Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Descartan nuevos efectos secundarios en las vacunas contra el COVID-19

Varias noticias recientes vincularon a las vacunas de Pfizer, Moderna y Astrazeneca con casos de miocarditis y pericarditis, pero en realidad es un efecto ya conocido.

Foto: Archivo La Nueva

   Varias publicaciones en diferentes medios nacionales aseguran que las vacunas de Pfizer, Moderna y Astrazeneca generan efectos secundarios y serían las que provocan casos de miocarditis y pericarditis en quienes las reciben.

   Los informes mencionan un estudio realizado por la División de Uso e Información y la Agencia Sueca de Productos Médicos en poco más de 17 millones de personas inoculadas, donde se detectó que con la aplicación de las segundas dosis, los riesgos de padecer alguna de esas patologías coronarias aumenta, aunque el mismo informe  señala que "los riesgos de no vacunarse son mayores a los de hacerlo".

  Consultado por "La Nueva", el infectólogo bahiense Diego Maurizi, aseguró que "no hay ningún nuevo estudio" y que esa información sobre efectos secundarios "ya fue publicada y es conocida" por médicos y personal de salud.

   Las publicaciones en cuestión mencionan que el estudio sueco advirtió sobre el riesgo de desarrollar un cuadro de miocarditis y pericarditis tras la aplicación de las vacunas contra el coronavirus COVID 19 de Pfizer, Moderna o AstraZeneca.

   "Esta posibilidad es más alta en hombres jóvenes después de la inoculación con la segunda dosis, informó el último estudio publicado en la revista de divulgación científica JAMA Cardiología. Importante es aclarar, sin embargo, que ningún efecto secundario encontrado hasta ahora indica que los riesgos son mayores a los beneficios al momento de decidir si aplicarla o no", aseguran.

   El análisis, llevado a cabo por la División de Uso e Información y la Agencia Sueca de Productos Médicos se basó en el monitoreo sobre voluntarios de países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia), seguidos desde el 27 de diciembre de 2020 hasta el 5 de octubre de 2021, a más tardar.

   "Al final del estudio, 17.129.982 residentes (74 %) habían recibido 2 dosis y 1.681.930 residentes (7 %) habían recibido 1 dosis de vacunas contra el SARS-CoV-2. Al final del estudio, 487.751 de 1.238.004 personas (39%) de 12 a 15 años, 2.009.995 de 2.675.558 personas (75%) de 16 a 24 años, 3.736.517 de 5.046.164 personas ( 74%) de 25 a 39 años, y 12.579.805 de 14.162.796 personas (89%) de 40 años o más habían recibido al menos 1 dosis de una vacuna contra el SARS-CoV-2", señala el apartado descriptivo del informe.

   Así, durante el período de riesgo de 28 días, se detectaron 105 casos de miocarditis luego de la administración de la primera dosis de Pfizer y 115 casos de miocarditis luego de la segunda dosis. También se observaron 15 registros, luego de la administración de la primera dosis con Moderna y 60 de miocarditis luego de la segunda dosis.

   "Las tasas de incidencia de miocarditis durante el período sin vacunación fueron de 9,7 por 100.000 años-persona para los hombres y de 4,3 por 100.000 años-persona para las mujeres . Entre las personas de 16 a 24 años, las tasas de incidencia fueron de 18,8 por 100.000 años-persona para los hombres y de 4,4 por 100 000 años-persona para las mujeres.

   Las tasas de incidencia de pericarditis aumentaron con la edad", concluyó el texto. En tanto, la pericarditis en los hombres siguió un patrón similar a la miocarditis según el producto vacunal y la edad, pero con una tasa interna de retorno (TIR) más bajas.

   "La pericarditis fue rara en mujeres de 12 a 39 años. Entre los hombres de 16 a 24 años de edad, el exceso de eventos de pericarditis dentro del período de riesgo de 28 días fue de 7,39 por 100.000 vacunados (IC del 95 %, 1,46-13,32) eventos para la segunda dosis de Morderna", concluyó la publicación.

Fuente: La Nueva y El Cronista