Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Teresa Manera deja su huella para preservar el yacimiento de Pehuen Co

La doctora Teresa Manera de Bianco afirmó que las huellas fósiles de Pehuen Co son importantes para crear un sentido de identidad, de pertenencia. La investigadora, quien fue distinguida con el Premio internacional Rolex, afirmó que "tenemos algo que es distinto y nosotros somos responsables de preservarlo", en una entrevista exclusiva que concedió a "La Nueva Provincia".


 La doctora Teresa Manera de Bianco afirmó que las huellas fósiles de Pehuen Co son importantes para crear un sentido de identidad, de pertenencia.


 La investigadora, quien fue distinguida con el Premio internacional Rolex, afirmó que "tenemos algo que es distinto y nosotros somos responsables de preservarlo", en una entrevista exclusiva que concedió a "La Nueva Provincia".


 En el famoso yacimiento, encabezó una nueva campaña, junto a estudiantes de la Universidad Nacional del Sur, para hacer réplicas de las huellas --un cronista y un fotógrafo de este matutino pudieron observar la importante labor--, que se guardarán en el depósito del Museo "Carlos Darwin" (se financió con parte de los fondos del mencionado reconocimiento).


 Los párrafos salientes de la extensa entrevista que mantuvo con este matutino, las recomendaciones para resguardar el pisadero, y su idea de plasmar un Parque Temático, pensando en el futuro, se sintetizan a continuación:

--¿Cuál es la extensión del yacimiento? ¿Cómo se lleva a cabo una campaña?
-- El yacimiento de huellas fósiles se prolonga a la largo de la costa por más de tres kilómetros, a la altura de la playa media y alta, entre Pehuen Co y Monte Hermoso. Pero además las capas de rocas, que forman como una escalinata que baja hacia el mar, se extienden hasta debajo del médano. Eso no da esperanzas de que algo se va a conservar para el futuro.





 Las huellas se descubrieron en 1986 después de una gran marejada. Por momentos, el yacimiento permanece cubierto con arena y entonces la gente que pasa por el lugar no lo ve y provoca involuntariamente daños en la rocas que están debajo de la arena.


 Después de un fuerte viento desde el mar se pueden destapar en diferentes sectores y es así como se descubren nuevas icnitas.


 En estos momentos, estamos haciendo campañas que incluyen investigación, tomas de moldes y de fotografías, y la obtención de la mayor cantidad de datos para que quede un registro para el futuro, sobre todo de lo que se va destruyendo no sólo por la acción humana sino porque se está elevando el nivel del mar. Como consecuencia de ello, en nuestras costas tan planas la erosión marina avanza tierra adentro, descubriendo nuevas capas con huellas y huesos.


 Cuando quedan expuestas, las observamos minuciosamente, las fotografiamos y sí se justifica, hacemos moldes porque hay miles de pisadas.
--¿Cuál es la importancia de un molde? ¿Cómo se trabaja y concluye con la tarea?
-- Los moldes son importantes porque se obtiene un negativo en tres dimensiones de lo que está impreso en la roca. Ahora se guardarán en el Museo de Ciencias Naturales `Carlos Darwin` en forma de moldes, pero sirven para hacer réplicas (copiar lo que ahora está en la playa) y analizar un montón de detalles que se utilizan para el estudio.




 El material sintético que se emplea se llama caucho siliconado, que es muy caro, pero por suerte ahora las técnicas requieren de poca cantidad que se combina con un respaldo de poliuretano y resina con fibra de vidrio que hace base resistente para después tomar copias. Todo conlleva a que necesitemos de buen tiempo, que no siempre se da. Se realiza una campaña de 10 días, en la cual se emplean algunos de ellos para tomar moldes. Pero cuando no se realizan, se llevan a cabo mediciones con GPS y teodolito para llevar hace un mapa del yacimiento. Y se toman muestras del sedimento para hacer diferentes estudios.
-- Las huellas quedan fantásticas.
-- Ahora tenemos un stock bastante importante de moldes, en el depósito del Museo. Y de aquí a fin de año vamos a realizar varias campañas para seguir acrecentándolo.
--Después de la obtención del Premio Rolex ¿hay otro horizonte en este tema tan importante?
-- Sí, por supuesto. Hay mucho reconocimiento de personas de diferentes medios y ámbitos. Y por otro lado, hay una mayor afluencia de gente que quiere conocer este patrimonio, que si bien es gratificante tiene un aspecto que requiere sumo cuidado. Ahora, no es aconsejable venir al lugar. Pero estamos logrando respaldos, por caso de la Secretaría de Turismo de la Nación que el pasado verano nos dio un subsidio, para contar con gente que las cuide. Hay interés de algunos legisladores que están impulsando un poco más rápido la ley de protección del yacimiento, aunque todavía necesitamos más compromiso de todos sus pares.






 Es impresionante la repercusión del premio, incluso en el extranjero. Nos llama la atención que tiene más eco allí, que en el país.
-- ¿No se tiene conciencia acerca de la joya que tiene la villa marítima de Pehuen Co?
-- Ello está cambiando en muchas personas, aunque todavía falta. Pienso que es un problema que se sintetiza en una palabra: educación. En la medida de que la gente se eduque tendrá más conciencia del valor de contar con un patrimonio natural importante.
-- Usted que es un poco la madre de dicho patrimonio, ¿cómo lo podría definir?
-- Es algo que no vamos a encontrar en otro continente que no sea en América y principalmente en América del Sur. Estas huellas representan a una comunidad de animales que vivió hace unos 12 mil años, en este continente. Y además toda esa comunidad y las rocas que las contienen nos están contando una historia de un clima diferente, de animales que no viven más y de no hace tanto tiempo. Nos están advirtiendo de extinciones, de cambio de clima que nos pueden ayudan a la proyección de nuestro futuro. Hay grandes cambios climáticos, pero quienes estudiamos a las rocas ya lo sabemos. Y a veces para proyectar un pueblo cerca del mar, un camino, debemos tener en cuenta esa historia. No es solamente información, es supervivencia conocer nuestro pasado.
--¿En qué lugar del yacimiento se está trabajando?
-- En este momento, los vientos destaparon un sector pequeño, a unos 2 mil metros de Pehuen Co. Hay carteles que indican el comienzo de la zona donde hay más cantidad de huellas. Allí se puede circular solamente con marea muy baja contra el mar. Y en casos excepcionales, por fuerza mayor, transitar con marea alta por arriba del médano. Hay una huella alternativa que se está haciendo por la gente que toma esa precaución.

Perezosos gigantes. --¿Qué animales vivieron en este sector?
-- Vivían algunos animales iguales a los actuales: guanacos, aves como los flamencos, zorros, pumas, y junto con ellos había otros, que ya no viven más, en general mamíferos, como el mastodonte que era un elefante gigante; perezosos gigantes (como los megaterios, de seis metros desde la punta de la cola a la nariz), osos, macrauquenias, entre otros.











 Lo interesante es que de esos animales que estaban juntos, algunos se extinguieron y sólo quedaron los huesos o las huellas.


 Otros aún viven actualmente como los guanacos y flamencos, y son semejantes a los que habitaron hace 12 mil años.
-- ¿Hay que echar a rodar la imaginación?
-- Hay que ser niño y tener mucha imaginación. Por ello con los niños se puede hablar muy bien y enseguida entienden el tema. Están muy motivados, una cuestión que la comprobamos en el Museo Darwin. Hay que ser justos y se están motivando muchos adultos. Por eso, en lugar de venir a Pehuen Co, donde se puede destruir y en algunos casos no ver nada, los invitamos al mencionado Museo.

Un privilegio, con cosas nuevas. --¿Es un privilegio ver estas huellas y trabajar sobre ellas?
-- Es una emoción. Realmente, cada vez que venimos encontramos cosas nuevas. Y, en esta ocasión, se hicieron moldes en una parte ínfima del yacimiento, de las huellas de un perezoso gigante, que es diferente al megaterio. En el verano que pasó se hallaron las marcas del pelaje en las huellas grandes de megaterio.







 Hay huellas solas aisladas o rastrilladas: un caminito dejado por un animal que fue circulando y que a veces desaparece. Aquí era un lugar donde se acumulaba agua dulce y en los bordes había barros. Entonces el animal caminaba desde un sitio seco hasta el agua. Para quede la impresión de sus patas dependía de como estaba el barro en el momento que circuló el animal.
--¿Cuál fue la mayor extensión de las huellas?
-- Hace unos años, 36 huellas seguidas de megaterio que tenían unos 90 centímetros cada una.
--¿Qué características tiene el terreno?
-- Es un lugar muy difícil para trabajar. Es como un barro arcilloso endurecido (limolita). Cuando se seca, se rompe y deshace. Este es otro de los inconvenientes para salvar el material original. Nosotros tratamos de salvaguardar las lajas sueltas y no romper la roca para guardarla. No queremos extraer nada más porque es muy difícil conservarlo.
-- Doctora, ¿se la nota muy entusiasmada?
-- Hay gente que es tan entusiasta como yo. Las personas que conocen del tema se fascinan. Los jóvenes, entre 19 y 27 años, que vienen a trabajar son de la Universidad Nacional del Sur y también hay gente del Museo de Bahía Blanca. E incluso nos dan una mano los alumnos de la Escuela de Pehuen Co.



Un lugar que asombra día a día

El sueño de tener un Parque Temático en la villa marítima de Pehuen Co

* Las magníficas huellas, que son admiradas en todo el mundo, encierran una parte de la historia.
* La historia hoy se sigue escribiendo y permite pensar en realizaciones para que las futuras generaciones sigan disfrutando.



















 La interesante posibilidad de llevar a cabo turismo cultural es otro tema que aflora sensiblemente de los labios de la doctora Teresa Manera de Bianco.


 La investigadora aclara que la idea está aún en borrador, aunque adelanta que se apuntaría a realizar una réplica artificial de las huellas, en el cual se respete el aspecto actual que tiene el principal centro turístico que tiene el distrito de Coronel Rosales.


 También dio a conocer toda su sapiencia a la hora de brindar consejos para proteger el increíble yacimiento que es un patrimonio de toda la humanidad.
--¿Se está pensando en la realización del Parque Temático de cara al futuro?
-- Es un proyecto que está aún en borrador. La intención sería hacer una réplica artificial, en Pehuen Co, de las huellas, de los animales, a tamaño natural, en un ambiente que respete el paisaje actual. Que incluya salas de interpretación a partir de las investigaciones que se realizan con la gente de la Universidad del Sur y de La Plata. Ello queda en el archivo de los trabajos de investigación.

Consejos para salvar el magnífico yacimiento








 La doctora Teresa Manera de Bianco dio a conocer recomendaciones para preservar el yacimiento en Pehuen Co.
* "Sería saludable que las personas con poder de decisión puedan promulgar rápido una ley de reserva para tener un respaldo y cuidar el lugar".
* "Para la reserva se necesitan guardaparques".
* "Parece contradictorio, pero al turista común le aconsejamos que no venga, sino que se informe en el Museo de Punta Alta y en el verano en la Sala `Florentino Ameghino` que está en Pehuen Co y que depende de dicho Museo".
* "En el verano pasado, desde la citada Sala, se hicieron visitadas guiadas. Por ello, es preferible que la gente no circule con vehículos. O en su defecto, si tiene que transitar que lo haga con la marea muy baja y contra el agua, o bien que concurra caminando, con los guías".
* "El turista bien informado no causó daños en la época estival pasada. Al contrario, tuvimos muchas satisfacciones con gente del interior del país o de países limítrofes".
* "Sin embargo, surgieron inconvenientes con algunos pescadores deportivos o artesanales. Ello quizás se deba a que hay como un mito de que aquí se pesca más. Se instalan entonces los campamentos entre los médanos, pero en la parte superior del yacimiento. Observamos tractores con lanchas sobre el lugar donde en el verano sacamos unos moldes muy lindos. Les pedimos que no hagan sus actividades en el sector que está ubicado entre los carteles".


66. Alumnos de Geología y del Museo de Ciencias de Bahía Blanca, junto a la doctora Manera, trabajan en la confección de un molde.
59. Area libre de arena para realizar los trabajos con huellas de un perezoso gigante.
12. Tarea cumplida. Los moldes terminados.
13. En una pausa para el almuerzo, la doctora Manera les brinda información paleontológica.
58. Un legado para el futuro.
20. Comenzando la importante tarea.
41. Acarreando agua para limpiar el sector de trabajo.
70. En plena preparación del caucho sintético.