Bahía Blanca | Sabado, 18 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 18 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 18 de mayo

Norambuena podría afrontar una pena de entre 10 y 20 años de cárcel

La fiscal Marina Lara se refirió a la sanción que podría recibir el imputado en caso de ser hallado culpable. En diciembre se desarrollarán las audiencias.

Fotos: Archivo LN.

Una pena importante podría recibir Gerardo Oscar Norambuena en caso de ser hallado culpable de los delitos que le imputa la fiscalía por violar la prohibición de acercamiento a una expareja, ocasionar daños, atentar contra un testigo del caso y tomar de rehén a su padre.

Así lo indicó la fiscal de la UFIJ Nº 7, Marina Lara, de cara al debate oral que el Tribunal en lo Criminal Nº 3 fijó del 9 al 11 de diciembre venidero.

“Son varios los delitos y aproximadamente la pena que le podría corresponder oscilaría entre los 10 y 20 años de prisión”.

“Previamente va a haber una audiencia en la que va a declarar el padre del imputado atento a su edad avanzada, por eso se decidió que lo haga ante el Tribunal constituido y las partes”, comentó también la representante del Ministerio Público en declaraciones al programa Panorama de LU2.

Sobre la determinación de desarrollar el juicio a lo largo de tres jornadas, indicó que esto tiene relación con la cantidad de hechos que se deben analizar.

El acusado fue detenido cuando el pasado 2 de septiembre, tras violar la prohibición de acercamiento que había decretado la Justicia, al hacerse presente en el domicilio de su expareja en Bahía Blanca y ocasionar una rotura intencional en el portero eléctrico del departamento de la mujer.

Luego de ello, inició fuego de manera intencional en una vivienda ubicada en 14 de julio al 5.000, arrojando un bidón con combustible que provocó que se quemara un vehículo Renault Megane y una motocicleta marca Honda que estaban estacionados en el sector del garaje.

Al ser identificado por los investigadores, se solicitó al Juzgado de Garantías N° 4 una orden de allanamiento, secuestro y detención en el domicilio de Castelli al 2.200, donde Norambuena encerró a su padre en uno de los dormitorios a la vez que lo amenazaba con un cuchillo y le refería al personal policial que se retirara, hasta que finalmente depuso su actitud y fue detenido.

Acerca del imputado, Lara consideró que “se ve un patrón de violencia en cuanto a las conductas que ha desarrollado, al punto que se incrementaron exponencialmente, empezando con pequeños actos de violencia doméstica hasta terminar incendiando una casa o poniéndole un cuchillo a su propio padre en la garganta”

“Es una persona peligrosa y a mi entender el juez actuó bien en disponer la detención antes del juicio, porque había peligro que siguiera atentando contra la vida de la propia mujer y de los testigos de la causa”.

Lara agregó que incluso desde el interior de la cárcel “siguió con los hostigamientos hacia la mujer enviándole amenazas a través de su celular, por eso se pidió que se lo retiren”.