Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Reactivarán la pesquisa por la masacre de La Payanca

LA PLATA (Télam) -- El gobernador Felipe Solá se comprometió ayer a reactivar la investigación del séxtuple crimen conocido como La masacre de La Payanca y a determinar si policías provinciales participaron en los crímenes todavía impunes, cometidos en 1992 en una estancia de General Villegas. Solá, acompañado por Eduardo Di Rocco, ministro de Justicia, les garantizó a familiares de las víctimas de la matanza, el apoyo gubernamental para llegar a los culpables, durante una reunión que se concretó ayer a la tarde en esa ciudad del noroeste provincial.


 LA PLATA (Télam) -- El gobernador Felipe Solá se comprometió ayer a reactivar la investigación del séxtuple crimen conocido como La masacre de La Payanca y a determinar si policías provinciales participaron en los crímenes todavía impunes, cometidos en 1992 en una estancia de General Villegas.


 Solá, acompañado por Eduardo Di Rocco, ministro de Justicia, les garantizó a familiares de las víctimas de la matanza, el apoyo gubernamental para llegar a los culpables, durante una reunión que se concretó ayer a la tarde en esa ciudad del noroeste provincial.


 "Ahora sí se comenzará a investigar seriamente la posibilidad de la participación policial como no se había hecho nunca, y tal vez trabajando con esta hipótesis se consigan resultados para la causa", dijo Laura Reid, hermana de Hugo Reid, una de las seis víctimas de la tragedia ocurrida en mayo de 1992, en la estancia La Payanca.


 Las pesquisas tendrían como uno de sus objetivos determinar si hubo algún tipo de relación con los asesinatos, de los efectivos que en esa época cumplían servicios en la comisaría de General Villegas, según anticiparon voceros gubernamentales.


 También apuntarían a revisar la actuación del jefe de la entonces Brigada de Investigaciones de La Matanza, comisario Mario "Chorizo" Rodríguez y su personal, que se trasladaron a General Villegas para encabezar la pesquisa durante unos 15 días.


 En esa época, Rodríguez fue denunciado en los juzgados penales de Trenque Lauquen por la comisión de torturas y tormentos contra las cuatro personas detenidas por el hecho, pero que después fueron liberadas por falta de pruebas.

La audiencia.




 Laura Reid, su madre Esther Luzuriaga y otros familiares, participaron en la reunión a la que también asistieron la vicegobernadora, Graciela Giannettasio, y el intendente local Gilberto Alegre, y que se realizó en dependencias de la municipalidad.


 Di Rocco confirmó la decisión de impulsar otras líneas de investigación para que el múltiple asesinato no quede impune y adelantó que se entrevistará con el juez de la causa, Roberto Rubio, de los tribunales de Trenque Lauquen, para ofrecerle el apoyo necesario.


 También el gobierno bonaerense pondrá a disposición de los familiares los servicios de un abogado, que se ocupará de seguir las distintas alternativas de la causa judicial.


 Los familiares temen que por los 12 años transcurridos, el múltiple asesinato quede impune y por eso plantearán la intervención de Solá y León Arslanian, ministro de Seguridad, en un intento de esclarecerlo y detener a los culpables.


 Los cadáveres de las seis víctimas fueron descubiertos por la policía el 8 de mayo de 1992 en el establecimiento rural La Payanca, ubicado en la localidad de Elordi, en General Villegas.


 En la cocina de la casa encontraron los cuerpos de María Esther Etcherritegui viuda de Gianolio, propietaria del campo, y el de su hijo José Luis; y en un galpón cercano a la vivienda el del linyera Francisco Luna.


 Al día siguiente fueron descubiertos, junto a una tranquera, en un lote de maíz, los cadáveres de los peones Javier Gallo y Hugo Reid, ambos de 22 años, y el de Alfonso Forte, de 49, concubino de Etcherritegui.


 Todos había recibido varios disparos y sus rostros estaban desfigurados por haber sido golpeados.


grisado


"Chorizo" Rodríguez. Transcurridos pocos meses de la masacre, el grupo operativo que trabajaba a las órdenes del comisario "Chorizo" Rodríguez, anunció el esclarecimiento del hecho al detener a cuatro personas. Poco después la justicia penal revocó los autos de prisión preventiva y los detenidos quedaron en libertad. Posteriormente comenzó a trabajar una comisión policial especial que, después más de dos años de labor, habría encontrado indicios de presunta participación policial en el crimen, pista que los familiares de las víctimas reclaman se continúe investigando.