Viajan rumbo a Bahía los aviones Super Etendard comprados a Francia

Viajan rumbo a Bahía los aviones Super Etendard comprados a Francia

18/4/2019 | 14:08 |

El 10 de mayo llegarán a Ingeniero White a bordo del buque “Lily Auerbach”. También se adquirieron varios lotes de repuestos y radares.

Adrián Luciani

aluciani@lanueva.com

   Ya partió desde Francia rumbo al puerto de Bahía Blanca el buque que transporta los cinco aviones Super Etendard Modernisé (SEM) adquiridos por el Estado Nacional para la Armada.

Junto a las aeronaves también fueron embarcados en el carguero “Lily Auerbach” numerosos repuestos, radades y un simulador para adiestramiento y calificación de los pilotos.

   Se estima que el buque amarrará en el muelle multipropósito de Patagonia Norte, en Ingeniero White, sobre el 10 de mayo. Luego todo el equipamiento será trasladado a la Base Aeronaval Comandante Espora.

   La compra, que había venido sufriendo constantes demoras, finalmente fue decidida por el presidente Mauricio Macri a fines del año pasado.

   El Estado argentino debió desembolsar 15 millones de dólares para la adquisición de los cinco aviones usados y ahora deberá invertir otros 2 millones la moneda estadounidense para ponerlos en condiciones operativas.

   Este reequipamiento viene a ser un paliativo para la diezmada fuerza aeronaval y permite despejar las dudas existentes en torno a su continuidad, las cuales habían sido alimentadas por su posible incorporación a la Fuerza Aérea en el marco de un plan de reestructuración.

   Los Super Etendard fueron diseñados por Dassault Aviaton para la Armada francesa y comenzaron a operar en 1978. Los últimos fueron retirados del servicio activo a mediados de 2016.

   Extraoficialmente pudo saberse que las modernizaciones que recibieron los cinco aparatos franceses les permitirán a los pilotos argentinos aprovechar modernos sistemas de navegación y ataque que mejoran la posibilidad de efectuar misiones nocturnas.

   Trascendió que entre el material adquirido figuran, además de varios lotes de repuestos, diez reactores usados y otros equipos de los SEM que podrán ser reinstalados en varios de los 11 Super Etendard que aún dispone la Aviación Naval en Espora.

   A diferencia de la escasa cantidad de horas de vuelo remanentes de los aviones comprados ahora a Francia, varias de las unidades existentes en el país no fueron prácticamente usadas y si logran ser puestas en servicio tendrán una larga vida operativa por delante.

   A dos años de haber sido incorporados a la Armada, los Super Etendard tuvieron una destacada labor en 1982 durante la Guerra de Malvinas. Con sólo cinco misiles Exocet disponibles lograron hundir al destructor “Sheffield” y al buque portacontenedores “Atlantic Conveyor”.

   Hasta hoy aún no está claro si el quinto misil empleado en Malvinas logró dañar al portaviones “Invincible”. Precisamente esta versión es negada por los ingleses y ratificada por los militares argentinos.

 

Serias dificultades

 

En febrero pasado comenzó en Francia la construcción del primero de tres patrulleros oceánicos que estarán destinados a la vigilancia en el Mar Argentino. A estos se sumará un cuarto usado que será reacondicionado.

Más allá de estas compras, que el año pasado estuvieron a punto de ser suspendidas por la devaluación y la crisis económica, la Armada Argentina, al igual que las otras fuerzas y gran parte de la administración nacional atraviesa serias dificultades presupuestarias.

A tal punto llegó la crisis extrema que, por dar apenas un ejemplo, en varias dependencias de la Base de Puerto Belgrano los empleados civiles deben llevar el papel higiénico que utilizan debido a la falta de recursos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias