Martínez Estrada: la casa de los domingos

ASPECTOS DE LA BAHÍA DEL AYER

Martínez Estrada: la casa de los domingos

21/6/2015 | 00:25 | Avenida Alem 908, casi Salta. Las puertas del chalet transformado en museo se abrirán hoy, a las 15, hacia un pasado que todavía pocos bahienses conocen.

Martínez Estrada: la casa de los domingos

El público puede acceder a la casa de Martínez Estrada cada domingo, de 15 a 18. Más datos en el teléfono 155-707878.

Por Ricardo Aure / haure@lanueva.com

Alem, antes conocida como la Avenida de las Quintas, no ha perdido su característica distinguida y señorial que la convirtió en el principal paseo de la ciudad desde la década del 20. A partir de 1906, esta avenida comenzó a transformar su aspecto cuando las quintas dejaron su lugar a amplios jardines y lujosas casas señoriales.

La calle se hizo ancha con veredas amplias y arboladas.

En Alem, a metros de Salta, y como añorando el paisaje descripto, la Casa Museo de la Fundación Ezequiel Martínez Estrada abre sus puertas cada domingo para revivir la vida y obra del notable escritor santafesino.

A cargo de las visitas guiadas, la profesora Marta Susana Ramírez indica que esta casa fue proyectada por el arquitecto Manuel Mayer Méndez, que el cálculo correspondió al ingeniero José María Arango y la construcción a Manuel Greco.

La propiedad de 300 metros cuadrados, que inicialmente ocuparon el doctor Miguel Rivas Argüello y María Molina Salas de Rivas, el 10 de abril de 1949 fue comprada por Martínez Estrada, quien pagó 100.000 pesos.

Ramírez explica que se trata de una vivienda individual pintoresca de cubierta inclinada y planta compacta desarrollada en dos niveles, siendo el superior el de menor superficie.

“Presenta un juego de muros y techos que rompen la simetría clásica para proponer formas de fuertes contrastes volumétricos y quiebres de cubiertas buscando referencias figurativas fuera de los cánones clásicos que le otorgan mayor riqueza formal. La primera ampliación fue realizada por el propio escritor, en 1952, con una cochera que está emplazada sobre la calle Salta. La segunda fue en 1973, por parte del ingeniero Néstor Aníbal Jáuregui”, precisa.

Desde el 4 de noviembre de 1991, la casa se volvió un museo. Tiene habilitadas tres salas, que responden a la arquitectura original, donde se visibiliza, en diferentes estaciones, la historia y vida del escritor, como hombre, esposo, educador y escritor. Permite reconocer sus espacios de trabajo, el mobiliario original con sus bibliotecas, objetos de la vida cotidiana, fotografías de la época, la moda, costumbres y obras de arte de su esposa, la artista plástica italiana Agustina Morriconi.

Ramírez recuerda que la casa, en distintas épocas, recibió las visitas de personalidades de la literatura, la política y la cultura nacional, por caso Jorge Luis Borges, Arturo Frondizi (presidente de la Nación entre 1958 y 1962), y el cardiocirujano, reconocido mundialmente por desarrollar el bypass coronario con empleo de vena safena, René Favaloro, su exalumno en el Colegio Nacional de La Plata.

También llegaron personalidades de distintas miradas políticas como Jorge Asís, Pepe Eliaschev, Jorge Dubatti y Horacio González, cuyos testimonios figuran en el libro de visitas.

De 1895 a 1964

Momentos de una vida

Poeta, dramaturgo, sociólogo, filósofo y ensayista, Ezequiel Martínez Estrada nació en San José de la Esquina (Santa Fe) el 14 de septiembre de 1895. Pasó parte de su infancia en Goyena, donde su papá tuvo un almacén. Divorciados sus padres, en 1907 se radicó en Buenos Aires, ingresó al Colegio Avellaneda. Interrumpió sus estudios por dificultades económicas y comenzó a trabajar en el Correo Central. Entre 1918 y 1929 publicó varios libros de poesías.

Se casó en 1921 con Agustina Morriconi y dictó clases en el Colegio Nacional de La Plata. Desde 1946 colaboró con la “Revista Sur”, dirigida por Victoria Ocampo. Tres años después se instaló en Bahía.

Afectado durante el peronismo de neurodermatitis (enfermedad discapacitante de origen psicosomático), quedó postrado y olvidado. También perdió su puesto en la Universidad de La Plata. Se recuperó con terapias del sueño prolongado y comenzó “Catilinarias”, donde advirtió que nuestro país atravesaría un siglo signado por el preperonismo, peronismo y posperonismo.

En 1957 fue nombrado profesor extraordinario en la UNS y asumió la presidencia de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre. Luego viajó a Chile, participó de la Conferencia de Paz en Viena, enseñó en México. Por esa época escribió Diferencias y semejanzas entre los países de América Latina, donde se expresó en contra del imperialismo y el colonialismo.

Entre septiembre de 1960 y noviembre de 1962, fue director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Casa de las Américas en La Habana. Volvió a México y, finalmente, a Bahía, donde murió enfermo el 4 de noviembre de 1964.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias