"A veces se siente las ganas de jugar"

GUILLERMO OSCAR SANGUINETTI

"A veces se siente las ganas de jugar"

6/11/2004 | 09:00 | Con un perfil muy distinto al futbolista actual, Guillermo Oscar Sanguinetti, hoy ayudante de Gregorio Pérez en Olimpo, dejó una huella en el deporte más popular de nuestro país. Y lo hizo casi en silencio, y sin siquiera haber obtenido un título oficial. Este uruguayo que cruzó el charco hace 13 años ostenta el récord de presencias en la historia de Gimnasia y Esgrima de La Plata, club donde jugó 12 años ininterrumpidos y supo ganarse el respeto y admiración del ambiente.

"A veces se siente  las ganas de jugar"

"A veces se siente las ganas de jugar" . La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca


 Con un perfil muy distinto al futbolista actual, Guillermo Oscar Sanguinetti, hoy ayudante de Gregorio Pérez en Olimpo, dejó una huella en el deporte más popular de nuestro país. Y lo hizo casi en silencio, y sin siquiera haber obtenido un título oficial.


 Este uruguayo que cruzó el charco hace 13 años ostenta el récord de presencias en la historia de Gimnasia y Esgrima de La Plata, club donde jugó 12 años ininterrumpidos y supo ganarse el respeto y admiración del ambiente.


  Con el mate como aliado -no toma si no tiene la yerba uruguaya Canarias--, el "Topo" habló en un mano a mano de su carrera, su arribo a las filas aurinegras, el futuro y otros temas del mundo de la pelota.


 --¿Cómo llegás a Olimpo?


 --Cuando dejé de jugar al fútbol, a los dos meses me encontré con Gregorio Pérez y él me habló de la posibilidad de trabajar juntos. Acepté porque era lo que yo buscaba; tratar de seguir en el fútbol profesional y de hacer una base para luego ser técnico.


 "Además, estoy con alguien con quien ya trabajé como futbolista y quien me trajo a Gimnasia. Detrás de él, estoy aprendiendo muchas cosas y, a su vez, tengo la libertad para volcar mis experiencias que tuve como jugador".


 "Tuvimos posibilidades de dirigir en el exterior, pero no se cristalizaron y llegó la chance de Olimpo, club con el cual Gregorio siempre estuvo en conversaciones".


 "Y mirá las cosas que tiene el fútbol. Mi último gol en Primera se lo marqué a Olimpo en Bahía Blanca (NdR: victoria del 'Lobo, 3-2')".


 --¿Es cierto que le pediste a Gregorio Pérez que te de una oportunidad de doble "5", como terminaste jugando en Gimnasia?


 --Ja... No. Sin dudas que a veces, como uno está bien físicamente y sigue jugando con amigos, se siente las ganas de jugar, pero ya tengo la otra visión de estar del lado de afuera. Igualmente, cuando juego con mis amigos lo disfruto como cuando era chico.


 --¿Qué cambios experimentaste estando del otro lado?


 --Son situaciones diferentes. De afuera uno tiene una visión de las cosas, pero de adentro es otra. Y cuando te toca estar del lado del entrenador te acordás de las experiencias vividas y de por qué tal entrenador te lo decía.


 --¿Este es el primer trampolín para dirigir después a Gimnasia?


 --Cuando dejé de jugar al fútbol me quedé a vivir en La Plata y tuve ofrecimientos para dirigir las inferiores del club. Pero primero tengo que pensar en Olimpo y en hacer la base para poder dirigir el día de mañana en esa institución.


 --¿No soñás con dar la vuelta olímpica como entrenador de ese club?


 --Seguro. Por suerte mi huella quedó en la gente de Gimnasia y tuve la suerte de estar en la mejor década del club en su historia. Nos faltó un campeonato, más allá de que ganamos el Centenario. Y ojalá que lo pueda lograr como entrenador.

El choque ante Estudiantes






 "Como jugador, los clásicos eran especiales y, de hecho, no falté nunca. Además, tuve la suerte de ganar muchos. Era partidos diferentes, pero yo tenía la camiseta de Gimnasia. Hoy estoy en Olimpo y es totalmente distinto. Nosotros necesitamos ganar por el tema del descenso, pero no porque el rival sea Estudiantes", reconoció.


 --Habrá un clima especial...


 --Allá hay mucha efervescencia con la campaña de Estudiantes. Seguramente, la cancha estará colmada, pero nosotros tenemos que pensar en hacer nuestro juego.


 --¿Cómo encontraron al plantel aurinegro?


 --Caído anímicamente. Más allá de las condiciones futbolísticas de cada jugador, hay que ser fuertes de la cabeza. El jugador no puede bajar los brazos. Y esperamos que podamos revertir eso.


El retiro







 "Es una decisión difícil de tomar, pero cuando es pensada y meditada es porque uno está seguro de lo que va a hacer. Con mis 19 años en el fútbol he visto a muchos compañeros que dejaron en la forma menos deseada; por eso me satisface que yo lo haya hecho cuando quise, jugando de titular y tras una Copa Libertadores.


 "También es cierto que sabía que en la parte futbolística que podía seguir dando más, pero ya tenía la idea de apuntarle a la dirección técnico. Y eso me ayudó mucho a tomar la decisión".


 --¿Hubo algún click?


 --Las cosas van sucediendo. Estuve 12 años en un club, y creo que soy uno de los pocos jugadores de la década que jugó tantos partido en una misma institución. Siempre supe que por ser uno de los más grandes, y el capitán, tenés que ser el referente de los distintos equipos y pelear cosas para el plantel; y todo eso hace que se desgaste la relación con el dirigente.


 "Además, como futbolista siempre me puse metas y cuando ví que no podían ser alcanzadas sentí que era el momento de dejar. Quería jugar la Copa Libertadores (NdR: 2003), pero mucho jugadores que habíamos logrado esa clasificación no la pudieron jugar porque se desmanteló el plantel y al año siguiente se empezó a sufrir con el tema del descenso. Y consideré que era el momento para retirarme".


 --¿Qué te dio y que te quitó el fútbol?


 --A la profesión le tengo que agradecer que me dio los amigos, algo que me va a quedar de por vida, incluso más allá de los logros deportivos. Y me quitó tiempo para estar con mi familia y no poder compartir pequeñas cosas, que a veces parecen insignificantes, con mis hijos.

Los 12 años en El Lobo






 --¿Por qué nunca emigraste de Gimnasia?


 --Tuve posibilidades de irme a clubes grandes, pero no se cristalizaron. Incluso, también surgieron algunas oportunidades para jugar en otros clubes como Gimnasia, pero en esa institución yo tenía todo, no me faltaba nada y contaba con el apoyo de la gente, que es lo más importante".


 --¿Y nunca te sedujo tener uno?


 --No. Y eso que empezaron a surgir a fines de los '80. Cuando recién empezaba, mi padre arreglaba los contratos, yo lo acompañaba a las reuniones y me di cuenta que lo podía hacer tranquilamente. Igualmente, hoy la realidad indica que los empresarios son lo que manejan las transferencias.

El fútbol actual y los medios






 --¿El fútbol se emparejó para abajo?


 --No creo que sea así. Hoy la televisión de acerca muchas cosas que antes no había y cualquier equipo tiene los videos de los rivales, a los que los puede analizar con lujo de detalles.


 "Muchos dicen que el fútbol se emparejó para abajo porque los equipos más fuertes y los que más venden no están arriba. Y de hecho, trasladándolo al campeonato nuestro, hoy no estarían hablando de eso si arriba estuvieran Boca o River".


 --Ya que hablaste de la prensa. ¿Qué opinión tenés de los medios argentinos?


 --Cambió mucho desde que llegué a La Plata. Antes había un diario, una radio o un canal, pero ahora hay programas por todos lados. Y, a veces, para llenar espacios se hablan cosas que le hacen mal al jugador. Se buscan cosas en dónde nos las hay. La prensa cambió mucho, como también cambió el futbolista.


 --¿Lo decís porque el jugador es mucho más mediático?


 --El futbolista muchas veces se apresta al juego para llamar la atención y encontrar la cámara, como en los festejos de los goles. No hay nada más lindo que gritar un gol y llenarse la boca de gol, pero hoy en día está todo muy armado, no es espontáneo. Y no se dan cuenta que es para la cámara y no para ellos.


 --¿Y vos eras de fijarte en las críticas?


 --A todos los jugadores de fútbol les gusta mirar el diario y el que te dice que no los lee te está mintiendo. Después, que le des importancia o no es otra cosa. En mi caso, una vez que terminaba el partido analizaba si había jugado bien o mal. A veces compartía y en otra no lo que decían los periodistas, pero nunca le di más que esa importancia.


PARA GRISADOS

Elogios para el "Pala"









 "Cuando estuve en La Plata después de la derrota 4-0 ante Banfield, me enteré que Palacio era hincha de Gimnasia. Pero más allá de eso, lo vi jugar, y me tocó sufrirlo cuando lo enfrentamos con Olimpo. Es un jugador muy interesante", sostuvo Guillermo con respecto a Rodrigo Palacio.


 "¿Si se parece al `Mellizo' Guillermo Barros Schelotto? Tiene algunas cosas, pero todos los jugadores tiene algo diferente. Yo lo veo encarador, potente y que tiene el arco entre ceja y ceja".

Un partido, un logro






 Sanguinetti apenas pudo disputar un cotejo de la Copa Centenario que ganó Gimnasia. Fue en la final ante River (casualmente el único cotejo de Perfumo como entrenador del "Lobo" en ese torneo).


 "Como jugué la Copa América de Ecuador y las eliminatorias con Uruguay no pude jugar los partidos previos. Pero sí estuve en el cotejo clave".

Los datos de Guillermo

-- Nombre: Guillermo Oscar Sanguinetti.
-- Nacimiento: Montevideo (Uruguay), el 21 de junio de 1966.
-- Trayectoria: Nacional (1984-1995), Central Español (1986), Wanderers (187-1988), Sudamérica (1989), Racing de Montevideo (1990-1991), Gimnasia (1991-2003). También disputó 20 partidos oficiales con la selección uruguaya (1 gol) entre 1991-1997.
-- Los números en Argentina: En Gimnasia disputó 383 partido en los torneos de la AFA, 6 en la Copa Libertadores (2003) y 4 en la Copa Sudamericana (2002). Goles: 30.












Mustang Cloud - CMS para portales de noticias