RETRASOS POR LA PANDEMIA

“Clan Benítez”: por qué dos de los tres condenados continúan en libertad

17/10/2020 | 06:30 |

El año pasado, Nélida Llanos y su hijo Gonzalo recibieron 13 años de cárcel por las vejaciones a dos mujeres. A Fernando, hermano de Gonzalo y autor principal, le dieron 48 años y sí está entre rejas.

Gonzalo Benítez (izq.) y su mamá siguen libres pese a la pena de 13 años de prisión que recibieron. (Fotos: Archivo-LN.)

Audionota: Danilo Belloni   

   A casi un año de las condenas al "clan Benítez", autor de vejaciones, abuso sexual y agresiones contra dos chicas en una vivienda del barrio Latino, Nélida Llanos (67) y su hijo Gonzalo Benítez (27) continúan en libertad pese a haber recibido penas de 13 años de prisión.
   ¿Por qué? Porque el Tribunal de Casación provincial aún no designó la sala que tendrá que resolver los recursos interpuestos por los defensores y la fiscalía respecto de esas sentencias.
   Hay que tener en cuenta que tanto Llanos como el menor de sus hijos llegaron en libertad al juicio y que el Tribunal en lo Criminal N° 1 de nuestra ciudad -por mayoría de opiniones- resolvió mantenerlos en esa condición al menos hasta que quede firme su fallo.
   Los hechos, aberrantes, se conocieron en marzo de 2018 y fueron en perjuicio de Aldana García y Andrea Santa Cruz.
   Fernando Benítez (28), hijo de Nélida y hermano de Gonzalo, fue considerado autor principal de los delitos, recibió la pena de 48 años de prisión -la más alta dada en el Departamento Judicial Bahía Blanca- y sí está detenido, porque había llegado con prisión preventiva al debate.
   Una vez que Casación resuelva las apelaciones se verá si finalmente quedan firmes o no las otras dos condenas.

 

"Una vergüenza"

 

   La abogada Viviana Lozano, quien patrocina a García, calificó como "una vergüenza" la demora de Casación para tratar la causa.
   "Hasta ahora ni siquiera se radicó la sala de Casación que va a resolver porque la presidencia (del organismo) no hizo el sorteo, por eso vamos a tener que esperar por lo menos un año o un año y medio más. Es una locura y nunca sucedió que se demore tanto la radicación de una causa, pero sí en la resolución", explicó Lozano.
   "Estuve llamando (al tribunal superior) desde antes de la cuarentena, pero nunca me atendió nadie y menos ahora por el aislamiento. El 7 de septiembre envié un mail y el 22 me respondieron que iban a hacer el sorteo para ver en qué sala quedaba radicada. Hasta ahora no recibí ninguna cédula de notificación; pensé que se habían olvidado de notificarnos, porque tampoco sería la primera vez que ocurre", agregó.
   "Si (el retraso) lo quieren justificar con la pandemia, lo cierto es que hubo muchas resoluciones durante la cuarentena. No entiendo por qué se tarda un año para sortear una causa y disponer qué sala va a entender", dijo la abogada.
   A criterio de la querella, ni su asistida, de 17 años al momento de los hechos, ni Santa Cruz podrán recuperarse por completo de semejante trance.
   "Son chicas que no se van a recuperar porque sus 'psiquis fueron arrasadas', según declaró el perito (psicólogo Jorge Rabadán) en el juicio", recordó Lozano.


   "Van a tener buenos y malos momentos. Si hubieras visto los cuerpos de esas chicas entenderías que es muy difícil poner en palabras lo que esto implica para ellas", agregó.
   "Cómo recuperás una vida que te arrebataron de la forma en que lo hicieron, y cada vez que te mirás al espejo ves las cicatrices. Es imposible olvidarte de eso", finalizó Lozano.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 

"No está mal"

 

   Por el contrario Gustavo Avellaneda, abogado de Santa Cruz (20), se mostró despreocupado acerca del retraso en Casación al entender que el fallo de los magistrados bahienses es “sólido”.
   "No está mal que sigan en libertad porque así llegaron al debate. El derecho de defensa está garantizado y está bien que continúen libres" hasta que ambas penas adopten firmeza, de acuerdo con la postura del letrado.
   "La sentencia ya va a llegar, porque es muy difícil que el fallo se dé vuelta en Casación. No hay una irregularidad que en el peor de los escenarios motive la anulación del juicio, por eso van a confirmar la sentencia (de primera instancia)", conjeturó Avellaneda.
   De hecho -resaltó-, las defensas de los imputados cuentan con otra instancia para recurrir la sentencia condenatoria: la Suprema Corte de Justicia bonaerense.
   "Los defensores están obligados a hacerlo, entonces no me desespera que Llanos y Gonzalo no estén presos. El que tiene que estar preso, porque generó la mayor cantidad de daño (por Fernando Benítez), está preso".


   "Sería preocupante que él estuviera en libertad, no su madre y su hermano. La mamá fue una cómplice y hasta la puedo justificar en el sentido de no querer ir contra su hijo, pero el autor principal está preso. Eso es lo que le importa a mi clienta", consideró.
   El profesional tuvo contacto con Santa Cruz a principio de este año, cuando la víctima se desempeñaba como empleada doméstica en Punta Alta, donde reside, y estaba buscando otro empleo. “Estaba muy bien y mejorada”, concluyó.

 

Gonzalo se fue
a Mar del Plata

 

Paraderos. Sobre los paraderos de Llanos y su hijo Gonzalo, Lozano dijo que el joven informó un domicilio en Mar del Plata y su madre, al parecer, continúa viviendo en la casa del horror, en Güemes al 3700.

Recurso. Marina Lara, fiscal de delitos sexuales que sostuvo las acusaciones durante el juicio, recurrió en Casación "la no consideración de la obligación de consumir estupefacientes como delito autónomo y pidió (otra vez) que a Fernando Benítez se lo condene a 50 años de prisión en vez de a 48".

Rechazo. "La doctora Lara solicitó oportunamente la detención de Llanos y Gonzalo Benítez, pero Casación denegó la petición porque la sentencia no está firme", confirmó una fuente del caso.

Imputación. La titular de la UFIJ Nº 14 acusó a Fernando Benítez de tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, abuso sexual con acceso carnal reiterado, privación ilegal de la libertad agravada y suministro de estupefacientes a título gratuito agravado (todo respecto de las dos víctimas).

Partícipes. Lara, además, había pedido que se condene a Gonzalo Benítez y a su madre a 11 años y 6 meses de cárcel por considerarlos partícipes necesarios de la privación ilegal de la libertad contra ambas chicas. Finalmente recibieron 13 años de cárcel.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias