Día del Petróleo

Arturo Frondizi, un visionario sobre el desarrollo de nuestra ciudad

15/12/2019 | 07:00 |

El ex presidente de la Nación estuvo en nuestra ciudad y pronunció un discurso en el que presagió el destino de Bahía Blanca.

   Arturo Frondizi, ex presidente entre 1958 y 1962, fue uno de los impulsores del autoabastecimiento de petróleo.

   Poco antes de ser destituido por un golpe de estado militar visitó Bahía Blanca y, en un discurso que fue transmitido en directo por LRA Radio Nacional, se refirió al respecto.

  “Nuestros sentimientos argentinos se fortalecen al visitar esta bella y pujante ciudad del sur tan vinculada a la historia del progreso nacional y a la epopeya de las conquistas de nuestras tierras. Desde estas mismas costas se rechazó la invasión extranjera y se defendió nuestra naciente soberanía. Puesto de avanzada sobre el desierto, Bahía Blanca sirvió de atalaya para la lenta y heroica integración de la Patagonia en la comunidad nacional. Más tarde, Bahía Blanca fue el eje de las comunicaciones con el sur y el gran puerto de salida de los productos patagónicos”.

   “Pero esta obra civilizadora comenzada con la Conquista del Desierto quedó en gran parte interrumpida, los centros productivos y focos de cultura como Bahía Blanca quedaron dispersos y hay lagos entre sí, como oasis en medio del paro. El Puerto de Buenos Aires concentró la actividad de todo el país y quedaron rezagados los puertos de nuestro extenso litoral atlántico. La Patagonia parecía destinada a ser solamente tierra de pastores y hasta un lugar en el Río Negro era casi desconocido”.

   “La misma explotación petrolífera a la que dieron impulso genial Yrigoyen y Mosconi no alcanzaba a cobrar el ritmo necesario para autoabastecer al país. Con tenaz esfuerzo se había conquistado el desierto y afirmado nuestra soberanía política pero el aislamiento del sur y su estancamiento demográfico y productivo hacían ilusoria esa soberanía  porque la soberanía no es un acto declaratorio de una simple reivindicación de fronteras, sino la potencia efectiva que nace del esfuerzo de todo el pueblo”.

   “Los argentinos proclamábamos que el sur era nuestro, pero no hacíamos casi nada por integrarlo realmente en la Nación, lo seguíamos considerando la tierra olvidada, sin embargo en menester destacar la acción de los pioneros que como los padres salesianos, pobladores y soldados pusieron con coraje y con tesón fundamentos de esa soberanía, después de ahora hacerse efectiva en los hechos merced a aquella acción investida de hoy”.

  “Ha correspondido a nuestra generación el honor de volcar sobre la Patagonia, sobre el lejano sur la preocupación de todo el país, estamos absolutamente resueltos a transformar esta baja región en un emporio espiritual y material de estos años. El acueducto, la usina y el oleoducto que hoy se inauguran son un símbolo de esa decisión nacional en esta nueva y definitiva Conquista al Desiertos los nuevos fortines se llaman petróleo, gas y energía, caminos, aguas, fábricas, plantas petroquímicas, hierro y carbón”.

   “Estamos asentando la soberanía que traemos de Río Turbio y Sierra Grande sobre el petróleo y el gas que estos poliductos transportan sobre la chimeneas de las plantas químicas y de aluminio, y sobre las futura e impostergable represa de El Chocón. Hemos dictado las normas legales para la rápida promoción del desarrollo del sur argentino estimulando la radicación de capitales y dando toda clase de facilidades para la iniciativa privada, nacional y extranjera”.

   “Hemos dado prioridad a la extensión de las redes de comunicación con la región, estamos colaborando con la magnífica obra de los gobiernos provinciales que sienten esta transformación argentina de la transformación de la Patagonia. Contamos para ello con otra colaboración aún más valiosa, el entusiasmo de los habitantes de la región que han dejado de lado cualquier rivalidad política del sector a sumarse a la empresa común precisamente porque estos pueblos han sido por tanto tiempo olvidados, hoy reaccionan con fervor ante las inmensas posibilidades que se están abriendo por la acción tenaz de un ordenamiento jurídico que busca promover el desenvolvimiento económico de la Patagonia y por el efecto rápidamente percibido de la masiva radicación de capitales según un orden sistemático de prioridades”.

   “Afirmo que en ninguna parte he encontrado tanta unidad de propósitos y espíritu de auténtico patriotismo como en los pueblos del sur antes segregados y aislados, sienten la inmensa alegría de sentirse argentinos y de convertir a su patriótica en la tierra de la esperanza, en la tierra de promisión para el gran futuro de su patria. Como gobernante me reconforta ponerme en contacto con pueblos como el de Bahía Blanca, reconforta contemplar la voluntad y alegría con que estos pueblos construyen el poderío de su nación y el bienestar de sus hijos, se sienten felices y fuertes cuando descubren en el horizonte una nueva torre de perforación, una nueva chimenea, el perfil de una usina, están viendo nacer una nueva Nación y saben que esta Nación moderna y pujante es el mejor desafío a las doctrinas catastróficas del extremismo extranjero”.

   “Son aliados del comunismo los círculos reaccionarios y los intereses que combaten a los gobiernos progresistas de occidente que quieren ayudarnos sin vasallajes inadmisibles que no admitiríamos jamás para acelerar el ritmo de nuestro desarrollo, estos mismos intereses extranjeros prefieren enfrentar a una dictadura comunista en el hemisferio con otras dictaduras anticomunistas, no se dan cuenta de la quiebra de la legalidad democrática que en cualquiera de nuestros países significaría un paso más hacia la disgregación y el colapso de la unidad de América para resistir precisamente al comunismo”.

   “Son también aliados naturales del comunismo quienes alentando una supuesta posición de izquierda atacan la acción del gobierno porque estamos utilizando no solo los capitales nacionales sino que hemos creado las condiciones propicias para radicar los capitales extranjeros. Inauguramos hoy dos expresiones concretas de esta soberanía que estamos conquistando. Este oleoducto que baja desde las fuentes mismas del petróleo en Challaco en la provincia de Neuquén, cruzando dos importantes corrientes de agua, el Colorado y el Neuquén, constituye una importante obra de ingeniería”.

   “Se ha realizado en un breve lapso y permitirá que los buques Tanque Sur toquen este puerto bahiense reciban el combustible en cantidades necesarias para el abastecimiento marítimo que está poblándose aceleradamente y para la eventual exportación. La súper usina de Ingeniero White viene a resolver un grave problema de provisión de energía. Forma parte de una obra que sin pausa se viene cumpliendo en todo el territorio nacional que tiene especial relieve en el ámbito de la provincia de Buenos Aires gracias a la labor cumplida por el gobierno de este Estado Federal”.

   “Es muy grato para mí señalar que en poco menos de 4 años el primer estado argentino ha visto elevarse su provisión energética con la incorporación de casi 2000kw. Estamos firmemente convencidos que por medio de la realización de obras como estas, aseguramos la soberanía efectiva del país y consolidamos el respeto por la libertad”.

   “El pueblo argentino ha amado siempre la libertad. Está firmemente resuelto a defender la democracia y los Derechos Humanos. Está consolidando con infinitos esfuerzos y paciencia la legalidad de sus instituciones republicanas, ha recuperado el respeto del mundo hacia su país, cuida celosamente su soberanía y nadie lo hará retroceder en su decisión de explotar sus recursos naturales, desarrollar su industria y asegurar los beneficios de la civilización y la cultura para todos los integrantes del propio pueblo. No hay un solo argentino que no esté dispuesto a luchar por estos ideales”. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias