Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

"El reencuentro con el Teatro ha sido mágico”, dijo el director del Ballet del Sur

El organismo artístico volvió al Municipal luego de tres años y proyecta un ensayo abierto para el próximo sábado. A su vez, una representante gremial explicó el estado de las negociaciones entre Provincia y Municipio para que los OAS ocupen el edificio.

Fotos y video: Pablo Presti - La Nueva.

Valentina Manfrin / vmanfrin@lanueva.com

   Luego de tres años y tras intensos reclamos, el Ballet del Sur se reencontró con el Teatro Municipal: en las últimas semanas empezó a desarrollar sus actividades en las instalaciones que fueron su hogar por más de 60 años.

   “Estamos muy emocionados. Volvimos el 2 de marzo y ese reencuentro con el Teatro ha sido mágico”, dijo a La Nueva. el director del cuerpo, Luis Miguel Zuñiga. “El Ballet del Sur es el Teatro Municipal. Para nosotros, es seguir trazando ese camino que ya se estaba construyendo”.

   Desde el cierre del edificio en 2019, el Ballet fue derivado a las instalaciones del Teatro Plaza y el gimnasio UNO. En febrero de 2020, previo al aislamiento por coronavirus, ese convenio quedó sin efecto y luego la pandemia los obligó a desarrollar sus actividades de forma virtual. En esa modalidad se mantuvieron hasta fines del año pasado.

   “No es el entrenamiento ideal, pero sostuvimos ese espacio de la forma en que se pudo, siempre apelando al cuidado del cuerpo y a la mejor pedagogía”, dijo Zuñiga sobre las clases virtuales que dictaba junto a la maestra Jorgelina Duca. “Pero nosotros necesitamos un mismo espacio y conectar las energías, conectar el cuerpo. El trabajo en equipo es lo que nos motiva e impulsa”, expresó.

   En clases y ensayos al piano, más de 40 bailarines volvieron a moverse todos los días por el escenario que siempre conocieron. “Estamos superfelices de volver. Los ensayos son muy intensos pero los están abordando con alegría y con profesionalismo”.

   Pero el regreso del Ballet, que cumplió 61 años este 22 de marzo, no fue ansiado solo por los artistas. El director afirmó que reciben la alegría del público y que “esa repercusión nos motivó a buscar otras formas de comunicarnos con los espectadores”.

   Por eso, la temporada 2022 iniciará con ensayos abiertos a la comunidad: jornadas en las que el público podrá ir al teatro al mediodía para ver el detrás de escena de las producciones del cuerpo artístico. El primero será este sábado, dijo Zuñiga, y adelantó que habrá otro en abril. Las funciones empezarán recién en mayo.

   “Nuestro trabajo se basa en la construcción. Todas las mañanas suceden una cantidad de ensayos donde vamos ajustando, conociendo la coreografía, sus detalles, lo que tenemos que contar, lo que tenemos que compartirle al público y, por supuesto, el fortalecimiento propio de cada artista”, explicó el bailarín.

   “El entrenamiento diario nace en la clase de ballet, en donde se repasan los movimientos. Con esta información el cuerpo se va preparando física y artísticamente para después encarar un repertorio donde a esa técnica que abordamos en la clase se le suma una historia, un argumento”.

   “Nos interesa compartirle a la comunidad ese camino”, manifestó Zuñiga. Y continuó: “Cuando vemos una función, vemos a los artistas arriba del escenario, pero a veces no tomamos dimensión de todo el engranaje que integra el cuerpo”.


Luis Miguel Zuñiga y la clase de ballet.

   Es que además del cuerpo de baile, en el organismo hay maestros internos --pianistas que acompañan la clase y maestros que integran los ensayos al piano--, equipo de sonido, personal técnico y de montaje. También, trabajadores de escenografía, utilería, sastrería, peluquería, zapatería, iluminación, archivo, video y fotografía. Además, personal administrativo, de mantenimiento, inspectoría, recursos humanos y prensa.

   “En este momento son más de 40” los bailarines que integran el cuerpo, “y estamos a la espera de 23 designaciones del último concurso”, con lo que superarán los 60 integrantes. “En el primer programa de mayo vamos a ver a toda la compañía en el escenario”, aseguró Zuñiga.

   Por la cantidad de áreas que componen a los cuerpos, además de los requerimientos que necesitan en sus actividades –una buena acústica, por ejemplo–  se complejiza la cuestión de las instalaciones a utilizar. En esa línea, se unen en el reclamo el Coro Estable y la Orquesta Provincial, que junto al Ballet integran los Organismos Artísticos del Sur (OAS), dependientes del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires.

En qué situación está el convenio

   La jefa de Recursos Humanos de los OAS y delegada gremial por UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación), Clara Pita, precisó detalles de las negociaciones que mantiene la Provincia con el Municipio sobre el tema.

   Pita relató que en marzo los cuerpos artísticos regresaron al Teatro luego de “varias manifestaciones” que sucedieron con intensidad sobre fines de 2021 tras la reapertura del edificio que había cerrado en 2019 por mantenimiento. Y precisó que el pasado enero y febrero “se acercaron diversas autoridades provinciales” y “se consensuó con el Municipio que empiecen los ensayos el 2 de marzo”.

   Así, se retomó el convenio entre la comuna y la Provincia que rige desde hace 15 años pero que vence este mes, por lo que están expectantes de lo que ocurrirá en abril.

   Ese acuerdo hace que el Teatro “brinde una disponibilidad diaria de instalaciones” para las actividades de los cuerpos artísticos. Pero “el convenio, como está, no reúne las condiciones que necesita OAS para funcionar, que son la disponibilidad física y horaria”.

   El problema es que el emblemático edificio de avenida Alem es el único que reúne las condiciones de infraestructura necesarias para los ensayos, principalmente en cuanto a acústica.

   Y con el nuevo convenio, que comenzará en abril, los Organismos Artísticos del Sur pretenden extender la franja horaria y también disponer de las instalaciones suficientes para albergar a todas las secciones que integran los cuerpos.

   Pita, jefa de Recursos Humanos, precisó que 290 empleados trabajan de forma activa en OAS y de ellos “casi 200 son artísticos exclusivamente”.

   La postura del Municipio, según aseguró la delegada, es que el cuerpo artístico disponga del Teatro para clases y ensayos en una franja horaria acotada y, además, que las secciones que acompañan estén en otros edificios.

   “El Municipal siempre tuvo funciones privadas además de los OAS. Pero hoy se está hablando de que tengamos ensayo solamente los días previos a cada función. Eso no puede pasar”.

   “Es una cuestión sumamente necesaria para poder mantener el funcionamiento delos cuerpos artísticos”, agregó Pita. “No solamente de acústica, sino también de logística. Es muy difícil tener las secciones fuera del Teatro como plantea el Municipio”.

   Y planteó: “La única posibilidad que existe para que los cuerpos no ensayen ahí, es que se construya un lugar propio para los OAS en Bahía. La Orquesta, el Coro y el Ballet no pueden estar en cualquier lugar. Necesitan las condiciones de ambiente adecuadas a cada cuerpo”.

   En el público “hay buena recepción” dijo Clara. “Al ciudadano le encanta ir a ver una función al teatro y a nosotros nos emociona cada vez que lo pisamos. La gente nos quiere ahí como siempre”, concluyó.