La amenaza del Coronavirus

El sistema de salud bahiense está preparado para la contención de brotes

21/6/2020 | 07:00 |

Los centros de salud locales cuentan con 139 respiradores. En marzo había 70. 

Foto: Pablo Presti-La Nueva.

   Desde el inicio de la pandemia uno de los principales objetivos fue fortalecer al sistema hospitalario para que Bahía Blanca pudiera contener eventuales brotes masivos.

   En marzo, los centros de salud de nuestra ciudad tanto públicos como privados contaban con alrededor de 70 respiradores artificiales, elemento clave para atender una crisis vinculada a una enfermedad respiratoria. Hoy, entre todos los hospitales locales, suman el doble: 139.

   Aportes de los gobiernos nacional y provincial, del Municipio y del sector privado permitieron llegar a esa cifra.

   El avance del coronavirus obligó además a los sanatorios a crear áreas específicas para ocuparse de esta enfermedad. Más allá de la cantidad de casos registrados en el distrito (hasta ahora 80), la relación contagios-camas hospitalarias es muy satisfactoria hasta el momento.

   Los hospitales también tienen bastante cubierto otro de los problemas sensibles, el recurso humano, en especial para las unidades de terapia intensiva (UTI).

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Si bien en el marco de una pandemia todo es insuficiente, las autoridades solo marcan como problema inmediato la escasez de médicos terapistas.

   También admiten que la menor circulación de gente debido a la cuarentena no solo acható la curva del coronavirus sino que redujo la propagación de otras patologías y problemas. Por ejemplo, en las primeras semanas de aislamiento hubo una fuerte caída de internados por accidentes de tránsito.

   Más allá de los números alentadores, la reapertura de diferentes actividades productivas y recreativas en los últimos días así como la llegada de la época fría podrían exigir al sistema.

   De hecho, todos los inviernos el sistema de salud se satura por pacientes con enfermedades respiratorias, con lo cual ahora viene otra dura prueba para la ciudad.

   En caso de desbordes, hay lugares que servirán como centros de derivación para pacientes que requieran seguimiento médico de baja complejidad. El Dow Center hoy cuenta con 60 camas, el centro de jubilados Cono Sur tiene 52 y, el Club Liniers, 25. Entre los tres totalizan 137 cupos que hasta ahora no fueron requeridos.

   Otro dato positivo es que el distrito vecino más poblado, Coronel Rosales, también aumentó su capacidad de respuesta hospitalaria. Por citar el caso de los respiradores, en marzo había 9 (1 en el Hospital Municipal y 8 en el Naval), mientras que ahora hay 14 (2 y 12, respectivamente).

   Si los partidos más cercanos sufrieran picos de contagios, la primera referencia de derivación serían los hospitales de nuestra ciudad. Desde cada uno de los municipios y Región Sanitaria intentan reforzar los sistemas locales para evitar esos movimientos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias