Ingreso irregular de extranjeras

Trata: dentro de un mes juzgarán al “ironman de Punta Alta”

19/9/2020 | 06:30 |

Extraditado en agosto desde Miami, Guido Natale será sometido a debate por vía remota. No se había presentado al juicio en 2018.

 

Su extradición desde Miami se produjo a fines de agosto.

   El Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOCF) de esta ciudad juzgará el próximo mes a un triatleta puntaltense detenido en mayo en Estados Unidos, luego de estar prófugo durante dos años cuando no se presentó a un juicio por infracción a la ley de Migraciones (25.871).

   El debate a distancia durante el que se analizará la conducta de Guido Santos Natale, de poco más de 60 años, se llevará a cabo el 20 de octubre, mediante la modalidad de videoconferencia.

   Una fuente tribunalicia informó que todavía corre el plazo para que la defensa del justiciable plantee la posibilidad de realizar un juicio abreviado.

   El juicio oral original, que estaba programado para el jueves 20 de septiembre de 2018, debió suspenderse a causa de la inasistencia del denominado "ironman de Punta Alta" a la sede de Chiclana 402, a pesar de que había sido notificado más de un mes antes.

   El TOCF ordenó la captura internacional del procesado, a quien se lo detuvo el 19 de mayo pasado en Miami, luego la justicia lo extraditó a la Argentina y actualmente permanece arrestado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a la espera de su enjuiciamiento virtual.

   La investigación, a cargo de la división Trata de Personas de la Policía Federal Argentina, permitió establecer que Guido Natale primero fugó a Uruguay, con una identidad falsa, y después escapó a los Estados Unidos con su verdadera documentación, porque hasta ese momento no tenía ningún impedimento.

   “La comunicación inmediata del Departamento Interpol de la Federal permitió que el Departamento de Seguridad Nacional norteamericano lograra detener al prófugo, en la ciudad de Miami, y deportarlo a nuestro país mediante un vuelo chárter que arribó ayer (por el 25 de agosto) al Aeropuerto Internacional de Ezeiza”, se había informado en un comunicado de la Policía Federal.

   “Fue cuando se cerraron los aeropuertos (a raíz de la pandemia) y (al imputado) se le venció la visa. Aprovecharon ese momento para emitir el alerta rojo y lo atraparon”, explicó un investigador del caso.

Condenado en 2016

   En 2016 el TOCF bahiense, integrado en ese tiempo por los jueces Juan Leopoldo Velázquez, Beatriz Torterola y Raúl Fernández Orozco, condenó a Natale a cumplir la pena de 4 años de prisión por facilitar la estadía en nuestro país de una veintena de mujeres paraguayas en condición irregular, y explotar económicamente la prostitución de ellas.

   Sin embargo, el acusado no purgó la condena privado de su libertad porque el fallo no estaba firme.

   Los magistrados consideraron acreditado que, con anterioridad al 28 de septiembre de 2006, en el domicilio de Colón 283, en Punta Alta, “facilitó la permanencia de 22 mujeres de nacionalidad paraguaya en situación migratoria irregular, explotando el ejercicio de la prostitución en el local comercial de su titularidad”.

   El accionar ilegal de Natale, según indicó el fallo condenatorio, tuvo como finalidad “obtener un porcentaje de las ganancias por la venta de copas y el comercio sexual por ellas ejercido, haciendo de ello una actividad continua y habitual”.

   Los doctores Velázquez, Torterola y Fernández Orozco valoraron como prueba declaraciones de las víctimas, los policías que realizaron investigaciones encubiertas y de los efectivos que llevaron adelante el procedimiento en el comercio.

Se declaraba inocente 

   A través de la plataforma de la organización Change.org, hace 3 años, Natale declaraba su inocencia.

   En el caso de la condena, aseguraba que las personas extranjeras tenían la visa vencida pero el documento en regla y la libreta sanitaria habilitada a trabajar por un año.

   Consideraba injusta su situación porque, para el mismo tiempo, el mismo tribunal que lo sentenciaba había dejado en libertad a un presunto narco que lo habían encontrado "con dos granadas de mano, un kilo de cocaína" y que se había tiroteado con la policía, según su relato.

   "Yo trabajo, tengo 2 hijos y los llevo lo mejor posible ya que su madre los abandono hace ya 6 años y aprendí a ser papá y mamá. Vivo con temor y con verguenza ante mis hijos", relataba.

   "Me dicen que mi nombre hace ruido y taparía a los que roban y venden drogas. Me han tratado de proxeneta y otros nombres más públicamente. Ya no sé como sobrevivir", agregaba en medio del pedido para que "alguien me escuche".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias