Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Los tres principales candidatos a reemplazar a Sebastián Battaglia como técnico de Boca

Ricardo Gareca, Gabriel Heinze y Martín Palermo suenan como sucesores del saliente entrenador. Aunque no hay que descartar la continuidad de los interinos.
 

Fotos: Télam e Infobae

   Con la salida de Sebastián Battaglia como director técnico de Boca Juniors comenzó la danza de posibles reemplazantes y por estas horas el Consejo de Fútbol (CDF) tiene una ardua labor para poder definir quién estará a cargo del primer equipo más allá del interinato Hugo Ibarra y Leandro Gracián.

   Se trata de dos exjugadores del club, uno de ellos ídolo y el tercero con exitosa labor en el fútbol argentino.

   El primero que suena es Ricardo Gareca, quien fue el entrenador de Perú hasta el repechaje con Australia para el Mundial de Qatar, aunque tras quedar eliminado en esa instancia el Tigre igual tenía todo listo para renovar el contrato con la federación incaica. Sin embargo, en las últimas horas por medio de su representante, el exdelantero habría pedido un compás de espera para firmar.

   Gareca jugó en Boca Juniors entre 1978 y 1984 (en 1981 fue cedido a Sarmiento de Junín) y luego pasó a River Plate junto a su amigo Oscar Ruggeri. Desde ese momento no quedó con una buena imagen en la parcialidad xeneize, pero es uno de los principales candidatos para el CDF por experiencia, estilo y palmarés.

   El otro es Gabriel Heinze, cuya última labor fue en la MLS de los Estados Unidos en el Atlanta United y estuvo allí hasta mediados de 2021. El Gringo fue campeón con Argentinos Juniors en la Primera Nacional en 2016/2017 y encabezó grandes campañas en Vélez, en las que potenció a muchos juveniles que le reportaron alivio a la tesorería fortinera.

   En tanto que el tercer nombre que es Martín Palermo, el máximo goleador histórico del club y que ganó todo en su etapa como futbolista. El Titán viene de dirigir a Aldosivi donde tuvo una buena labor, pero por diferencias con el exmanager de la entidad marplatense dejó su cargo.

   La otra posibilidad es que continúe el interinato de Ibarra-Gracián (algo que sucedió en su momento con Sebastián Battaglia), pero eso estaría supeditado a los resultados que puedan conseguir.

   El caso Ibarra-Gracián, en tanto, sería continuar la línea Battaglia, con un manejo más horizontal del fútbol, dado que forman parte del grupo que convocó Riquelme para manejar todo lo que sucede en Ezeiza. ¿Puede haber algún tapado? La sucesión recién comienza. (Infobae)