Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Pidieron 35 años de prisión para un joven acusado de golpear y violar a una nena

La fiscal Marina Lara reclamó la sanción para un joven acusado de ultrajar e intentar matar a una menor que es hija de su pareja. Producto del ataque, la pequeña estuvo internada en coma. 

Foto: Pablo Presti-LN.

   Una pena de 35 años de prisión reclamó la fiscal Marina Lara para un joven detenido a principios de 2018 en Punta Alta, acusado de golpear salvajemente y violar a la hija de su pareja.

   La titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 14, de delitos sexuales, imputó al sospechoso, cuya identidad no se menciona para preservar a la víctima, de los delitos de “tentativa de homicidio agravado por mediar violencia de género y abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia preexistente”, en perjuicio de la menor de dos años. 

   El pedido fue realizado en el marco de los alegatos del juicio oral que lleva adelante el Tribunal en lo Criminal Nº 1, integrado por los jueces Hugo Adrián De Rosa, Christian Yésari y Ricardo Gutiérrez.

   En tanto, el defensor oficial Jorge Sayago consideró que no se probó la autoría del imputado y entendió que debe ser absuelto. Previamente, reclamó la nulidad de la acusación.

   El imputado fue arrestado el 21 de marzo del año pasado, un día después que la hija de su concubina ingresara al Hospital Interzonal José Penna, tras ser derivada de urgencia desde la vecina ciudad.

   El hombre es oriundo de Córdoba y había llegado a Punta Alta unos meses antes junto a su pareja y los tres hijos de la misma.

   Para la fiscalía el sospechoso, quien estaba al cuidado de los pequeños el día del hecho, fue el autor del salvaje ataque.

   La mujer regresó de trabajar y encontró a la menor prácticamente inconsciente, por lo que decidió trasladarla al centro asistencial rosaleño.

   Según indicó la representante del Ministerio Público, la niña sufrió lesiones que le provocaron dos perforaciones de duodeno.

   Describió que arribó al hospital en estado desesperante y que hubiera fallecido en caso de que su progenitora se hubiera demorado en llevarla.

   Señaló que, de acuerdo a los facultativos, esa lesión del intestino delgado se produce como consecuencia de un episodio violento, similar al golpe que se puede recibir en un accidente de tránsito, o cuando una persona se incrusta el manubrio de una bicicleta.

   Refirió que también presentaba hematomas en el maxilar, en el tórax, a nivel costal, abdomen, piernas y cuello.

   Por otra parte, explicó que al momento de ser evaluada, los médicos hallaron en su cuerpo lesiones compatibles con el abuso sexual.

   El acusado, quien durante el juicio no declaró, había proclamado su inocencia en la etapa de instrucción de la causa.

   Al ser indagado en la fiscalía, dijo que el día de los hechos se había ausentado una hora de la casa y que no era el responsable de lo ocurrido.

   El veredicto será dado a conocer el próximo miércoles a mediodía.