Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

El Colegio de Escribanos da fe del constante crecimiento de la ciudad

Fernando Esteban Lagae volvió a la presidencia de la Delegación Bahía Blanca del Colegio de Escribanos de la provincia luego de 10 años. "Seguimos haciendo aportes para la sociedad".

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   El notario es un funcionario público investido de fe pública por el Estado, y que tiene a su cargo recibir, interpretar, redactar y dar forma legal a la voluntad de las personas que ante él acuden, y conferir autenticidad y certeza jurídicas a los actos y hechos pasados ante él, mediante la consignación de los mismos, en instrumentos públicos de su autoría.

   Lo expuesto demuestra la importancia que cobra la Delegación Bahía Blanca del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, que hace ya más de 72 años presta servicios a alrededor de 70 notarios que ejercen en el partido de Bahía Blanca y a casi la misma cantidad que se desempeñan en el resto de los partidos que abarca la misma, que son Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Monte Hermoso, Carmen de Patagones, Puan, Saavedra, Tornquist, Tres Arroyos y Villarino.

   Su actual presidente es Fernando Esteban Lagae, quien se recibió hace 27 años en La Plata y hace 25 que ejerce en nuestra ciudad.

   “Fui presidente de 2010 a 2012, pero nunca me alejé del Colegio. Mantuve cargos en el Consejo Directivo hasta 2016 y posteriormente integré una de las comisiones asesoras en La Plata. Hace poco tiempo me brindaron el consenso para liderar esta lista y acepté esa responsabilidad. El grupo es casi el mismo que se viene desempeñando y se han sumado caras nuevas que posibilitan la renovación”, señaló.

   Lagae señaló que el objetivo principal sigue siendo mantener actualizados asociados en cuanto a las novedades legales, apostando a las capacitaciones. 

   “Pero también queremos un colegio hacia adentro y otro hacia afuera. Hacia adentro, propiciando una renovación en los directivos, incorporando gente y concientizandola de la importancia de participar. Hay muchas instituciones que atraviesan crisis por la falta de renovación de sus directivos y nosotros no queremos ser una de esas. Para eso se necesita del compromiso de todos”. 

   Puertas afuera, la intención es acompañar a la ciudad y a sus ciudadanos con muchas acciones concretas. 

   “Hace más de un año que estamos trabajando en conjunto con el municipio para lograr la digitalización de la deuda de servicios públicos, que nosotros controlamos a la hora de realizar las escrituras. Estamos cerca de ponerlo en marcha, lo cual nos permitiría mayor celeridad y eficiencia en los trámites”, manifestó.

   Y agregó: “Actualmente estamos legalizando y apostillando documentos que no son notariales, como pueden ser las partidas de nacimiento, los títulos profesionales y muchísimos más trámites que tienen circulabilidad fuera de la provincia y también del país, tras un convenio que se efectuó a nivel nacional con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Cancillería”.

   Lamentablemente, en estos tiempos de pandemia, vieron limitadas las posibilidades de continuar con las asesorías gratuitas. 

   “De todos modos, todos los escribanos estamos abiertos a responder inquietudes en los consultorios particulares, normalmente en forma gratuita. Tratamos de colaborar permanentemente con la población y con el propio Estado, porque no debemos olvidar que nosotros cumplimos un rol que nos delegó el Estado a través de los registros y que permiten que la gente pueda tener su título de propiedad o pueda volcar su voluntad en un acto notarial”, añadió.

   Lagae reconoció que la pandemia impactó de llena en la actividad notarial.

   “Para nuestro sector fue muy difícil. En la Delegación nos limitó mucho las funciones y en lo particular costó que nos habiliten para trabajar. A eso se sumó que fue complicado mantener a flote las estructuras de las escribanías, porque la gente cree que se integra con el profesional y una secretaría. Y no es así, porque lleva mucha tarea, y en la gran mayoría de los casos engorrosa, llegar a un título de propiedad, por citar un ejemplo”.

   “La virtualidad también nos dificultó las labores, por la falta de trabajo presencial en distintos ámbitos que tienen relación directa con nuestras labores. Pero dejó algunas cosas positivas, ya que se agilizaron algunos trámites a través de la firma digital, por citar un ejemplo. Hoy se pueden ver los expedientes judiciales online, algo que antes era imposible. Hay muchas otras cosas que deben seguir este camino de lo digital”.

   El sector inmobiliario estuvo muy parado durante 2020, que se agravó por la falta de créditos hipotecarios. 

   “Y los grupos inversores decidieron esperar un poco, lo que frenó el sector prácticamente a cero. Ha habido muy pocas escrituras durante el año pasado y va a costar que esa dinámica vuelva a funcionar a pleno”, señaló.

   En ese sentido, Lagae comentó una dificultad que están atravesando y que causa malestar en la población. 

   “La gente debe saber, y entender, que actualmente existe un cuello de botella en el Registro de la Propiedad, en la relación a los títulos pendientes de inscripción. Aunque es algo que no depende de nosotros, el Colegio gestionó un aporte económico para el personal que allí se desempeña que permita agilizarlos. A nuestra ciudad recién están llegando las escrituras realizadas en la primera semana de diciembre, por lo cual el atraso es notorio y la gente se impacienta y se queja en la Delegación”.

   Para cerrar, Lagae reconoció el gran esfuerzo que realizan los empleados de la Delegación.

   “No puedo dejar de resaltar que la delegación funciona gracias al compromiso y responsabilidad del cuerpo de empleados administrativos, quienes realmente muestran una gran predisposición para desarrollar sus tareas. Actualmente lo hacemos en dos burbujas para evitar los contagios y poder seguir funcionando en caso de que eso ocurra”.