Un chequeo en medio del pico de estrés

17/4/2019 | 15:02 |

La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva.

Archivo La Nueva.

   El presidente Mauricio Macri se sometió a un chequeo médico que oficialmente fue calificado como "de rutina", en medio del pico de estrés que afecta al mandatario y a buena parte de su gabinete por los problemas internos que afronta la coalición Cambiemos y los esfuerzos del gobierno por salir de la crisis económica y recuperar el fuerte retroceso sufrido en las encuestas de imagen y sobre intención de voto.

   Fuentes del primer piso de la Casa Rosada reconocieron que el presidente "está muy preocupado y sometido a fuertes dosis de estrés" como consecuencia de los esfuerzos que realiza en las últimas semanas en medio de las malas noticias por la crisis económica y también las que provienen de la más estricta política, que ensombrecen el panorama hacia las elecciones de octubre.

   El chequeo médico realizado por los médicos de la Unidad Presidencial, que al revés de otras oportunidades no había sido anunciado con anterioridad, ocurrió el día después que Macri debió reconocer que la inflación de marzo será más alta que lo esperado, por encima del 4 %, pero que a la vez marcaría "un pico" en esa escalada que se supone debería mostrar una baja en la medición del trimestre abril-mayo-junio.

   Los análisis y otras pruebas de control médico que se realizó Macri ocurrieron a 24 horas de los importantes anuncios de medidas, destinadas a mejorar la situación de la clase media y de los sectores de jubilados y poseedores de planes sociales, entre las que se cuentan créditos, renovación de los planes para comprar en cuotas y un sistema de precios controlados que regirá hasta el mes de noviembre.

   El presidente, reconocían aquellas fuentes, viene trabajando a destajo junto a su equipo de colaboradores y los ministros Nicolás Dujovne y Dante Sica para convencer a las grandes cadenas de supermercados para que se sumen voluntariamente al programa de precios controlados. Una medida que, como para reafirmar aquella impresión sobre el estrés presidencial, Macri siempre resistió aplicar por considerarla contraria al libre mercado que pregona.

   El parte médico difundido por la Unidad Médica Presidencial distribuido informó que el presidente Macri se trasladó temprano a un instituto privado de la localidad de Olivos, donde se le practicaron "estudios de rutina", los cuales según el texto oficial "dieron resultados normales".

   Los chequeos a los que se sometió el presidente incluyeron habituales análisis de sangre y orina, ecografías de distinto tono, una "eco estrés" a través de pruebas de esfuerzo en la cinta, y estudios complementarios.

   Fuentes presidenciales que estuvieron en el Centro de Diagnóstico Maipú, donde Macri se realizó los estudios, dijeron de regreso en la Casa Rosada que el presidente "goza de muy buena salud" y que ya se había reintegrado a la atención de su agenda en su despacho de la sede gubernamental.

   El presidente se reunió poco después de las once con el titular del Sistema Federal de Medios de Comunicación y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y al mediodía recibió a un grupo de intelectuales en uno de los salones de la Casa Rosada.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias