¿Se cae la expropiación de Vicentin?

Desde CRA dicen que “no están confundidos, sino despiertos, alertas y unidos”

22/6/2020 | 06:30 |

El presidente Fernández había definido al banderazo de este sábado: "Es gente que está confundida".

Fernández y el interventor Delgado se reunieron ayer, el día después de las manifestaciones. / Foto: Twitter Gabriel Delgado

   La primera lectura del presidente de la Nación, Alberto Fernández, sobre las manifestaciones de este sábado en gran parte del país por la intervención del Gobierno nacional en la empresa cerealera Vicentin (“Es gente que está confundida”), provocó la reacción de Confederaciones Rurales Argentinas.

   “No estamos confundidos Sr. Presidente; estamos despiertos, alertas y unidos. Seguiremos sosteniendo la verdad de los hechos incontrastables y la Constitución Nacional porque, ambas, se abren camino solas”, se aseguró desde la entidad que preside Jorge Chemes.

   “Tampoco somos tontos. Distinguimos cuando una mentira es empujada con distintos argumentos cambiantes; distinguimos cuando una intervención es igual a la otra, sólo que presentada de forma distinta y también cuando un lobo se disfraza de cordero”, se insistió.

   “En el campo, siempre se dice que la verdad se abre paso sola y que a la mentira hay que empujarla. Mucho de ese dicho popular lo estamos viendo en estos días, en el proceso de concurso de la empresa Vicentin”, se agregó.

   Este viernes, el juez de Reconquista, Fabián Lorenzini, a cargo del concurso de acreedores, restituyó a los directivos de la compañía a sus funciones y dispuso la figura de veedores a los funcionarios designados por el jefe del Estado, entre ellos al titular, el suarense Gabriel Delgado.

   El magistrado consideró como improcedentes los cuestionamientos a la constitucionalidad del decreto 522/2020, que salió publicado en el Boletín Oficial, por la intervención de la empresa cerealera de Avellaneda, en la provincia de Santa Fe.

Fabián Lorenzini, juez de Reconquista.

   Justamente, en la tarde de ayer Delgado estuvo reunido con el presidente Fernández y, a la salida, tuiteó sus impresiones.

   “Analizamos la situación de Vicentin, repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos”, indicó.

   “El propósito del Gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar”, concluyó el interventor designado por decreto.

   “Se empezó a empujar la mentira en la conferencia de prensa —prosiguió CRA— en donde el Ejecutivo dispuso la intervención. Allí se habló, sin sonroja, de defender la soberanía alimentaria. Se nota que alguien avisó que la soberanía alimentaria era otra cosa, porque ese argumento ha desaparecido”.

“Distinguimos cuando se intenta llevar la Justicia a los empujones y cuando la propiedad privada se pretende anular por decreto", se indicó.

   También se dijo que, recurrentemente, el presidente Fernández habla de una empresa en quiebra. “Cuesta creer que un profesional del derecho, un profesor universitario, no distinga entre una empresa concursada y una empresa quebrada”.

   Por otro se indicó que Fernández ha sostenido que se requiere una empresa testigo, “como si no hubiese suficientes pujando en el mercado de cereales. Tantas declaraciones, en tan pocos días y tan cambiantes argumentos muestran que la idea hay que empujarla; un rato con un argumento, otro rato con otro”.

   Asimismo, que el presidente no explicó por qué el PE pretendió anular al juez del concurso y por qué, luego del fallo que repuso al directorio, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, por medio de la IGJ provincial, se presenta enarbolando una supuesta propuesta superadora, que termina legitimando a dos de los interventores designados por la Nación y a un tercero provincial.

Omar Perotti, gobernador de Santa Fe.

   “Eso no es un plan; es legitimar la intervención ingresando por el camino del concurso, un plan donde todos sabemos que es otra cosa. Quizás lo tengan, pero no convenga hacerlo público”, se admitió.

   “El Sr. presidente ha presionado al juez del concurso al manifestar: ‘Si el juez no nos hace lugar al planteo, no nos queda otra cosa que la expropiación’. Esta es la prueba cabal de lo que se denomina una forma de presión, un intento no disimulado de adelantar la consecuencias. Si no hace lo que se le pide, entonces expropio, me quedo con todo y no me importa lo que la justicia diga. En el estado de derecho, las resoluciones judiciales se recurren, no se pechan” se aseguró.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias