La bajante del río Paraná se acentúa y complica la logística de granos

25/9/2021 | 06:30 |

En agosto, el promedio por buque cargado con maíz se ubicó en 28 mil toneladas, la cifra más baja en al menos tres años. Sigue siendo importante el completamiento en Bahía Blanca.

   Tras un leve repunte la semana pasada, el río Paraná comenzó a descender de nuevo y se encamina hacia la etapa más dura del año, complicando la logística por la Hidrovía Paraná – Paraguay

   En tal sentido, el Instituto Nacional del Agua actualizó sus proyecciones para los próximos 15 días y los pronósticos no resultan alentadores.

   Con un caudal descargado desde la alta cuenca en disminución, el INA lanzó una alerta por la bajante, donde señala que prevalece una tendencia descendente en todas las secciones del río Paraná en territorio argentino y continuará predominando en los próximos tres meses.

   La situación hace que los puertos del Gran Rosario pierdan calado y deban salir cada vez con menos carga, al tiempo que, como se ha venido diciendo, esta situación beneficia indirectamente a las estaciones marítimas de Bahía Blanca y Quequén, donde el completamiento de bodegas de buques que bajan del Paraná sigue siendo muy importante.

   En el mes de agosto último el promedio de cargas se ubicó en torno a 28.400 toneladas por buque cargado con maíz, el número más bajo en al menos tres años y uno de los más bajos que se hayan registrado en el área del Gran Rosario.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Así lo indicó un reciente informe de la Bolsa de Comercio de esa ciudad santafesina, el cual alude a la sostenida baja que viene registrando los embarques por buque como consecuencia de la bajante de río Paraná.

   La entidad dijo que si bien la altura del río impacta con fuerza en las posibilidades de carga de las embarcaciones,  Argentina sigue cumpliendo sus compromisos de exportación.

   En tal sentido, la BCR sostuvo que los despachos al exterior continúan realizándose aún a costa de absorber localmente los sostenidos incrementos de costos, impulsados por el falso flete de aquellos buques que no pueden completar su capacidad máxima de carga y costos logísticos más elevados al tener que trasladar una porción mayor de la cosecha hacia puertos por fuera de la Hidrovía.

   Señaló que gran parte del maíz tardío tuvo que embarcarse por los puertos del sur de la provincia de Buenos Aires y recordó que producto de la bajante, el mes pasado se llegó al menor nivel del río Paraná en 50 años.

   “En este marco, los escenarios probables para lo que resta del año distan de ser alentadores. El promedio de -0,13 metros de altura en agosto no parece mostrar que lo peor ya pasó. En Rosario se espera el punto más crítico para el Paraná en el mes de noviembre”, consignó.

   De esta manera, la previsión más optimista espera una altura de -0,46 metros para el penúltimo mes del año, mientras que en el peor de los escenarios se proyectan -1,44 metros, de acuerdo con el Instituto Nacional del Agua (INA).

   De cumplirse este último guarismo, se estaría entre las bajantes más severas registradas, muy cerca de la de 1944, la peor de la serie.
 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias