Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Primera: Napostá dominó de principio a fin a San Lorenzo en el inicio de la serie final

El equipo de la Avenida se quedó con la victoria como local, por 100 a 73. El jueves irá el segundo en el Román Avecilla.

Quiroga dejó parados a todos. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

Con un dominio absoluto a lo largo de todo el partido, Napostá superó a San Lorenzo, por 100 a 73, en el inicio de la serie final –al mejor de cinco- correspondiente al torneo de Primera.

Ni siquiera existió la paridad que suponía el enfrentamiento entre el primero de la fase regular y el tercero, o la que habían mostrado estos dos equipos repartiéndose triunfos en los encuentros previos.

En el comienzo el local puso sus cartas sobre la mesa, a partir de una defensa de contención, impidiendo los rompimientos, evitando las caídas en el pick and roll y liberando, básicamente, el tiro a distancia.

Con esa fórmula atrás fue obteniendo resultados adelante, porque encontró a un rival que no podía hacer pie, se notaba vulnerable, superado.

Quiroga domina ante Ferrari.

Así fue que Napostá aprovechó sus diferentes amenazas ofensivas, para terminar dañando, puntualmente, con Nicolás Quiroga (10 puntos en el primer cuarto) atacando a Franco Ferrari.

Enfrente, el naranja estaba trabado, chocaba, perdía pelotas cuando se congestionaba en la pintura y quería abrir el juego, recién tuvo algo de aire cuando Alan García metió el único triple del cuarto.

Mirá las estadísticas completas

Napostá dominaba, aunque sin plasmarlo por completo en el marcador. Sabía que tenía más variantes (8-10 en libres) y lo demostró cuando, con Heinrich como faro, logró revertir y convertir a distancia, un recurso que prácticamente no había utilizado.

Muzi puso primera y salió.

Un triple de Guido Muzi y dos de Matías Martínez en el cierre del primer cuarto, le dieron la máxima al local, que cerró 31-19.

El equipo de la Avenida siguió evitando los caminos al cesto, obligó a San Lorenzo a tomar tiros cortos y cuando lo atacaron fue una muralla y con ventaja física.

De esta manera, Sanlo estaba obligado a correr, para eso tenía que adueñarse de la pelota. Y no pudo concretarlo. Encima, las veces que insistió con atacar en la pintura y sacó faltas falló desde la línea: 4-11 en el segundo cuarto.

Claudio Queti mandó a defender zona y Gustavo Gentili respondió con un triple. No le encontraba la vuelta el visitante. Definitivamente estaba mejor el local. Y otra vez estampó la máxima, hasta ahí, al cierre del primer tiempo, como en el cuarto inicial, con triple de Muzi: 52-35.

Gentili respondió a la zona con un triple.

Si había sido un flojo comienzo de partido de San Lorenzo fue peor el inicio de complemento. Un par de corridas de Napostá, un triple de Matute y un libre de Quiroga le dieron un parcial de 8-0 al local y 23 de luz.

San Lorenzo apostaba a Joaquín Coria (12 puntos en el cuarto), claro que para eso primero tenía que generar espacios y Napostá seguía bien plantado. Inclusive, las veces que la visita tuvo oportunidad de correr no logró abrir la cancha y terminó chocando.

A todo esto, enfrente Matute seguía iluminado, clavaba su tercer triple del cuarto (más dos dobles), con 100% y el local mantenía los 23: 66-43.

Así Napostá siguió cómodo, manejando el trámite, pasándose la pelota, encontrando gol en diferentes manos y, como en todo el juego, dominando a voluntad.

Matías Martínez estuvo derecho.

San Lorenzo no encontraba respuesta de juego y menos anímicas. Su rival lo había superado en todo sentido. Y, como para sintetizar la cronología, la estadística era demoledora: el cierre del tercer cuarto marcó la máxima (78-52) del partido hasta ese momento, tal como había sucedido en el primer y segundo período. Es decir, la diferencia se incrementaba a medida que transcurrían los minutos.

Los 30 de luz que estampó el local en 2m15 de iniciado el último cuarto terminaron de derrumbar a la visita, que sabía que no podía ganar, contrariamente a Napostá, que era consciente que iba a ganar. Podían estar jugando un día entero más que nada cambiaría el final.

Pura lucha entre Iturrioz y Elichiry.

Eso se transmitió en la cancha y afuera. A pesar del muchísimo público que colmó el Antonio Palma se había perdido el clima de final. Sólo quedaba esperar el silbato final. Con 6 minutos por jugar -y antes también- el partido ya estaba terminado.

A partir de ahora, San Lorenzo tendrá que cambiar la cabeza si pretende meterse en la serie y Napostá, por su parte, entender que más allá de la diferencia y el dominio absoluto, este fue solo el primer partido.

Hasta el jueves...