El drama de los comerciantes, no se harán obras públicas y hay quienes pronostican menos delitos en Bahia

22/3/2020 | 07:00 |

.

Por
Juan Florín

   --Hola, Juan María. ¿Estás ahí?

   --Por supuesto, si en casi 40 años jamás te fallé un domingo no lo voy a hacer justo ahora. Al menos por teléfono podremos hablar en medio de la cuarentena.

   --Es verdad, por primera vez tenemos que romper con nuestro clásico cafecito en el centro, en nuestra mesa de siempre, pero no podíamos ser una excepción en medio de la crisis sanitaria que duele. Así que mientras cada uno disfruta de su pocillo, en su casa porque espero que no me estés llamando desde Monte, hablemos un poco de lo que nos dejó la semana y lo que vendrá. ¿Te parece?

   --Estoy en Bahía, por supuesto, y más allá de los vivos de siempre, hasta ahora la ciudad viene registrando un movimiento mínimo, aunque la inactividad debería ser incluso mucho mayor. Ojalá no sea necesario tomar medidas más drásticas porque muchos no entienden o no quieren entender la gravedad del problema..Obviamente resaltan los casos de quienes no respetan la cuarentena y no los de la inmensa mayoría que sí la respeta, pero te repito, aún falta mucho.

   --Sí, evidentemente la cuarentena obligatoria dispuesta el jueves sirvió para que muchos tomaran conciencia, pero aún falta bastante. Fijate que incluso en Bahía no fueron pocos los casos de viajeros que llegaron del exterior que no respetaron las restricciones.Entiendo que varios fueron denunciados, pero no sé si todos. Realmente muy poco solidarios y mejor no sigo calificándolos...

   --Y sí. En estas crisis se ve lo mejor y lo peor de la gente. El trabajo a destajo de los excelentes profesionales y auxiliares de la salud que tenemos en Bahía y zona es la otra cara del país de los especuladores de siempre, de esos que se quejan de todo y son, en gran parte, responsables de lo que nos pasa.

   --Coincido. Esta semana vi en las redes sociales a una persona que comercializa indumentaria ofrecer el alcohol en gel a 650 pesos.

   --Una locura. Encima que venden en departamentos y no pagan un peso como el resto de los comerciantes. 

   --Desde el Gobierno nacional dijeron que iban a ser inflexibles con este tipo de conductas. Por eso, me tiró una fuente de AFIP que ya están haciendo controles de precios de artículos básicos en farmacias y supermercados de la ciudad, principalmente. La idea es que no haya valores exorbitantes para los artículos vinculados con la salud  y comestibles básicos, como aceite o arroz.

   --Lo que decís me lleva a otro tema vinculado al coronavirus. Si bien la salud está por encima de todo en estos momentos, y que quede bien claro que lo más importante es cuidar la vida de las personas, no podemos dejar de lado las cuestiones económicas y comerciales que solemos tratar acá todos los domingos. Supongo que el panorama bahiense en ese aspecto es desesperante ¿No?

   --Totalmente. Si antes del jueves ya estaban preocupadísimos te imaginarás como están ahora que muchos ni siquiera pueden abrir, aunque todos coinciden en que las medidas dispuestas por Alberto Fernández eran inevitables. Días atrás el dueño de un local gastronómico de calle Alem me comentó que si antes del coronavirus le ingresaban 100 pesos, después apenas recibía 1, y ahora nada.

   --Me imagino que el delivery es una opción...

   --Sí, pero su incidencia es mínima, apenas llega al 10 por ciento de la facturación total en muchos casos. Otro comerciante vinculado a la venta de empanadas me dijo que no aumentó mucho porque la gente también sigue teniendo temor al contagio mediante esta modalidad. A esto se suma el hecho de que al estar en sus casas muchos deciden volver a cocinar.

Una situación jamás vivida

   --No quiero ni pensar en los hoteles.

   --Todos cerrados. Fijate el que Muñiz después de 95 años debió cerrar y varios de sus empleados se fueron con lágrimas en los ojos. Me contó Pancho que jamás vivió una situación similar, ni durante la Guerra de Malvinas ni en la crisis de 2001. Así y todo a los empleados no se los va a abandonar.

   --Ellos también deben estar muy preocupados...

   --Tal cual, y en todos los rubros. El panorama es desolador. Hace poco se reunió un grupito de comerciantes de la peatonal Alsina y coincidieron en tres problemas debido al cierre de sus negocios: las cargas sociales, los sueldos de los empleados y los cheques a futuro que tienen que cubrir. Hay casos particulares, pero en términos generales esos son los mayores problemas derivados de cero ventas.

   --Te entiendo y entiendo la angustia de muchísimos de ellos, a esto sumale el pago de los servicios, del alquiler, etc. Además tienen que comer.

   --Claro, más allá de ciertas medidas que lanzó y lanzará el gobierno, de cara al futuro el problema es mayúsculo y muchos no podrán seguir, sobre todo si la cuarentena se extiende.

   --Si, acá en Bahía seguramente habrá alguna medida de alivio, pero todo esto no hace más que seguir bajando la recaudación de tasas municipales.

   --¿Avanza la moratoria de la que me hablaste la semana pasada?

   --No. Como consecuencia de esta situación quedó para más adelante. En un principio se hablaba de poder pagar deudas en varias cuotas, hasta diciembre, pero ahora se decidió postergarla para llegar con esa facilidad de pago a mayo o junio del año próximo.

 

Preocupación por lo social

   --Me quedé pensando no sólo en los comerciantes, sino también en muchísimas personas que están dentro de la economía informal y que no pueden ganar un solo peso.

   -- Por eso acá el Ejecutivo municipal que se puso al frente de la situación y tanto la oposición como el resto de los sectores lo acompaña. Ahora el intendente resolvió parar todas las obras públicas, salvo Dasso, que realizará con el Consorcio del Puerto y la del Teatro Municipal, así que olvidade de las bicisendas étc.. El objetivo es fortalecer lo más que se pueda a las áreas de salud y de políticas sociales..

   --Te diría que los únicos que tienen asegurado su sueldo son los trabajadores estatales, el resto está dentro de un gran interrogante y ni qué hablar de los trabajadores informales.

   --Claro y de ahí la intención de poner el acento en lo social. Te digo más, el panorama económico en el Conurbano bonaerense amenaza con ser desolador y el gobernador Kicillof está más que preocupado.

   --¿Se teme alguna revuelta social?

   --Ese es un tema de análisis en el país, no te lo voy a negar. De hecho en materia de seguridad es hoy la principal hipótesis de conflicto derivada de la crisis sanitaria, sobre todo en el Gran Buenos Aires.

   --Explicate mejor.

   --Se presume que habrá menos delincuencia en Bahía, aunque es prematuro decirlo porque a la policía no le sobra tanta gente. y de hecho ayer ocurrió un feminicidio. Lo que es seguro es que, al menos en algunas modalidades delictivas, como los escruches, bajará el índice, pero se estará muy atento a la cuestión social.

   --¿Qué son los escruches?

   --Se les llama así en la jerga delictiva a aquellos que ingresan a robar en viviendas que están desocupadas. Hoy, con la cuarentena...

   --Ah, claro. Igualmente las patrullas tendrán que tener especial atención en los comercios, muchos de ellos cerrados por el aislamiento. Leí que ya pasó durante la primera madrugada de la medida en Coronel Pringles. 

   --Exacto, van a tener que extremar controles en ese rubro. Fijate que en algunos lugares de Europa también sucedió. Por ejemplo, en un pueblito de la provincia de Córdoba, en España, hubo una oleada de robos a negocios una vez decretada la cuarentena.

   --Hay que ser desalmado...

   --La delincuencia no tiene ningún reparo. Un vigi conocido con el que hablé ayer también me pidió que traslade un consejo a los mayores, para que no se relajen y se cuiden al estar en sus casas, con el tema del cierre de puertas y ventanas o al momento que sacan la basura.

   --¿Pasó algo?

   --No. Acá no, pero me dicen que en la capital cordobesa se produjeron algunos hechos tipo entradera en medio de la pandemia. Y en Mar del Plata, un grupo de asaltantes se aprovechó de una abuela que abrió la puerta cuando dijeron que venían a ofrecerle alcohol en gel.

   --Bueno, tendremos que estar atentos, no podemos bajar la guardia con el coronavirus pero tampoco con los ladrones.

   --Es la triste realidad que nos toca vivir.

   --Lo que esperemos que no crezcan son las denuncias por problemas de pareja, fijate que en China aumentaron los divorcios. Va a estar complicada la convivencia con la cuarentena, je. De hecho leí en lanueva.com que el primer caso que violó el aislamiento total fue el de un hombre que fue a causar disturbios a la casa de su ex.

El futuro de dos servicios esenciales


   --Entre los enormes cambios de hábitos que generó el coronavirus en Bahía está el de la recolección de residuos, donde se pasó de un esquema de seis días diarios a un servicio de tres.

   --Sí, y no te extrañe que esto se mantenga.

   --¿Querés decir que una vez levantada la cuarentena podría mantenerse la frecuencia actual de recolección?

   --Es una posibilidad, de hecho Bahía constituye una de las pocas ciudades del país con un servicio casi diario. Habrá que ver cómo funciona el sistema estos días.

   --¿Lo mismo puede pasar con los ómnibus?

   --Algún cambio va a haber porque para julio y agosto la Muni quiere licitar todo el sistema y seguramente habrá modificaciones.

   --Volviendo al coronavirus. ¿Bahía tendrá su centro de estudios para diagnosticarlo oficialmente?

   --Ya lo tiene y es el laboratorio IACA. pero me dicen que se avanza para que el Penna alcance esa condición. Veremos. Por lo pronto en la ciudad todos se preparan en materia de salud para una guerra que amenaza ser larga y dolorosa. El municipio comprará algún respirador más para hacer frente a la emergencia. Si bien los equipos llegarán en 45 días, no deja de ser una muy buena decisión.  No es lo mismo que se den 1.000 casos en dos o tres meses que en 10 días. Si ocurre esto último el sistema obviamente se verá desbordado.

   --Te cambio de tema. Y más allá del parate, que también alcanza a los tribunales, el otro día me preguntaba un gomía por la causa de la exdefensora oficial de Bahía y le dije, esperame hasta el domingo que te averiguo con alguien que seguro sabe ¿Avanzó, finalmente?

   --Te referís a Graciela Cortázar...

   --La misma. Creo que actualmente vive en La Plata, pero tenía que venir a prestar declaración indagatoria y no lo hizo... al menos es lo que vos me habías contado.

   --Eso es cierto. Y todavía no se concretó esa audiencia que, por distintas razones, venía siendo postergada sucesivamente por la imputada.
   --¿Y ahora qué pasó?

   --Recusó al fiscal que interviene en la causa, Marcelo Romero Jardín, ya que, supuestamente, no es objetivo en la investigación y al fiscal general, Juan Pablo Fernández, al creer que ejerce presión hacia su dependiente. E indirectamente también al juez de Garantías Guillermo Mércuri, porque su abogado particular, el doctor César Albarracín, pretende llegar a la Procuración y a la Suprema Corte para que decidan trasladar la causa a otro departamento judicial.

   --¿Y ya tuvo respuesta?

   --Sí. Me dicen que hace algunos días el juez Mércuri rechazó todos los planteos. En el caso de Fernández, porque ya se había excusado de intervenir, teniendo en cuenta las diferencias que lo separan con Cortázar, y sobre Romero Jardín, porque, a opinión del juez, no se apartó de la imparcialidad para investigar ni tampoco se observa que haya sido presionado para conducir el sumario de una determinada manera.

   --¿La causa puede pasar a otro departamento judicial?

   --Por el momento no. Eso también lo descartó Mércuri. Dijo que la defensa puede no compartir la forma en que investiga el fiscal pero hasta el momento no puede endilgarle a Romero Jardín que no actúa conforme a derecho, con objetividad y ajustado a un criterio de libertad.

   --Recordame de que la acusan a la funcionaria judicial, ahora jubilada.

   --De usar viáticos en viajes personales al exterior. Dicen que habría gastado un 900% más que la media del resto de los 17 defensores oficiales de la provincia entre 2008 y 2016. En ese periodo hizo 7 viajes al exterior (Brasil, Chile, Uruguay Colombia y Perú, entre otros), en tiempos para los que había solicitado viáticos por “comisión de servicio” y supuestamente debía estar en La Plata.

   --Bueno, vamos cortando la comunicación porque por ahora puedo seguir disfrutando del asadito dominguero y tengo que prender el fuego.

   --Dale, nos vemos el próximo domingo. Mejor dicho, nos hablamos por teléfono.

   --Exacto. A cuidarse más que nunca.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias