Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Siguen una pista en Córdoba por una estafa bajo el nombre de Mercado Libre

Un representante trucho de la plataforma digital de compra y venta engañó a un jubilado bahiense y lo despojó de casi 300 mil pesos, que se transfirieron a la cuenta de una mujer.

El ardid del estafador fue la supuesta compra de un celular por parte de la víctima.

   Los investigadores de una presunta estafa contra un jubilado de nuestra ciudad, a manos de un falso representante de Mercado Libre, siguen la pista de que los casi 300 mil pesos sustraídos se transfirieron a una cuenta del Banco Macro, en Córdoba, a nombre de “María Amalia Rodrigues”.
   En el marco de la causa, la fiscalía bahiense libró oficios a las compañías “involucradas” en el hecho como el mencionado portal de comercio electrónico, entidades bancarias y al menos una empresa de telefonía móvil.
   Ahora el fiscal Rodolfo de Lucia, titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N° 20 local, que investiga delitos consumados a través de medios tecnológicos, espera los informes correspondientes para “avanzar en la investigación”.
   Según De Lucia, el caso denunciado por Jorge Mazza sería el primero o uno de los primeros cometidos en el Departamento Judicial Bahía Blanca, bajo la modalidad de simular ser un agente de la plataforma de compra y venta por Internet.
   “Es una causa bastante particular y no tenemos otras con esta modalidad concreta. Estoy esperando respuesta de las empresas para continuar con la investigación e intentar determinar qué sucedió”, explicó el representante del Ministerio Público Fiscal.
   Con la excusa de la aparente compra de un teléfono celular por parte de la víctima, los estafadores indujeron al hombre de 75 años a realizar una operación en un cajero automático del Banco Nación, maniobra por medio de la cual vaciaron la cuenta de Mazza.


   Los delincuentes se apoderaron de “276.000 pesos” que el denunciante tenía en su caja de ahorro.
   “Vi en mi celular varios WhatsApp de un número desconocido, con el logo de ML. Me decían que necesitaban comunicarse conmigo porque habían detectado la compra de un celular por 104.999 pesos. Le respondí que no había comprado nada y que, si quería, me llamara. Me pareció raro, pero en ese momento no estaba con todas las luces”, relató Mazza.

Estado de “confusión”


   El jubilado está convencido de que cayó en el engaño por su estado de “confusión” al momento del incidente, generado al parecer por el consumo previo de un medicamento para la vista.
   “Enseguida me llamó por teléfono un hombre muy educado, con lenguaje técnico y tono suave al hablar, que sabía mis datos personales. Me dijo que tenían retenido el producto por sospechas”, precisó el entrevistado.
   “Siguió hablándome y, de repente, me percaté de que estaba en el cajero automático del Banco Nación de Don Bosco al 1100, donde me dijo que ingresara en mi cuenta colocando mi clave, y me indicaba los pasos a seguir para supuestamente cancelar la compra”, agregó.
   “Me pidió que introdujera unos números que me dictó; en la pantalla había un rectángulo que no tenía ninguna leyenda. Mientras él me iba guiando, escuché a una mujer insultarme desde afuera porque había un solo cajero en funcionamiento y en ese momento reaccioné.


   “Le dije 'me acaban de afanar', apagué el teléfono y saqué la tarjeta. No soy ningún caído del catre, pero me caí del catre”, continuó diciendo la fuente consultada.
   De inmediato Mazza comenzó a llorar frente a otras personas que lo asistieron, y desde entonces se lamenta por no haber detectado el artilugio a tiempo.
   “No me di cuenta porque estaba atontado y adormecido por la medicación. Si hubiese estado bien, no me hubiera pasado esto. Me robaron todos mis ahorros”, aseguró.
   Una de las hijas del hombre estableció luego el destino del dinero hurtado y la identidad de la titular de esa cuenta.
   “Mientras hablaba conmigo, me mandó un logo 'oficial' del área de Seguridad de ML y abajo el número de teléfono; de eso sí desconfié. Ahora vivo inseguro y di de baja todas mis tarjetas”, reconoció.
   El llamante se dio a conocer como “Emiliano González” y la comunicación, que se entabló desde un número con prefijo de Capital Federal, duró aproximadamente una hora.
   El o los estafadores, al parecer, también hackearon previamente la cuenta de Mazza en Mercado Libre, que no utilizaba desde enero.

   Al otro día de la comisión del delito, desconocidos intentaron estafar a una vecina del hombre por medio del mismo artilugio.

   "Ella me llamó, me preguntó cómo había sido la maniobra y me comentó que también la había contactado un hombre diciendo que era de ML, pero desde un número con característica de Bahía", expresó.

   "Fue con el marido a hacer la denuncia, pero en la comisaría le dijeron que como no respondió (los mensajes de WhatsApp), no hay delito", confirmó el vocero.

 

Lo llamó otra vez

 

Comisaría. Cuando la víctima se disponía a radicar la denuncia en la comisaría Quinta, al día siguiente del hecho ocurrido a mediados de este mes, recibió un nuevo llamado por parte del farsante.

Altavoz. “Mi hija lo puso en altavoz y me dijo 'Jorge, lo estoy esperando, tenemos que cerrar la otra cuenta'", explicó.

Policía. El subcomisario se sumó a la charla y le dijo 'ya te tenemos enganchado, sabemos dónde estás, este teléfono es falso, vos te llamás así y te vamos a ir a buscar. Hace dos meses fuimos a buscar a dos de Córdoba como vos', y el estafador cortó la comunicación”, dijo.

 

Incondicionales. "Los vecinos de mi barrio tenemos un WhatsApp de S.O.S en el que los alerté sobre lo que me ocurrió. Cuando volví de la comisaría, todos ellos estaban afuera de mi casa ofreciéndome plata y me puse a llorar", finalizó Mazza.