​​​​​Escenario político: Kicillof y Gay definieron cómo seguirá la situación en Bahía

18/9/2020 | 06:30 |

El gobernador dialogó por zoom con varios intendentes y trazó un panorama para el futuro inmediato. Hoy habrá una conferencia de prensa del jefe comunal con directores de hospitales. ¿Se hablará de colapso?

El intendente habló con el gobernador. (Foto: Prensa Municipio)

Maximiliano Allica / mallica@lanueva.com

   Hace falta retrotraerse a marzo y recordar las imágenes de colapso en los hospitales europeos para volver a sentir aquella sensación de que Argentina no estaba preparada para afrontar la pandemia.

   El encierro inicial y una fuerte inversión en el sistema sanitario permitieron contener el problema hasta ahora, aunque desde hace varios días asoman nubarrones que, según algunos pronósticos, van a terminar en tempestades.

   El complejo hospitalario argentino en general y el bahiense en particular, afirman sus propios integrantes, no está preparado para una sobredemanda como la que podría ocurrir en caso de que la curva de contagios siga progresando y la necesidad de camas se acentúe.

   Esa es la idea que se transmite hoy desde la comunidad médica y que se ratificará en una conferencia de prensa del intendente Héctor Gay con directores de hospitales a las 8.30 de esta mañana.

   Los directivos médicos y la cúpula municipal acordaron dar un mensaje sobre la delicada situación de los sanatorios públicos y privados. Uno más, pero con los principales actores sentados en la misma mesa, después de una semana de idas y venidas: ninguno niega el difícil presente, no todos creen que la eventual explosión esté en el próximo casillero.

   En esa puja se definió un documento conjunto para homogeneizar el discurso. La palabra "colapso" no estaría incluida para describir el estado de situación al día de hoy.

   Unas horas antes, el gobernador Axel Kicillof mantuvo una conversación con varios intendentes, incluido Gay, donde adelantó cuáles eran sus ideas para la nueva etapa de la cuarentena, que formalmente empezará el lunes. 

   De acuerdo con varias fuentes consultadas por La Nueva., el mandatario bonaerense apunta a descomprimir algunas actividades que continúan limitadas en el Conurbano, en especial la construcción privada, y proyecta mantener sin cambios los esquemas que rigen en regiones como la nuestra.

   Hasta el momento Kicillof fue uno de los dirigentes más férreos, en términos de sostener el aislamiento. Sin embargo, aun con el avance de las curvas, no está en su mente endurecer. 

   La explicación oficial es que la tendencia en el AMBA es al amesetamiento, aun en niveles altos de contagios, pero amesetamiento al fin. Por lo tanto, se puede pensar en un futuro cercano de mayores flexibilizaciones.

   La explicación "blue" es que no hay manera de encerrar otra vez a la población, porque ya no existe voluntad de la sociedad para eso. Eso vale tanto para el Conurbano como para el interior. En la comuna bahiense comparten la idea. Además, se requeriría del auxilio de la Policía para controlar las calles y no parece el mejor momento para una fuerza golpeada, con internas desatadas y mandos discutidos.

   Con todo, en la Provincia hubo un fuerte avance del coronavirus comparando julio con agosto y lo que va de septiembre. El gráfico lo demuestra.

 

   En el zoom de gobernador e intendentes se ejemplificó con Mar del Plata. En julio, mirando la cantidad de positivos cada 100 mil habitantes, estaba en igualdad de condiciones con Bahía Blanca.

   Luego esa ciudad empeoró y a fines de agosto se bajó de fase 4 a 3, pero los casos diarios siguieron aumentando de 200 en promedio a casi 400. Conclusión parcial, como todo en pandemia: para machacar la curva hacia abajo hace falta aislamiento duro o un nivel de responsabilidad individual altísimo. Las decisiones a medias no parecen tener efecto.

   En la videoconferencia también sobrevoló la palabra colapso. El ministro de Salud, Daniel Gollán, prefirió el concepto del momento: estrés del sistema sí, colapso no. Al menos por ahora.

   Además se tocó otro punto delicado, los contagios y aislamientos del recurso humano. Esta es hoy una preocupación centralísima. Nuestra ciudad tuvo muchas bajas de médicos, enfermeras, técnicos y demás. Así y todo, el distrito se encuentra levemente por debajo de la media provincial.

   Hay algunos datos locales muy importantes, al observar los partes del Municipio. En los últimos tres días los casos confirmados en Bahía estuvieron por encima de los 100 y el promedio diario de la semana trepó a 95. No obstante, los cuadros muestran un leve declive de la ocupación de camas durante la última semana completa, en especial en las unidades de terapia intensiva (UTI).

   Ayer temprano esos números mostraban un 49,4% de camas totales ocupadas, un 54,6% de las camas de clínica Covid y un 53,1% de UTI Covid. Diferentes voces entre los planteles médicos vienen cuestionando la veracidad de esos porcentajes y sostienen que son superiores. No estaría mal un cotejo público de datos para que quede en claro cuál es la verdadera situación, si realmente es distinta a los datos municipales. En definitiva todas las decisiones relevantes, para la sociedad en su conjunto, se van a tomar en función de la capacidad de respuesta del sistema sanitario.

   El inminente fin del invierno es una buena noticia. En muchos países la ola de contagios se empezó a mover hacia abajo con la llegada de los días cálidos, aunque también aprendieron que las altas temperaturas no matan al virus y puede haber rebrotes. No obstante, en general fueron de menor magnitud que los contagios padecidos en época invernal.

   ¿Qué pasará en Bahía Blanca, entonces? Por lo pronto este fin de semana de primavera se intensificarán las campañas de concientización en los parques y paseos públicos, que estallan de gente los días agradables. 

   El principio rector, tras el diálogo del intendente con el gobernador, sigue siendo apelar a la responsabilidad individual y no cerrar actividades, aunque tampoco habilitar nuevas.

   Una buena pregunta es qué nivel de conciencia tienen los bahienses respecto de la situación sanitaria denunciada por los profesionales de la salud. Y cuánta voluntad de colaboración existe. Expresiones públicas sobre el temor de saturación en los sanatorios públicos y privados abundaron en todos los medios y nadie puede decir que no leyó o escuchó.

   Las miradas estarán puestas este fin de semana en los habituales centros de aglomeración, como el Paseo de las Esculturas, el Parque de Mayo y la Carrindanga. Si bien la Municipalidad dispuso algunas medidas como el cierre del tránsito vehicular y la presencia de equipos de concientización, la decisión final sobre cómo cuidarse la toma cada uno.

   En los últimos tiempos se vio que un número importante de bahienses, cada vez más creciente, prefiere salir y arriesgar antes que guardarse. Tiene su lógica, el aislamiento es antinatural y la cuarentena cansa. Pero nunca antes se habían escuchado tantos pedidos de los médicos, casi súplicas, para quedarse en casa o al menos distanciarse. 

   La respuesta de la población a esos ruegos quedará a la vista de todos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias