Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

"Casa del horror": el juicio sería en agosto de 2024

El Tribunal en lo Criminal Nº 2 fue designado para la causa que juzgará a una familia por prostituir a dos niñas en Punta Alta. Se resolverá con un jurado no letrado.
 

El Criminal Nº 2 fue sorteado para intervenir en el juicio por jurados.

La causa por la denominada "casa del horror", que investigó a una familia de Punta Alta acusada de prostituir a dos niñas de su entorno, ya tiene posible fecha de juicio.

El Tribunal en lo Criminal Nº 2, por sorteo, fue designado para tomar parte del conmocionante caso y el debate se podría realizar en agosto del año que viene, según la fecha tentativa que manejan las partes involucradas. 

Lo que sí está definido es que será mediante un juicio por jurados, ya que al menos uno de los acusados -asesorado por el abogado Valentín Fernández- habría optado por esa vía y la ley prevé que en esos casos el resto, por arrastre, será juzgado bajo la misma modalidad.

La jueza Claudia Fortunatti será quien dirija de manera técnica el juicio, a fin de instruir a los 12 jurados no letrados, que tendrán que definir si los cuatro acusados son culpables o inocentes.

Punta Alta: cómo se originó la investigación del horror

La fecha del juicio se podrá confirmar en marzo próximo, luego de la audiencia preliminar que se realizará para fijar detalles de la audiencia, como la cantidad de testigos propuesta, entre otras pruebas.

La acusación estará representada por el fiscal Marcelo Romero Jardín, quien heredó la causa hace algunos meses.

El caso salió a la luz el 24 de mayo pasado cuando, después de casi 3 años de investigación, se hicieron distintos allanamientos.

En ese momento fueron detenidos un suboficial primero de la Armada, padre de las dos menores; la abuela y el tío paternos (el hombre tiene domicilio en Neuquén), además del padrino de una de las niñas, que también es militar y fue detenido en el edificio Libertad, sede de la citada fuerza en la avenida Comodoro Py al 2000, Capital.

Ninguno fue identificado para preservar la identidad de las víctimas.

La acusación cree tener pruebas suficientes para acreditar que las niñas fueron ultrajadas, de distinta manera, a partir de 2011 y desde que tenían 6 y 8 años de edad, y que sufrieron un verdadero calvario en un ámbito que debería haber sido contenedor.

El padre y el tío, a su vez, están acusados de abusar de la madre denunciante, a quien aparentemente también dormían bajo sedantes.