La pandemia y la economía

Automotores: tras el desastre de abril, las ventas muestran un leve repunte en Bahía y la zona

30/5/2020 | 06:30 |

Los precios en dólares son tentadores, pero el cierre de los locales de venta no permitía hacer operaciones. Con la flexibilización de la cuarentena el panorama empezó a cambiar. “Igual, el balance de mayo es regular; eso sí, hay otro ánimo”, dicen.

Fotos: Archivo La Nueva.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

   Tras un mes de abril desastroso para el sector por efecto de la recesión económica y la cuarentena por el Covid-19, las concesionarias de automotores comenzaron a observar durante mayo un leve repunte de las ventas. El dato es alentador no sólo para los empresarios, sino para cientos de empleados de Bahía Blanca y la región que temían que el desplome de la actividad pusiera en riesgo sus fuentes de trabajo.

   “Mayo cierra con balance regular. Seguimos lejos de lo que pretendemos, pero al menos con otra perspectiva”, reconoció Luis Gallego, dueño de la concesionaria bahiense Lago y referente en la región de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

   En abril se patentaron apenas 4.414 vehículos en todo el país, una de las peores cifras que se recuerden. Este mes, en cambio, se espera llegar a 18.000, número que seguiría creciendo en junio.

   “Hay un elemento central que explica este repunte: los precios de los autos. Mientras el dólar se disparó, los rodados tuvieron un aumento de fábrica del 2% al 4% en los últimos meses. Eso lo están aprovechando no sólo los que tienen dólares, sino también los que tienen pesos y no quieren ahorrar en esa moneda”, indicó.

   Los valores en dólares de los autos -coincidieron los empresarios de la zona consultados por La Nueva.- son tentadores. 

   “Hoy un cero kilómetro chico cuesta 6.500 dólares; un año atrás costaba 11 o 12 mil dólares. Si comprás hoy y en los próximos años se acomodan un poco los precios y la economía, capaz que dentro de dos años lo terminás vendiendo por la misma cantidad de dólares. Son cosas que ocurren cada tanto con la economía de este país”, reconoció Gallego. 

En mayo se vendió el 400% más de autos que en abril. Y para junio se espera casi el doble de ventas que en este mes. El número de operaciones, de todas formas, aún es bajo.

   Su colega Federico Dalmau, dueño de concesionarias en Coronel Suárez y otros puntos de la región, coincidió en que las listas de precios no se actualizaron al ritmo del dólar libre, sino al nivel del “oficial mayorista”.

   “Desde 2010 no pasó un mes sin que aumentaran los precios de los autos, pero este año, por ejemplo, no tuvimos saltos mayores al 2% mensual. Por eso hoy con 11 mil dólares te comprás una camioneta que hace 5 años, cuando salió al mercado, costaba 30 mil dólares”, reseñó.

   Dalmau enfatizó que la reapertura de los locales comerciales en forma paulatina fue otro factor clave para reavivar las consultas, sobre todo por pickups y utilitarios.

   “La flexibilización de la cuarentena fue importante, porque pudimos reanudar la atención de los clientes. Las fábricas estuvieron 45 días sin enviarnos un auto; ahora por lo menos pueden llegar hasta los accesos (a los retenes) para traer los vehículos. O sea, sigue habiendo restricciones, pero al menos la rueda empezó a moverse”, destacó.

   El sector espera que en las próximas semanas se vaya normalizando el trabajo de escribanías y el otorgamiento de turnos en los registros automotor. Y, a una escala nacional, que las terminales empiecen a producir nuevas unidades y se destrabe el ingreso de vehículos importados.

   “Y si vuelven los créditos accesibles, la venta va a mejorar aún más”, remarcó Dalmau.

   El empresario Teobaldo Pradilla, de Pigüé, dijo que en la medida en que las terminales “continúen fijando precios coherentes con la situación de la economía argentina, la mejora se irá dando en forma paulatina”.

   “El cliente que hoy está posicionado en dólares está en una situación inmejorable. Hay unidades que hoy se venden por 3.500 o 3.700 dólares, y que hace unos años costaban el triple. Con la suba del dólar cambió todo en pocos meses”, refirió.

   Pradilla mencionó que, en usados, los autos con precios de hasta 350 mil pesos se venden sin problema. De allí para arriba -aclaró-, la venta no es tan sencilla porque hablamos de otro poder adquisitivo.

   “Mayo fue mejor que abril, pero sigue siendo difícil vender. Hoy tenemos un nivel de consultas que ronda el 30% de un año normal, y estamos en un escenario de completa incertidumbre. Hoy no sabemos cómo vamos a terminar cuando esto termine”, enfatizó.

El empuje del campo

   Los empresarios consultados también señalaron que el empuje del campo es otro factor que explica el repunte de la actividad en la región durante mayo.

   “El campo nunca paró de trabajar, de producir o de tener ingresos -señaló Emiliano López, de Autocenter Pringles, de Jorge Mario López-. Y en comunidades como Coronel Pringles, donde casi el 100% de la economía gira en torno al campo, eso fue fundamental”.

   “Nosotros seguimos recibiendo consultas y cerrando operaciones con gente de campo y de actividades o negocios que no frenaron por la pandemia, o que incluso hicieron alguna diferencia, tienen la plata guardada y no ven un panorama que los afecte”, señaló.

   López mencionó también que el mercado de los autos usados “estuvo dos o tres semanas sin reaccionar al súbido aumento del precio del dólar”.

   “Una camioneta que costaba 2,8 millones de pesos, pasó de un precio de 32 mil dólares a 20 mil. El cliente que pensaba comprarla antes de la pandemia, gracias al salto del dólar, se ahorró 12 mil dólares. Y esto pasó con todos los autos”, refirió.

   “Y, por otro lado, quien tiene un ahorro en pesos y no quiere tenerlo en el banco, considera a la compra de un auto como una alternativa de inversión”, cerró.

Los números del bimestre abril-mayo y las perspectivas para junio

En abril Acara registró el patentamiento de 4.414 vehículos en todo el país, una de las peores cifras que se recuerden. Hace un año, en ese mismo mes, se habían producido 37.321 ventas de cero kilómetro; y, en 2018, nada menos que  77.600.

Los datos finales de mayo se conocerán la semana que viene, pero Acara estima que las ventas de rodados nuevos cerrará en 18 mil unidades. Representa el 400% más que en abril, pero la mitad de los 36.800 patentamientos de hace un año.

Para junio la expectativa de Acara es llegar a las 30 mil unidades vendidas, lo que situaría al sector muy cerca de las 36.200 que vendió hace un año. "Esto se va a dar siempre y cuando se mantengan las condiciones actuales y el gobierno continúe flexibilizando la cuarentena obligatoria", señaló Gallego.

250 mil vehículos espera comercializar el sector automotriz argentino durante el curso de este año. "Es la perspectiva al día de hoy -indicó Dalmau- para un sector que está dimensionado para vender el triple de esa cifra. Por eso es tan importante que se produzca la reactivación cuanto antes".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias