Porque "se defendió"

Juicio por jurados: en Azul absolvieron a una acusada de matar a su padre

27/8/2015 | 18:15 | El hombre la forzaba a ejercer la prostitución, la maltrataba e incluso habría intentado abusarla sexualmente.

   Una mujer acusada de matar a su padre de una puñalada fue absuelta hoy durante un juicio por jurados porque entendió que se defendió de una agresión del hombre, quien la forzaba a ejercer la prostitución, la maltrataba e incluso habría intentado abusarla sexualmente, se informó hoy.

   El juicio se llevó a cabo en la ciudad bonaerense de Azul y concluyó con la declaración de "no culpable" de la acusada, Jennifer Ayelén Kysilka, quien tenía 19 años cuando acuchilló a su familiar.

   Tras el veredicto, la joven le agradeció y saludo afectuosamente a los integrantes del jurado popular, en el marco del juicio de este tipo que se realiza en la región.

   Los hechos ocurrieron el 1° de febrero de 2014, en una casa situada en el Barrio Alberdi, de Olavarría, donde el padre -de 39 años- discutió y agredió a su hija.

   El fiscal Martín Pizzolo acusó a la mujer por el delito de "homicidio agravado por el vínculo", pero el defensor oficial Martín Marcelli pidió la absolución argumentando que la joven "se defendió de un ataque, teniendo en cuenta que su papá la golpeó como ya lo había hecho en otras oportunidades".

   "Además -según dijeron testigos y la propia imputada en el juicio- la obligaba a ejercer la prostitución y en una ocasión intentó también abusar sexualmente de ella", reportó la Asociación de Pensamiento Penal, la organización que difundió la información.

   El tribunal popular, integrado por 12 ciudadanos y encabezado por una peluquera, consideró a la acusada "no culpable" pues actuó "en legítima defensa", lo que significó su inmediata libertad.

   "No tuvimos dudas en la decisión que tomamos fue unánime", dijo al portal Infoeme la presidenta del jurado y encargada de leer la resolución, Cleydes Mendizábal, quien consideró que la imputada actuó "en un estado de legítima defensa en el contexto de violencia de género".

   Durante el juicio se oyeron nueve testimonios, entre familiares, vecinos, peritos y profesionales de la salud.

   La madre de la acusada, Marcela Sierra, relató los reiterados hechos de violencia que se vivían en la casa mientras que contó que su marido tomaba "alcohol y droga" y que era violento con su hija y "la obligaba a prostituirse".

   Según recordó, el día del crimen toda la familia se encontraba en una habitación mirando televisión hasta que se inició una violenta discusión en la cocina entre Jennifer y su padre.(DyN)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias