Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Las chicas de Sansinena cumplieron el sueño de ascender

El equipo de Javier Suárez  dominó el torneo de la B al conquistar Apertura y Clausura. En este 2023 jugarán en Primera A.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Las chicas de Sansinena tuvieron un año brillante. Para ascender a Primera división del fútbol femenino de la Liga del Sur se adjudicaron el certamen de la B ganando el Apertura y el Clausura 2022, respectivamente.

El plantel se formó a fines de 2021, pero rápidamente se pudo visualizar la química necesaria para llegar al objetivo.

Las integrantes más representativas del cuadro tripero hablaron de la campaña.

 

“Me convencieron de seguir”

Marisol del Carmen Huinupi es la goleadora con 17 conquistas. Tiene 40 años y aportó su experiencia para el beneficio del equipo.
“Empecé a jugar a los 15 años en el primer torneo liguista femenino, allá por los ’90. Luego todo quedó en la nada y continué en las ligas de los barrios (Fénix y Maldonado) y futsal”, dijo Marisol.

“Volver a vivir esta experiencia en el torneo de la Liga del Sur fue maravilloso. En el grupo hay muchas niñas jovencitas, que recién arrancan. Me hizo acordar cuando me apoyaba en los consejos de las mayores”, contó.

“Siempre les digo a las chicas que al fútbol hay que vivirlo con diversión y respeto al rival. Me pude adaptar a un grupo muy lindo, donde hubo mucho compañerismo”, remarcó.

Su edad avanzada no es impedimento para seguir aprendiendo, según afirmó Marisol.

“En mi época éramos más sumisas, en cambio hoy las chicas jóvenes demuestran carácter, imponen su personalidad. Y veo a muchas con unas condiciones terribles”, apuntó.

Marisol tenía pendiente retirarse tras haber conquistado el ascenso con Sansinena, pero sus compañeras la hicieron desistir.

“Falté a la final por un tema de urgencia. Viajé a Chile por el estado de salud de mi madre. A la vuelta me convencieron de seguir el año que viene, porque me perdí los festejos. Tenía una emoción muy grande”, aseveró.

“¿El mejor gol? Ante La Armonía, en nuestra cancha, de cabeza. Fue un córner, escapé a la marca y quedé libre para cabecear. Nos permitió asegurar la final del torneo Apertura, que luego ganamos ante Bella Vista”, puntualizó.

“Pensar que el primer partido lo perdimos por goleada ante Bella vista (0-4). Fuimos mejorando el nivel, crecimos como equipo y ganamos los dos torneos: Apertura y Clausura. El ascenso fue un premio a la constancia”, sintetizó la delantera del conjunto albirrojo.

 

“A mitad de camino”

Betiana Arévalo tiene 34 años y se desempeña en la posición de segunda marcador central. Tuvo la suerte de ganar el torneo Apertura, donde también fue capitana del equipo, pero luego una severa lesión la relegó.

“Me quedé a mitad de camino. Rotura de ligamento cruzado y menisco de la rodilla derecha fue el diagnóstico tras una patada en cancha de San Francisco. Lamentablemente llegué a la pelota con la pierna en el aire y ligué un golpe muy fuerte. Ahora estoy en proceso de rehabilitación”, afirmó.

“El Apertura se ganó porque el fútbol nos tenía preparada esa sorpresa. No arrancamos bien, fuimos remando de atrás y llegamos a los playoffs con muchas ganas de demostrar que podíamos. Por ser un equipo debutante creo que superamos las expectativas”, aseguró.

Betiana tuvo en sus compañeras Adriana y Sol a dos reemplazantes de lujo.

“Lo hicieron muy bien. En general somos un equipo con buen juego, donde prevalece la técnica. En la defensa nos apoyamos mucho en Nicolle Huenupi, quien tiene voz de mando para ordenar las salidas o los retrocesos. Tenemos un equipo bien equilibrado”, apuntó.

 

“Del potrero a la Selección”

Lucrecia Semper viene de familia futbolera. Con su hermano (Emiliano) tuvo batallas memorables en partidos barriales, donde supo adaptarse a las circunstancias.

“La nena del barrio se mezclaba con los varones y jugaba. Había discusiones entre hermanos, mucha rivalidad (risas). Afuera de la cancha nos llevamos muy bien”, contó.

Arrancó como volante por izquierda y terminó en la posición de doble "5" junto a Lucila Lucero.

“Me gusta más por afuera, aunque en la posición de volante por adentro llegaba más al gol. En la segunda parte del año pude anotar seguido. Queda grabado el de la final del Clausura, con Estrella de Oro, tras un tiro de media distancia que no pudo contener la arquera”, contó.

Tiene 28 años, es jugadora del seleccionado bahiense y dice admirar el juego de Candela Salgado (Libertad) y Julieta Romero (Municipales).

“Tienen muy buen pie; son dos jovencitas de 18 años con un futuro enorme. También me gusta cómo juegan Sol Menéndez Perrone y Camila Kroneberger, ambas de Villa Mitre”, subrayó.

Lucrecia destacó el trabajo grupal y la unión del grupo como virtudes principales para el éxito.

 “Habíamos dejado atrás a rivales muy difíciles como Huracán y La Armonía. En la final vencimos 1-0 a Bella Vista con un remate  de Luana Villanueva, que anotó un golazo de tiro libre”, contó.

“Ganar el Apertura nos consolidó como equipo. Mentalmente estábamos muy bien, fuimos creciendo con el correr de la competencia”, admitió.

“¿La gente? Nos acompañó siempre. En la final ante Bella Vista, en cancha de La Armonía, tuvimos un apoyo increíble. En el Clausura también se dio algo similar frente Estrella de Oro”, manifestó.

“El torneo de Primera será durísimo. Vamos a necesitar refuerzos, hacer una buena pretemporada y ver quién reemplaza a Javier (Suárez) en la dirección técnica”, dijo.
Lucrecia es mamá de Fausto (2 años) y Mateo (8 meses), quienes en ocasiones quedan bajo el cuidado del papá (Diego) o la niñera.

“Por la mañana trabajo como profesora de educación física, luego retiro a mis hijos de la guardería y el Jardín. Por la tarde les dedico tiempo a ellos y a la noche están los entrenamientos. Los hice entrar a la cancha con la casaca de Sansinena y también me acompañaron a Tres Arroyos y Laprida, con la Selección de Bahía”, contó.

“De Sansinena está Marisol Huenupi, Lucila Lucero, Morena Bowen, Marina Bowen y Abigail Velázquez. Nos llevamos muy bien con el técnico (Álvaro Jara Pinto), quien armó un lindo plantel”, manifestó.

 

 

Javier Suárez: “Fuimos un equipo humilde, de bajo perfil”

“Un sueño cumplido. Empezamos en noviembre de 2021 con un proyecto que me había presentado un compañero de trabajo. Tras un mes a prueba el club nos aceptó y en febrero hicimos una pretemporada corta, ya que en marzo arrancamos en Cabildo”, dijo Javier Suárez, quien se desempeñó como DT, siendo ayudante José Moggia y el profe Juan Vallejos.

“Hubo trabajo, dedicación y profesionalismo. No pensábamos ganar el Apertura, pero se cumplieron los objetivos hasta llegar a un merecido ascenso. Al principio había 30 jugadoras; luego, por diversos motivos, terminaron 22. No voy a seguir en el club, pero dejamos una linda base. Mis ayudantes han sido clave en la campaña, al igual que los colaboradores (Darío y Estefanía) y la hinchada”, dijo.

“Trabajé en la escuelita 31 de Marzo, luego hice el curso y llegué al club. Aprendí con las chicas, se hizo docencia. Hubo dedicación de mamás que dejaban sus labores para entrenar. El método de enseñanza se hizo compatible con el juego. Fuimos un equipo humilde, de bajo perfil”, remarcó.