia, el 75% de las condenas se impuso por abuso sexual, el 70% por homicidio y el 60% por robo calificado.

   Cuando se emite veredicto de no culpabilidad, se debe ordenar la inmediata libertad del imputado y la cesación de las restricciones impuestas, o la aplicación de las medidas de seguridad resueltas oportunamente.
   Con la exclusiva intervención del juez técnico que presidió el debate, se determina la calificación jurídica y las consecuencias del veredicto.
   El acusado, personalmente o por intermedio de su defensor, debe renunciar a la integración del tribunal con jurados en el caso de los delitos que tienen su alcance, si es que prefiere el juzgamiento tradicional. Si no renuncia, será sometido al tribunal civil.

La provincia en números

* 375 es el número de personas que fueron llevadas a juicio por jurados desde la entrada en vigencia de la reforma del CPP hasta julio de 2019.
* 23 mujeres fueron juzgadas por esta modalidad y 11 de ellas (48%) recibieron condenas.
* 2 juicios finalizaron estancados y hubo la misma cantidad de desistimientos fiscales. El jurado se estanca cuando supera los 8 votos de culpabilidad pero no alcanza para una condena y se debe conformar un nuevo jurado.


* 2 días y medio es el promedio de duración de los debates.
* 76 es el porcentaje de veredictos de culpabilidad registrados a julio pasado en toda la provincia.
* 70% de los juicios se concentra en sólo 5 departamentos judiciales: Bahía Blanca, Azul, San Martín, La Matanza y Lomas de Zamora.