Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Donaciones para el Patronato de la Infancia, 1922

Los vecinos atentos a las necesidades de esta institución emblemática de la ciudad.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com


   Hace cien años, en junio de 1922, decenas de vecinos de la ciudad hacían llegar sus donaciones al Patronato de la Infancia, una de las instituciones de beneficencia más relevantes de la historia local.

   La Asociación Civil Patronato de la infancia surgió en 1906, como iniciativa de un grupo de Damas de la Beneficencia local, con el fin de brindar alivio y ayuda a los niños más necesitados. Bahía Blanca se proyectaba como un pujante centro de progreso económico y de gran atractivo de masa de inmigrantes europeos, con lo cual surgían también muchas necesidades.

   En 1912 el Patronato de la Infancia consiguió su personería jurídica y se propuso: “organizar un servicio de vigilancia sobre la lactancia, crear una oficina de nodrizas, recabar una ley especial protectora de la infancia, solicitar de los jueces la privación de la patria potestad en los casos indicados en el Código Civil, promover por medio de certámenes y premios el estudio de las cuestiones relativas a la infancia y recibir a los niños que se encuentren extraviado”.

   En 1922 este diario publicó un extenso y detallado de detalle de distintas donaciones realizadas a la entidad, por caso: Juan Canessa: 200 naranjas y 50 zapallos; Molina Cubas: 3 bolsas de verdura y 15 zapallos; Intendente Municipal: 300 chocolatines; Osvaldo Casanova: 200 masas; Sarita Veres: un farolito fantasía; Raquel Perramón: una batita tejida a mano; Horacio Geddes: 5 pesos; Sara Veres: dos pavos y 40 pancitos de viena; Haydée Duprat: 9 pollos y 30 botellas de vino; Víctor Berardi: un kilo de aceitunas y uno de Manises (sic); Sara Cesio: 9 pollos y 30 botellas de vino.

   En la actualidad el Patronato sigue funcionando, más allá de haber cambiado en gran parte su función original, atendiendo las necesidades de más de 70 niños y niñas a los que les ofrece educación, alimentación y recreación.