Bahía Blanca | Miércoles, 05 de octubre

Bahía Blanca | Miércoles, 05 de octubre

Bahía Blanca | Miércoles, 05 de octubre

Los hospitales públicos de Bahía Blanca, en mejor momento que los privados

En presupuesto, recurso humano e insumos, los sanatorios Penna y Municipal no padecen la misma crisis que las clínicas de nuestra ciudad.

La guardia del Penna, recientemente renovada a pleno (Fotos: Pablo Presti y Jano Rueda - La Nueva)

Cecilia Corradetti / ccorradetti@lanueva.com

   Los vaivenes económicos de la Argentina generan consecuencias de todo tipo. Algunas impensadas. Al menos eso es lo que se ha puesto de manifiesto en el ámbito de la salud y que se observa con claridad en nuestra ciudad.

   De un tiempo a esta parte, las clínicas privadas se han visto inmersas en una crisis integral sin precedentes. Lo cierto es que, en materia presupuestaria, han quedado posicionadas por debajo de los sanatorios públicos.

   Tal como informó recientemente La Nueva, los hospitales Privado del Sur, “Dr. Felipe Glasman”, Español, Italiano y Osecac, entre otros institutos, vienen atravesando un “cuello de botella” debido a la falta de cotización de precios, incrementos desmedidos de insumos, falta de actualización de prepagas y demoras en los pagos de obras sociales.

   A esto se suman egresos siderales en concepto de servicios de electricidad, gas, tratamiento de residuos patogénicos, etcétera, ya que no reciben subsidio alguno ni tarifas diferenciadas.

   Mientras tanto, el Hospital Penna, sanatorio de alta complejidad que recibe a una gran cantidad de pacientes de una vasta región, ha dado un importante giro durante los últimos años a partir de una inversión cercana a los 350 millones de pesos.

   De acuerdo con los directivos, la guardia construida desde cero, la remodelación y ampliación de quirófanos y habitaciones y la mejora en los servicios generales, además de los nombramientos de personal, representan hechos inéditos que responden, señalaron, a que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, puso la mirada en esta temática.

   El odontólogo Fabián Giménez, que integró años atrás la Asociación de Profesionales, dijo: “Siempre nos importó que el trabajador de la salud estuviese mejor: la guardia era un desastre, caños rotos, baños clausurados, electricidad y enchufes en pésimo estado”.

   “Esa situación se revirtió tanto en la guardia como en todo el sector de internación. Tenemos quirófanos a terminar, de los más avanzados de la provincia de Buenos Aires”, recordó quien hoy se desempeña como director asociado.

   Agregó que desde 2016 a esta parte se ha hecho gestión de compras, insumos, de capital humano, y de avance en complejidad “que nos pone muy orgullosos”.

   Así, dijo, el Penna está ejecutando los recursos según lo previsto. El presupuesto fue de unos 505 millones de pesos este año, de los cuales un 76% se invierte en sueldos que paga la Provincia.

   “Contamos con insumos. Puede existir algún inconveniente si un proveedor no desea cotizar momentáneamente, pero no tenemos a la fecha mayores problemas”, advirtió Giménez.

   Dijo que en la página www.hospitalpenna.com.ar se encuentra toda la información relacionada con la actualidad y que en el ítem Hospital Abierto se indican los ingresos y egresos.

   “Es una página que busca transparencia y que todos puedan acceder a la situación económico-financiera”, amplió.

   Finalmente, recalcó que las obras pendientes avanzan y que los nuevos quirófanos estarán listos a fin de año, mientras que se anuncia para la misma fecha otras dos cuentas pendientes de larga data: la obra de residuos patogénicos y la casa de los residentes.

Nuevos y modernos espacios en el sanatorio comunal.

Abultado presupuesto para el Municipal

   El Hospital Municipal, en su carácter de ente descentralizado, elabora su presupuesto anual en septiembre de cada año y lo eleva al Ejecutivo para su consolidación en el general.

   El financiamiento del mismo proviene principalmente del aporte que se asigna desde la administración central y se complementa con los recursos provenientes de la facturación por recupero de costos a los financiadores de la seguridad social: convenios con obras sociales, prepagas, compañías de seguros y aseguradoras de riesgo del trabajo.

   Respecto de este último rubro, los valores de las prestaciones sufren una desactualización monetaria pues son determinados por el nomenclador de Hospitales Públicos de Gestión Descentralizada que publica la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, así como los valores de convenio con IOMA y Pami.

   Claro que con otros financiadores se renegocia permanentemente para ir recuperando el incremento de los costos.

   El aumento de precios de los servicios e insumos tienen impacto financiero durante la ejecución a medida que transcurre el ejercicio, los cuales se atenúan o difieren por la tradicional modalidad de aprovisionamiento del hospital que realiza licitaciones por períodos anticipados, en algunos casos anuales, semestrales o cuatrimestrales.

   Se espera que los cambios de precios operados desde mediados de agosto impacten en las proyecciones presupuestarias del último cuatrimestre del año en curso y en la formulación del presupuesto 2020, sobre el cual ya se ha comenzado a trabajar.

   Desde el municipio se vienen realizando aportes financieros adicionales a los previstos originalmente a fin de cumplir con los plazos de pago pactados con los proveedores.