Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Joaquín Sánchez: su deuda pendiente, la ventaja de Bahía con Liniers y la decisión que tomó

Mañana comenzará la final del torneo superior. A las 20.45, en el Hernán Sagasti.

Joaquín Sánchez espera que salga el sol en la final. Fotos: Emmanuel Briane y archivo-La Nueva.

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

   Es la voz de la experiencia de Bahía Basket y conoce como ninguno de sus compañeros el torneo local.

   Con sus 24 años, Joaquín Sánchez es el jugador mayor de su equipo, que tendrá 11 años menos en el promedio de edad respecto de los siete jugadores que más utiliza Liniers (19 contra 30), rival en la final del torneo local.

   “Estamos con muchas ansias y deseos de jugar. Hacía tiempo que no pasaba. Se hizo larga la semana”, contó Sánchez.

   La serie, al mejor de cinco, se inaugurará mañana lunes, a las 20.45, en el Hernán Sagasti, arbitraje de Horacio Sedán, Eduardo Ferreyra y Nicolás Larrasolo.

   Bahía Basket participó la mayor parte del torneo disputando paralelamente la Liga Argentina, lo cual no les permitió focalizarse por completo en el torneo doméstico.

   —Joaquín, ¿le dan mayor importancia al torneo local desde que quedaron eliminados de la Liga Argentina o bien porque fueron descubriendo la importancia que tiene?

   —Los que más jugábamos, una vez que terminamos la Liga Argentina empezamos a tener más responsabilidades, así que se le da más importancia. De todas maneras, siempre le dimos el valor que merece, pero sí, desde que quedamos afuera de la Liga nos enfocamos cien por ciento.

   —¿Qué significa jugar la final?

   —Personalmente es un objetivo que me quedó pendiente con Estudiantes. Desde chiquito, cuando estás en las menores, querés llegar a Primera y ser campeón con tu club. No lo pude lograr, por eso esta final la espero con muchas ganas.

   —Enfrentar a Bahía Basket para los rivales es el desafío de medirse con jugadores que juegan de otro nivel. ¿Ustedes qué lectura hacen de la participación en el torneo local?

   —Nosotros no pensamos que es un nivel inferior. Quedó demostrado con Napostá. Tres de los cuatro partidos fueron parejos. El torneo de Bahía es muy fuerte y es otro ambiente, al que no estamos acostumbrados a jugar. Lo que pasó en la Liga Argentina ya está, ahora nos enfocamos en esto y vamos por el campeonato.

   —Está clara la diferencia de preparación y tiempo de trabajo entre Bahía Basket y el resto. ¿En el ritmo que logren imprimir pueden sacar ventajas?

   —Sí. Como dijo Eze Paz en una nota, si mantenemos nuestro ritmo de juego, como lo hicimos en dos de los cuatro partidos con Napostá, es difícil para los rivales sostener el ritmo y ganarnos, ahí podemos sacar ventaja. Justamente, estamos todo el día entrenando y somos profesionales. 

   —Por esto que decís, entiendo que consideran que el resultado depende de ustedes. ¿Salen de banca en esta serie?

   —La verdad que no sé si depende de nosotros. Sí haciendo nuestro laburo, el que desarrollamos todos los días, tenemos una pequeña ventaja. Con Napostá pudimos mantener el ritmo en dos partidos, más allá de la efectividad. Liniers tiene excelentes jugadores, aunque es un equipo corto, por eso, desgastándolos de atrás para adelante, podemos sacar ventaja.

   —¿Con qué parte del básquetbol local no se sienten cómodos?

   —Por lo que veo, con el contexto. Es otro juego respecto de la Liga Argentina, se juega más físico y se cobra menos.

   —¿Más físico que la Liga Argentina?

   —Sí, más allá de las diferencias de altura y físico entre las categorías, creo que en el torneo local se juega más físico y tenemos que convivir con los árbitros, porque donde nos salimos de foco, nosotros mismos nos generamos problemas.

Lo que dijo Agustín Dottori, de Liniers

   —¿La serie puede marcar el final de un ciclo para una parte de esta camada de Bahía Basket?

   —No sé qué hará Bahía Basket, de mi lado es un cierre de ciclo, lo tengo definido. Los partidos con Liniers van a ser los últimos que juegue con Bahía Basket, al menos por ahora, no sé a futuro.

   —¿Tu idea es continuar jugando a nivel profesional?

   —Sí, sí. Obviamente.