Yoga Iyengar, un espacio al alma en tus vacaciones

Días de vivencia

Yoga Iyengar, un espacio al alma en tus vacaciones

12/2/2019 | 06:00 |

A cargo de Jorge Luna Chima, se ofrecen clases gratuitas los martes y jueves, desde las 7 de la mañana, en la rambla.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

   La celeridad con la que se vive hoy en día solicita a gritos momentos de relax y distensión para no acabar "explotando".

   En vacaciones suele renacer ese espíritu de agrado y serenidad con el que intentamos hacer borrón y cuenta nueva a todo lo que lidiamos durante el período laboral.

   En ese sentido, una oportuna práctica se desarrolla en Monte Hermoso cada vez con más participantes: Yoga Iyengar.

   ¿De qué se trata? El profesor Jorge Luna Chima, uno de los pocos que hay en la zona, se encargó de contárselo a Bronceado. Tomá nota.

   "Iyengar es un formato y un estilo de yoga que tiene una metodología bastante clara, ya que se trabaja siempre en conexión a la columna vertebral"; inició.

   "Es totalmente terapéutico, desde el momento en que se arranca, siempre se busca el equilibrio y la armonía en la columna", contó a manera de prólogo.

   La práctica se desarrolla de manera gratuita en la bajada de la rambla, todos los martes y jueves a partir de las 7 de la mañana.

   "Esto en Monte Hermoso lo hacemos todo el año. El Municipio trabaja otorgándome el espacio para que yo pueda dar clases gratuitas a la comunidad y, en el verano, también participo dando clases gratuitas todos los martes y jueves a las 7 de la mañana en peatonal Dufaur y Costanera", sostuvo.

   Junto a Luna Chima se encuentra Paola Salomone. A ambos se los puede encontrar en Facebook como "Iyengar Yoga Monte Hermoso" para realizar cualquier tipo de consulta y, por qué no, dar inicia a una nueva actividad en la vida.

   "Se trabaja tanto con los miembros inferiores y superiores y si alguna persona no puede llegar a hacer bien la postura, podemos suplir la falta de elasticidad con elementos", añadió el profesor.

   Y continuó desandando la actividad que tanto atesora.

   "Este yoga le da la posibilidad a personas que tienen impedida la posibilidad de alcanzar las asanas (diferentes posturas), con el tiempo y la ayuda de los profes. La práctica lleva mucho tiempo porque es intensa pero a la vez metódica y además en la zona somos pocos profesores porque es algo que cuesta alcanzar", sostuvo Luna Chima.

   En el Yoga Iyengar se pone especial énfasis en la atención, corrección y observación constante a los alumnos por parte de los profesores certificados, cuyo alto nivel de formación, tanto en la técnica de las posturas, como en la formación anatómica y capacidad de observación, les permiten corregir y guiar las acciones de los alumnos de forma correcta.

   "Hay gente que viene ya con prácticas de este mismo método -continuó Luna Chima-. Pero es cierto que la gente se prende mucho más en estas épocas del año".

   "Nos ha pasado que hay gente que nunca ha practicado yoga pero ve el logo en Facebook o en la calle o mira desde afuera y quiere probar porque también es cierto que en esta época la gente está más predispuesta a tomarse una horita para practicar", afirmó.

   "Eso está buenísimo, porque hay gente que no conocía el método y de un día para el otro ya quiere tomar clases y dice que cuando vuelva a su ciudad lo va seguir haciendo", completó Luna Chima.

   Enhorabuena.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias