Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

El papel del trading de acciones en la red

Hoy en día es sencillo acceder al mercado de acciones y es posible hacerlo, por supuesto, sin salir de casa.

Durante mucho tiempo, la mayoría de las personas han asociado el trading con la clásica imagen de la bolsa que nos ofrecía el cine, un lugar abarrotado de gente trajeada, gritando y con grandes pantallas mostrando gráficos. No obstante, el mundo actual ha cambiado muchos aspectos financieros y las nuevas tecnologías, como internet, han democratizado todo el sector. Así, hoy en día es sencillo acceder al mercado de acciones y es posible hacerlo, por supuesto, sin salir de casa. De este modo, no es de extrañar que cada vez sean más las personas que deciden acudir a la bolsa para encontrar una forma de ganar unos ingresos extra. La red, por supuesto, está repleta de oportunidades en este sentido, pero el sector del trading, si se conoce bien, puede ser uno de los más eficientes y lucrativos. En países como Estados Unidos, de hecho, es muy habitual que la gente posea algún tipo de acciones y, aunque en Europa esta práctica no es tan común, sigue creciendo día a día. Por eso, a lo largo de este artículo, vamos a ver qué es el trading exactamente, qué opciones ofrece y qué aspectos debemos conocer.

Qué entendemos por trading

El término trading proviene del inglés y significa, literalmente, comercio. Si nos atenemos a eso, podemos afirmar, simplificando mucho, que se trata del intercambio de determinados productos a cambio de una cantidad de dinero concreta. No obstante, en este contexto, podemos afinar un poco más y hablar de la compraventa de lo que se conoce como activos financieros. El precio de dichos activos, además, vendrá determinado por los niveles de oferta y de demanda, así que pueden ir variando según el momento.

En cuanto a los propios activos, estos pueden ser de diferentes tipos, aunque generalmente hablaremos de bonos o acciones, que son los más presentes en las bolsas. Los de tipo financiero, por ejemplo, suelen ser intangibles (es decir, no poseen valor físico) e implican que el comprador posee derecho a recibir un ingreso determinado en el futuro.

¿Solo se trabaja con activos intangibles en bolsa?

Aunque los activos financieros suelen ser los más emblemáticos, hay que tener en cuenta que existen otras modalidades en el sector del trading. Así, las materias primas, también conocidas en este ámbito como commodities, suelen ser un tipo de activo bastante interesante.

Estas se diferencian, como es lógico, en que se trata de bienes tangibles. Asimismo, se categorizan en diferentes tipos, entre los que destacan elementos como el petróleo y el oro. Aun así, las materias primas de tipo agrícola también suelen ser bastante recurridas.

Adentrarse en el mundo del trading y no morir en el intento

Uno de los aspectos más interesantes del mundo del trading es el hecho de que cualquiera puede participar. El mercado está abierto para instituciones y organizaciones dedicadas a este tipo de actividad, pero también es accesible para los usuarios particulares.

Hay que tener en cuenta, además, que este tipo de actividad se ha simplificado con el paso del tiempo, algo en lo que las redes han tenido mucho que ver. Por eso, ahora es sencillo comenzar a operar, aunque eso no quiere decir que este proceso carezca de complejidad. Aspectos como la interconexión de los mercados o la gran cantidad de información disponible, que a veces se convierte en sobrecarga, puede complicar un poco las cosas.

La formación puede ser necesaria

Aunque se trate de una forma interesante de obtener ingresos extra, el trading no está exento de riesgos. Y es por eso, precisamente, que no se debe entrar sin saber lo que se está haciendo y no hay que actuar a la ligera.

La formación, pues, se convierte en un requisito necesario, y casi indispensable, para operar con éxito. Es especialmente importante conocer todos los conceptos clave, pero también los fundamentos de valoración de los diferentes instrumentos financieros con los que vamos a trabajar.

Otros aspectos a tener en cuenta

Si queremos disfrutar de un trading seguro y deseamos que dé resultados positivos, hemos de olvidarnos de la posibilidad de lanzarnos a probar suerte sin estudiar el funcionamiento de los mercados. Y, del mismo modo, deberíamos dedicar un tiempo prudencial a investigar para identificar a los brokers más adecuados y de confianza. Por eso, hay que elegir los que cuenten con determinadas características, como pueden ser la capacidad de brindarnos gráficos en tiempo real del comportamiento de los activos con los que deseamos operar, o la opción de consultar las cotizaciones en tiempo real. La plataforma, además, también debería ser multimercado, lo que haría posible acceder a diferentes productos con mayor facilidad.

Asimismo, hay que ser realista en cuanto a las expectativas. Aunque el cine puede haber vendido la imagen del yupi que solo pierde unas horas comerciando y pasa el resto de la jornada de juerga, lo cierto es que este mundo es exigente. No se trata de una afición, y menos si se espera obtener resultados, y tampoco es una forma de conseguir grandes cantidades de dinero en poco tiempo. Así, la preparación y la investigación serán pasos fundamentales.

Por último, hay que acostumbrarse a tener en cuenta diferentes aspectos, como la liquidez o la volatilidad de los mercados. Esta última, por ejemplo, es la que determina los cambios de precio, un aspecto indispensable para que nuestra estrategia sea viable. Por supuesto, también puede ser importante elegir los que cuenten con mayor interés por parte del público, ya que eso genera liquidez y volatilidad.