Bahía Blanca | Domingo, 19 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 19 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 19 de mayo

Inflación en dólares: de la Argentina regalada a la Argentina inalcanzable

Los precios en moneda dura se siguen actualizando mucho pese a la decreciente inflación. 

La foto de autos con turistas chilenos, paraguayos y uruguayos cruzando la frontera para vaciar las góndolas de los supermercados argentinos ya no sale en ningún diario ni sitio web por una única razón: un dólar que viaja a una velocidad menor a los precios ya no lo justifica, todo un síntoma de que Argentina se está encareciendo en dólares.

Así aunque la inflación se desacelera, avanza más rápido con respecto al dólar oficial, ya que entre diciembre de 2023 y el mes pasado subió un 51,6 por ciento, frente a un tipo de cambio oficial (pesos por dólar), que se incrementó apenas por encima del 6,5% en el mismo período, según datos públicos.

Si te toma el dólar “libre” (el Contado Con Liquidación o CCL, sobre el cual todavía hay algunas restricciones), subió casi el doble con relación al oficial, pero todavía lejos de los precios internos.

Esto se traduce en precios nacionales que en moneda dura y para algunos alimentos básicos no están tan alejados de los que pueden encontrarse en el extranjero y hasta pueden ser mayores, aun con un peso nominalmente más devaluado frente a las monedas de los vecinos.

Tal situación se resume en el cuadro de abajo. El mismo toma precios promedio de alimentos relevados mensualmente por el CREEBBA en la ciudad y en Chile. Estos últimos fueron obtenidos de la base de datos pública del INE, el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile. Para ambos casos se utilizaron las cotizaciones del dólar en cada país y para el caso argentino, se considera, además, la del CCL.

Así, algunos infaltables de la canasta alimentaria (como el pan de mesa), valen entre 3,21 y 2,59 dólares en la Argentina, mientras que, del otro lado de la frontera, se consigue por U$S 1,95.

Salvo excepciones, como la papa, carnes vacuna y aviar y el té (valuados al cambio oficial), el resto de los productos alimenticios es más bajo en Chile, aunque, como se ve en el cuadro, pueden existir variaciones de acuerdo a si se utiliza el dólar oficial o el financiero.

Más caros

En mayo de 2023, los noticieros y los portales web daban cuenta del ingreso masivo de ciudadanos uruguayos, paraguayos y chilenos a los supermercados de nuestro país para comprar alimentos, artículos de limpieza y cargar nafta. La Argentina estaba “regalada” en dólares, de modo que los extranjeros, billete verde en mano, llenaban las bauleras de los autos con esos productos. Recibían una cotización más cercaba al CCL que el oficial, lo que les permitía hacer rendir todavía más su dinero.

Pero a menos de un año, ya nadie viene y la razón es muy simple: sea que se mida a dólar oficial o CCL, las diferencias de precios se fueron achicando y los bienes que en mayo del año pasado eran baratos y asequibles para los extranjeros, dejaron de serlo.

Y eso obedece a que el promedio de los bienes y servicios minoristas de nuestra economía, de mayo de 2023 a marzo de 2024, subió por encima o a casi a la misma velocidad del dólar. Esta diferencia de velocidades dependerá, otra vez, de si se toma el dólar oficial o CCL, ya que, mientras el primero se incrementó un 260,61% entre mayo de 2023 y marzo del corriente, el financiero subió 128,57% en el mismo período. La inflación acumulada fue 232% en ese lapso, de acuerdo con el INDEC.

Los gráficos que se adjuntan abajo, que toman precios en dólares oficiales y CCL para los meses mayo de 2023 y marzo de 2024 de algunos alimentos básicos como pan, aceite, té, arroz, harina entre otros, es una prueba mínima de este encarecimiento paulatino de la economía nacional en dólares, lo que se traduce en menos competitividad para las empresas del país.

“¿Qué hace una empresa a la que le suben los costos y se le desplomaron las ventas y no tiene salida exportadora por la pérdida de competitividad? Ahí tenés un gran problema”, se preguntó el martes la economista Marina Dal Poggeto en el programa radial de María O’Donnell.

Precisamente, este encarecimiento es lo que llevó a varios analistas (algunos hasta con afinidad ideológica con el presidente) a pedir que se recalibre el plan económico, ya que, de lo contrario, se corren serios riesgos en materia de inflación. Uno de ellos fue Domingo Cavallo, quien en su blog advirtió sobre los problemas que conlleva esta política de dólar casi planchado.