Diagonales platenses

Los cuadros y la esperanza blanca que se desvanece

9/9/2019 | 14:51 |

No pocos intendentes también buscan despegar la “foto del presidente” para intentar salvar la gestión. 

Foto: Archivo La Nueva.

Por
Ricardo Salas

Por Ricardo Salas / info@lanueva.com

   En términos objetivos, era previsible que una PASO desfavorable electoralmente para el Gobierno nacional pudiese generar situaciones de incertidumbre económica.

   Días atrás, María Eugenia Vidal interpretó y le echó la culpa de la brutal crisis económica a la “grieta” ideológicamente opuestas que existe entre el “modelo” del Gobierno nacional y los distintos sectores del peronismo.

   En ese contexto, la mandataria reclamó diálogo concreto que lleve al consenso. Fue un claro intento por poner a resguardo la administración Macri y su propia gestión en la Provincia, al afirmar que “la responsabilidad es de todos”, de quienes hoy gobiernan y “de quienes sean elegidos” en octubre.

   De esa manera, la Gobernadora procuró fuertemente bajarle el tono a su discurso por uno mucho menos confrontativo, como lo hizo durante la campaña rumbo a las primarias de agosto, cuando responsabilizaba a los 28 años de gestiones del PJ en la Provincia como el origen de “todos los males” que padecen los bonaerenses.

   Poco después y para recuperar “iniciativa política” Vidal decidió maquillar anuncios de emergencia frente al contexto económico y social. 

   Básicamente, sobre la actualización de la asistencia alimentaria y la jubilación mínima, medidas que se activan anualmente.

   El paquete de medidas sociales y de acompañamiento para pymes, fue lanzado después de una larga espera en donde la gobernadora optó por bajar el perfil luego de una dura derrota electoral frente al candidato por el Frente de Todos, Axel Kicillof.

   "Somos conscientes de que estamos atravesando momentos difíciles pero vamos a seguir implementando todas las medidas que estén a nuestro alcance” dijeron desde el bloque de senadores Juntos por el Cambio en señal de “acompañamiento” a la Gobernadora.

   Dentro de la Legislatura, el massismo legislativo desaprobó con crudeza el rumbo impulsado en materia económica por el gobierno de Cambiemos.

   Frente a esta coyuntura y con un fuerte reclamo a la gobernadora Vidal para que reabra las negociaciones paritarias a raíz de la caída abrupta del poder adquisitivo de trabajadores estatales y docentes, entre otros, como consecuencia del programa económico del oficialismo PRO, médicos y profesionales de 80 hospitales públicos del ámbito bonaerense denuncian que “faltan insumos esenciales para desarrollar la tarea diaria como consecuencia directa de la devaluación, el incremento de los precios y la caída de las licitaciones”.

   Rumbo a octubre, una estrategia gubernamental en calle 6 pasa por fortalecer los armados distritales de Juntos por el Cambio.

   “La única forma de hacer política es en los territorios, con cada propuesta de nuestro espacio porque nos une la convicción y el compromiso de trabajar siempre para sacar la Provincia adelante”, se explica.

   Pero, la decisión de bajar los cuadros de Macri está muy cerca de ser “ejecutada" en no pocos despachos ministeriales y legislativos platenses. 

   No pocos intendentes también buscan despegar la “foto del Presidente” para intentar salvar la gestión en sus municipios.

   Es que, todavia llama la atención la diferencia de votos en favor de Kicillof respecto de Vidal, sobre todo porque la mandamás bonaerense de Cambiemos estaba siendo instalada como la “esperanza blanca del macrismo”.

  “No hay forma de que el envoltorio remplace al contenido” dicen referentes del peronismo bonaerense al evaluar la caída estrepitosa de la imagen política de Mauricio Macri.

   A pesar de la derrota en las urnas, Vidal pidió a la tropa bonaerense de intendentes y legisladores que sigan trabajando por el proyecto que encabeza Macri en la Nación y replica ella en la PBA. 

   Pero, en términos de proyección electoral, Kicillof (representante del peronismo-kirchnerista) corre con un fuerte ventaja sobre el proyecto reeleccionista gubernamental, tendencia que no pocos observan como irreversible.

   Entre las medidas anunciadas el jueves de esta semana, la administración de María Eugenia Vidal reforzará el PREBA, otorgando un beneficio de hasta 5.000 pesos por mes por empleado por un período de tres meses.

   Como resultado de las intervenciones del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires a través del PREBA se sostuvieron más de 6.700 puestos de trabajo, de acuerdo con lo informado. 

   El anuncio tuvo lugar en el Parque General San Martín de Lanús. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias