Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Luiggi de visita

Las obras del Puerto MIlitar proyectadas y dirigidas por Luiggi están entre las más destacadas del siglo XX.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 94 años, en septiembre de 1928, visitó nuestra ciudad el ingeniero Luigi Luiggi, quien dos décadas antes había abandonado el país luego de terminar su trabajo como proyectista y director de las obras del Puerto Militar de Punta Alta.

   A un mes de haber celebrado sus 72 años de edad, Luiggi llegaba a la Argentina siendo senador del Reino de Italia e invitado por el gobierno nacional para representar a su país en la inauguración del monumento del general Manuel Belgrano, en Rosario. De inmediato un grupo de amigos locales –entre ellos Juan Canessa, Ramón Olaciregui, Luis Godio, Eduardo González, Carlos Vitalini, Pilade Maffi y Miguel Caviglia-- le cursó una invitación para que pasara unos días en nuestra ciudad, lo cual fue gustosamente aceptada.

   Nativo de Génova, Luiggi tenía 40 años y una gran experiencia en el diseño de puertos cuando el gobierno argentino lo contrató para diseñar un puerto militar. Luiggi llegó en 1896 y su primer trabajo fue elegir el sitio adecuado para emplazarlo. "Vaya y vea", le dijo el ministro de Guerra. Ingeniero Guillermo Villanueva. Luiggi recorrió la costa --llegó hasta Puerto Madryn-- y consideró que, por sus condiciones naturales, Punta Alta era ideal para el apostadero. Los trabajos comenzaron en 1898 y en 1902 se inauguró el dique de carena. Luiggi dotó de agua potable el lugar, forestó la zona y diseñó la población civil, a la que bautizó "Uriburuitía" (hoy, Punta Alta).

   Dejó el país en 1905, apenas terminó el faro de recalada de  Monte Hermoso. Ese mismo año, el intendente Ramón Olaciregui bautizó una calle de Bahía Blanca con su nombre.

   Su visita en 1928 fue una nueva oportunidad de demostrarle el cariño sembrado en su paso por esta zona y la posibilidad de que viera consolidada su gran obra.

   Luiggi falleció en Roma, tres años después de su visita, la mañana del primero febrero de 1931.