¿Se lo llevó la pandemia?

17/5/2020 | 06:30 |

-

Por
Guillermina Rizzo

   Esta semana resonó y seguirá resonando la frase, importada de Europa, “nueva normalidad”; frase que se suma al “mini compendio” de palabras que nos trae la pandemia tales como Covid, caso, pico, curva, aplanamiento, cuarentena, aislamiento, tapaboca, testeo, asintomático, inmunidad, pródromo; aunque corona la lista “esto es dinámico”, frase convertida en mantra que repiten y “rezan” muchas autoridades.

   Decir “esto es dinámico” tal vez reviste de elegancia a esa sensación de no saber para dónde y cómo salir, máxime cuando posiblemente el “barbijo” (para mi es barbijo) deba ser usado hasta fin de año, cuando no sabemos cómo vamos a subir al colectivo y tal vez transitemos de una fase a otra teniendo que retomar el encierro.

   Lo cierto es que mucho de lo que tenías programado, proyectado y organizado para 2020 atraviesa distintos estados; habrá planes que quedan suspendidos por un tiempo, habrá proyectos que se reformulan y se adaptan a estos tiempos, y habrá otros que seguramente ya no serán posibles.

   ¡Esto es dinámico!

   ¿Y nosotros? ¿Cómo nos adaptamos al “dinamismo”? ¿Cómo sobrellevar esa sensación por los proyectos que se lleva consigo la pandemia?

   ¡Todos los cambios no son iguales!

   Evidentemente las situaciones son diversas, y si de cambios se trata hay que distinguir entre aquello que decidimos cambiar y lo que debe ser cambiado “por obligación”, para los primeros generalmente contamos con estrategias, recursos, y especialmente con cierta intención de modificar; para lo impuesto, para esos cambios que no estaban previstos se requiere de otras estrategias y una dosis extra de voluntad.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Con nuestros planes sucede algo similar, no es lo mismo cambiar la fecha de un viaje tras evaluar una serie de elementos a no poder viajar porque el mundo se ha paralizado. No es lo mismo dejar de consumir un producto porque no hay en stock, que dejar de consumir porque el dinero no ingresa porque la actividad está “suspendida”.

   No es fácil cambiar de planes, y tiene relación con el tamaño del proyecto, con su carga afectiva, su relevancia y con el significado que tiene para quien lo diseñó. Duele ver y hasta sacude como “esto que es dinámico” se lleva puestos de trabajo, sueños conquistados y hasta la vida de quien no tiene la posibilidad de superar el contagio.

   “Esto que es dinámico”, desde la Psicología, lo definimos como difuso, incierto, y aunque muchos se nieguen a aceptarlo hay situaciones y escenarios que cambiarán arbitrariamente para siempre. Y así, zigzagueando entre la “vieja” y la “nueva normalidad”, intentamos recomponernos, ponernos de pie, y continuar.

   ¿Cómo erguirse y continuar cuando los proyectos se desmoronan, cuando los planes caen como castillos de naipes? ¿Cómo transitar lo “dinámico”?

   Lo primero será aceptar la angustia, luego procesarla, pues es imposible planificar inmerso en la desazón; seguramente habrá que atravesar duelos por aquellas situaciones perdidas que ya no volverán a ser iguales, de lo contrario el riesgo a quedar inmóviles estará latente.

   La pandemia se ha llevado proyectos y planes, y aunque no lo advirtamos tal vez alguno de ellos estaba condenado al fracaso y fue lo mejor que nos pudo pasar; pero este tiempo también habilita la posibilidad de actuar, registrar y construir; la vida sí es dinámica y debemos fluir con ella.

 

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias